Octubre 29, 2022

Perfil: Karol Cariola, la vocera que se quedó sin voz. Por Rafael Gumucio

Escritor y columnista
La diputada PC Karol Cariola. Crédito: Agencia Uno

Karol no puede ser libre, en parte porque ningún comunista de partido lo es nunca, en parte porque le toca encarnar justamente todo lo rechazado en el plebiscito. Sus cuerdas vocales han desertado de sus funciones y habla con una voz más que rasposa repitiendo eslóganes más o menos gastados, intentando encontrar un justo medio ante la crítica de lo que está mal en el gobierno y el apoyo a éste.


Eran dos muchachas extremadamente jóvenes. Las dos eran también extremadamente bellas, de una belleza distinta, pero complementaria. Una era fría, distante, asustada quizás, rotunda en sus opiniones, cuidadosa en sus gestos. Delgada y pequeña parecía una muñeca de porcelana, de esas que se guarda entre cristales.

La otra era sonriente, divertida, más redonda, menos rotunda, con una voz suavemente enronquecida, más que seductora. Una estudiaba geografía, pero la política se había tomado su vida de un modo que parecía no hacerla del todo feliz. La otra estudiaba obstetricia e iba a ser matrona, algo real, concreto, vivo. Eso era, la vida misma al lado de su amiga que era irreal como un sueño que uno no se atreve a soñar.

​Una de esas, sin duda, prometedoras jóvenes se llamaba Camila Vallejo. Su rostro circulaba mucho antes que pudiera darse cuenta por las portadas de todos los diarios del mundo. Su aparentemente frágil cuerpo dirigía asambleas de millones de persona. Detrás la respaldaba Karol Cariola, la otra belleza, que era dentro de las Juventudes Comunista su superior directo.

Porque la sonriente Karol con su aspecto de fiesta segura, algo de cierta franqueza campechana que debió aprender en los años en que estudio en la Universidad de Concepción, siempre fue la mujer dura de las Juventudes Comunistas. La que mantuvo la línea del partido mientras con sorprendente éxito reclutaba a toda suerte de dirigentes, como la alcaldesa de Santiago o la convencional Sepúlveda que nada tenían de proletarias, o sindicalistas y bien podrían militar en Evópoli.

​Karol Cariola ha sido la primera víctima de esa contradicción esencial, que es la del comunismo criollo en general. Al querer conservar la línea dura del partido, que es la que atrae justamente a las niñas de clase alta al partido, se cierra al componente popular de éste, porque el pueblo siempre será más moderado que sus dirigentes. Entonces intenta la propia Cariola gestos de populismo como el apoyo a los retiros de los que debe arrepentirse después cuando la “abuela”, con esa envidia perpetua que la caracteriza, se ataca a ella y solo a ella. Lo mismo con su apoyo al gobierno, su lealtad con sus compañeros que están ahí, que contrasta con la base Jaduista que quisiera ser oposición con sueldo estatal.

​Karol Cariola está entonces a cargo de una bancada que no sabe en qué lugar ponerse. Parte de un partido que ha tomado todas las apuestas equivocadas pero que le echa la culpa al croupier de sus errores. Se sabe depositaria de una tradición política e intelectual que el gobierno necesita con desesperación, pero al mismo tiempo de un pasado reciente de extravíos y gestualidades vacías.

Deben quemarse los dedos por tener la libertad que aprendió tarde su compañera Camila Vallejo, y hacer live en Instagram felices, y sonreír y jugar con su guardarropa, y ser la más linda de La Moneda. A ella le ha tocado bailar con la más fea de las feas, con un Congreso Nacional demencial, dirigido a medias por el PDG y el PR, donde ella se ha convertido en todo los que estos recién llegados de la política más odian.

​Karol no puede ser libre, en parte porque ningún comunista de partido lo es nunca, en parte porque le toca encarnar justamente todo lo rechazado en el plebiscito. Única dirigente del 2011 que no tiene cargo en el gobierno, le toca dar la cara ante los otros diputados por los errores y los aciertos del ejecutivo. Sus cuerdas vocales han desertado de sus funciones y habla con una voz más que rasposa repitiendo eslóganes más o menos gastados, intentando encontrar un justo medio ante la crítica de lo que está mal en el gobierno y el apoyo a éste.

​El asunto Sergio Micco que le está costando la presidencia de la Cámara, es más que simbólico. El Partido Comunista se jugó en la primavera del 2019 por equiparar a Piñera con Pinochet.

