Diciembre 31, 2022

Perfil: Cristián Warnken ¿por qué lo odian? Por Rafael Gumucio

Ex-Ante

Como escritor tengo todas las dudas del mundo, pero no cabe duda de que como político Warnken consiguió mucho con casi nada. Lo saben más que nadie sus enemigos y por eso van a su casa a asustarlo. Lo asustan porque le tienen miedo, lo que es ridículo pero viene a confirmar quizás que el odio no es el reverso del amor, sino el reverso de la admiración. O es más bien el fruto de la incapacidad de admirar, una incapacidad que es quizás la más triste y chilena de todas.


La última semana de 2022 estuvo en cuanto a funas, cancelaciones, y odios varios, a la altura del resto del año. De alguna forma resumió a la perfección un año en que descubrimos que la gente que escucha la misma música, lee los mismos libros y vive en el mismo país que tú, son tus enemigos irreconciliables.

Este odio que es en cierta parte producto de las formas en que están estructuradas algunas redes sociales, ha conseguido estas últimas semanas cristalizarse en gestos y actos. Ahí está Pancho Malo y sus acosos intimidantes a todos los políticos que no le gustan. Ahí está la legión de ciclistas furiosos que desfilaron tal camisas pardas o negras de ayer no más, ante la casa del profesor de castellano y líder de los Amarillos por Chile, Cristián Warnken.

No conviene minimizar estos gestos como tampoco la tempestad de odio que sufrieron esta semana las periodistas Mónica Pérez y Leslie Ayala. Esto, sumado a los clientes habituales Iván Poduje y cualquier exconvencional que se asome a las redes. Por cierto, se puede opinar sobre el trabajo de cada uno de los nombres enumerados y criticar con todo el sarcasmo y la virulencia que se quiera (este es una de las razones de ser de este espacio).

Pero en general todo lo que se puede decir sobre los actos o ideas de todos los personajes públicos, queda en Twitter dicho en pocas horas. Lo que sigue por días y días es una acumulación de los mismos insultos, infundios y chistes fáciles, una y otra vez hasta la náusea. Tantas veces lo mismo que, avergonzados quizás de su falta de originalidad, pero incapaces de innovar, los recién llegados a la hoguera, solo acentúan la intensidad del odio que convierte al ser odiado en un muñeco sin sangre ni carne de verdad, al que se puede demoler, escupir y destrozar sin la menor piedad.

Esa deshumanización del odiado y su conversión en un muñeco es uno de los principales peligros de la democracia posmoderna. Es lo que la puede convertir en cualquier momento en una tiranía. ¿Qué se ama cuando se ama? Se preguntaba el poeta Gonzalo Rojas. Uno tendría que preguntarse también ¿Qué se odia cuando se odia? La respuesta en ambos casos es la misma. Uno odia y ama, siempre algo suyo, que quiere sentir como ajeno. Uno odia y ama un reflejo que quisiera quitar del espejo. Los que odian a Cristián Warnken, por ejemplo.

Recopilando lo que dicen de él concluyo que lo odian porque consideran que no representa a nadie, pero llega igual a todas las mesas de negociaciones. Lo odian también porque estiman que se las “da de culto”, de puro, de bello, de santo. Lo odian por pertenecer a la elite cultural y desde ella decir lo que está bien y lo que está mal para los demás. Flor de proyección, diría un psiquíatra callejero.

¿Tiene sentido criticar a alguien por no ser representativo cuando en tu avatar de Twitter te enorgulleces de ser solo del 38% de los chilenos? ¿Se puede abominar a alguien por considerarlo un “elitista de mierda”, cuando todos los días le recuerdas a la mayoría de los chilenos que son ignorantes, manipulables, que los engañó la prensa vilmente? En cuanto a la soberbia de los artistas, ¿no fue esa misma soberbia la que le costó muchos votos al Apruebo en el plebiscito con el acto de sacarse una bandera chilena del trasero?

Odian a Warnken porque se ven a sí mismos en ese espejo. Un reflejo que falla, sin embargo, en algo esencial: Warnken es un hombre valiente, que es lo que nunca será esa leva de ciclistas acosadores. Cobardes que creen que pedalear les da alguna forma de superioridad moral que de alguna forma quieren dejar en claro que la calle es suya y solo suya. Gente que al no poder evitar a la circulación de las ideas, piensan que puedan evitar la de los cuerpos.