Instrumentalizó su indudable capital moral en la búsqueda de justicia en los derechos humanos para conseguir muy pequeños dividendos políticos. Con eso terminaron por destruir ese capital moral. Impidieron entre el barrullo, la fake news y las tomas, la ponderación justa y proporcionales de los indudables crímenes que ahí ocurrieron, sus autores, sus causas, las forma de evitar que se perpetren.

Sergio Micco fue el símbolo de este intento de que los derechos humanos no fueran ya patrimonio de todos sino de algunos. La toma del INDH, una de las vergüenzas que el mundo de los derechos humanos no asume aún, fue el ejemplo máximo de ese intento de banalizar todo lo sagrado: La tortura, la muerte, la justicia, la historia, solo conseguir un poco de épica a un movimiento que no supo conseguirlo por sí solo.

​El intento, como todos los que protagoniza esta verdadera fuente inagotable de malas ideas que es el alcalde Jadue, no funcionó porque el Partido Comunista nunca puede alcanzar la irresponsabilidad perfecta de los Chanfreau o la Lista del Pueblo. Los comunistas pueden dormirse Hezbolá, pero despiertan gobierno Social Demócrata. Karol Cariola debe entonces explicar lo inexplicable para ser presidenta de la cámara, cosa que por experiencia y capacidad debería ser hace tiempo.

Esa capacidad, esa experiencia de poco sirve mientras su partido no se decida entre la lealtad a un gobierno que está aguantando como puede una tempestad que amenaza arrasar con todo, o prefiere surfear las olas para conseguir el aplauso de la contra cultura local.

​Quizás si su partido se decide a ser lo que es, el más antiguo de todos, pueda Karol Cariola volver a ser joven y sonriente. Quizás cuando sepa que puede y quiere decir, pueda recuperar la voz que parece haber perdido. Desde aquí le deseamos una pronta recuperación.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Mayo 23, 2024

Por qué Matthei encabezará el primer encuentro programático de los centros de estudios de Chile Vamos

El objeto del encuentro que se realizará este sábado es levantar una plataforma programática de cara a las próximas elecciones municipales y de gobernadores regionales. La reunión, contará con la participación de la alcaldesa de Providencia, Evelyn Matthei, la carta de la derecha que lidera las encuestas para las próximas elecciones presidenciales.

Alexandra Chechilnitzky

Mayo 23, 2024

La inminente salida de Manuel Monsalve del Ministerio del Interior

Créditos: Agencia Uno.

En altas esferas de Gobierno dan como un hecho que el subsecretario del Interior Manuel Monsalve dejará el cargo para competir en las elecciones parlamentarias de 2025. Monsalve, el subsecretario mejor evaluado del gabinete, debe renunciar antes de noviembre de este año, pero para el oficialismo el mejor escenario es adelantar la salida de las […]

Ex-Ante

Mayo 23, 2024

Perfil: Víctor Orellana, subsecretario de Educación Superior y principal impulsor de la condonación del CAE

El subsecretario de Educación Superior, exmilitante de Comunes, ha sido el principal impulsor del proyecto de fin al CAE al interior del gobierno y abierto partidario de la condonación de la deuda. Considerado uno de los ideólogos del Frente Amplio y figura respetada por Boric como ex dirigente estudiantil, desde que llegó al gobierno en […]

Marcelo Soto

Mayo 23, 2024

Adiós a un influyente del arte chileno. La entrevista final de Guillermo Núñez: “Es una lata la muerte, tener que terminar”

Pieza fundamental del arte chileno de las últimas siete décadas, Guillermo Núñez murió este jueves a los 94 años. Fue director del Museo de Arte Contemporáneo entre 1970 y 1971 y ganó el Premio Nacional de Arte en 2007; cerró su larga trayectoria con una muestra en 2023 junto a sus hijos Pedro y Pablo […]

Marcelo Soto

Mayo 23, 2024

Crónica: La movilización en la U. de Chile contra Israel por dentro (y por qué la rectora se quedó a dormir en la universidad)

La rectora Rosa Devés decidió quedarse a dormir en la Casa Central de la U. de Chile el 15 de junio tras observar los violentos incidentes entre jóvenes que apoyan la causa palestina con personas que querían escuchar a la vice primera ministra de Ucrania Yulia Svyrydenko. Agredieron a cuatro funcionarios, dicen fuentes de la […]