Roberto Bolaño, al que la mayoría de los que odian a Warnken conocieron gracias a las estupendas entrevistas que éste le consagró en televisión, decía que el coraje, el coraje hasta físico, era lo único que realmente debería interesarnos. Dios sabe que hay que tener coraje para romper con la aprobación más o menos servil del ambiente cultural chileno. Ser mal mirado en las fiestas buenas ondas donde todos son lindos y conscientes y luminosos y donde Warnken, era, sin necesitar decir nada, el sobrino del incuestionable poeta Enrique Lihn que logró caerle mal a Fidel y a Pinochet, ser incómodo en la izquierda y paria en la derecha.

En Chile no hay más que un buen negocio que es callarse y hacer lo que tus cercanos hacen sin preguntar por qué lo hacen. Cualquier otra cosa es siempre un riesgo innecesario que en el caso de los Amarillos por Chile (mal nombre) tuvo como consecuencia el chantaje moral de los primeros líderes del Apruebo, que pensaban usar de nuevo el fantasma de Pinochet y convertir esta elección en otro Sí y No de 1989.

Estrategia cobarde y falsa si las hay, que en buena hora los Amarillos, y Ricardo Lagos y Javiera Parada y Oscar Landerreche y un etc no muy largo lograron desbancar, salvando a la izquierda chilena de un suicidio asistido, y permitiendo al mismo tiempo que Gabriel Boric pudiera por fin gobernar. Posibilidad que el Presidente vuelve a desperdiciar al indultar los únicos presos que indudablemente merecen estar en la cárcel, los que atentan contra la democracia de todos.

La Nueva Constitución fue mucho más que una batalla política, fue una guerra cultural que aún sigue matando ideas y autores y libros de ambos bandos. Eso es lo que la hizo apasionante y terrible. En ella Warnken hizo una apuesta y la ganó. Dijo un par de verdades que siguen siéndolas. Que sus poemas no me gusten nada y sus columnas me den el mismo placer que morder hielo, no tiene la menor importancia. Como escritor tengo todas las dudas del mundo, pero no cabe duda de que como político Warnken consiguió mucho con casi nada. Lo saben más que nadie sus enemigos y por eso van a su casa a asustarlo. Lo asustan porque le tienen miedo, lo que es ridículo pero viene a confirmar quizás que el odio no es el reverso del amor, sino el reverso de la admiración. O es más bien el fruto de la incapacidad de admirar, una incapacidad que es quizás la más triste y chilena de todas.

Seguir leyendo columnas de Ex-Ante aquí.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Mayo 23, 2024

Por qué Matthei encabezará el primer encuentro programático de los centros de estudios de Chile Vamos

El objeto del encuentro que se realizará este sábado es levantar una plataforma programática de cara a las próximas elecciones municipales y de gobernadores regionales. La reunión, contará con la participación de la alcaldesa de Providencia, Evelyn Matthei, la carta de la derecha que lidera las encuestas para las próximas elecciones presidenciales.

Alexandra Chechilnitzky

Mayo 23, 2024

La inminente salida de Manuel Monsalve del Ministerio del Interior

Créditos: Agencia Uno.

En altas esferas de Gobierno dan como un hecho que el subsecretario del Interior Manuel Monsalve dejará el cargo para competir en las elecciones parlamentarias de 2025. Monsalve, el subsecretario mejor evaluado del gabinete, debe renunciar antes de noviembre de este año, pero para el oficialismo el mejor escenario es adelantar la salida de las […]

Ex-Ante

Mayo 23, 2024

Perfil: Víctor Orellana, subsecretario de Educación Superior y principal impulsor de la condonación del CAE

El subsecretario de Educación Superior, exmilitante de Comunes, ha sido el principal impulsor del proyecto de fin al CAE al interior del gobierno y abierto partidario de la condonación de la deuda. Considerado uno de los ideólogos del Frente Amplio y figura respetada por Boric como ex dirigente estudiantil, desde que llegó al gobierno en […]

Marcelo Soto

Mayo 23, 2024

Adiós a un influyente del arte chileno. La entrevista final de Guillermo Núñez: “Es una lata la muerte, tener que terminar”

Pieza fundamental del arte chileno de las últimas siete décadas, Guillermo Núñez murió este jueves a los 94 años. Fue director del Museo de Arte Contemporáneo entre 1970 y 1971 y ganó el Premio Nacional de Arte en 2007; cerró su larga trayectoria con una muestra en 2023 junto a sus hijos Pedro y Pablo […]

Marcelo Soto

Mayo 23, 2024

Crónica: La movilización en la U. de Chile contra Israel por dentro (y por qué la rectora se quedó a dormir en la universidad)

La rectora Rosa Devés decidió quedarse a dormir en la Casa Central de la U. de Chile el 15 de junio tras observar los violentos incidentes entre jóvenes que apoyan la causa palestina con personas que querían escuchar a la vice primera ministra de Ucrania Yulia Svyrydenko. Agredieron a cuatro funcionarios, dicen fuentes de la […]