Febrero 5, 2023

Pensiones e indultos: Transparencia en la discrecionalidad. Por María Jaraquemada

Directora Ejecutiva de Chile Transparente
Foto: Agencia Uno.

Si queremos luchar efectivamente contra la corrupción, necesitamos menos monopolio de las decisiones, menos discrecionalidad y más rendición de cuentas. Con más información es más fácil entender el porqué de ciertas decisiones e ir fortaleciendo la confianza en nuestras instituciones, tarea urgente a la que debemos abocarnos.


En plena dictadura la Junta de Gobierno aprobó la Ley Nº 18.056 que establece normas Generales sobre Otorgamiento de Pensiones de Gracia por el Presidente de la República.

Básicamente lo que se dispone es que la máxima autoridad del país puede determinar el otorgamiento de este beneficio en cuatro casos: a personas que hubieren prestado servicios distinguidos o realizado actos especialmente meritorios en beneficio importante del país, más allá de su personal deber; a aquellas afectadas por accidente o catástrofe, respecto de las cuales existan circunstancias extraordinarias que lo justifiquen; a quienes se encuentren incapacitadas o con graves e insalvables dificultades para ejercer labores remuneradas que les permitan su subsistencia y la del grupo familiar que viva a sus expensas, en razón de enfermedad, invalidez, vejez o cualquier otra causa debidamente justificada.

El último grupo es a aquellas personas que no cumplan los requisitos anteriores, por decreto fundado del Presidente, es decir se le da mayor discrecionalidad.

¿En qué consisten estas pensiones? Tal como indica el portal estatal ChileAtiende, constan de un monto variable y fijado en ingresos mínimos y otorgada por un período definido o de manera vitalicia, con el objeto de asistir a personas en especiales condiciones de vulnerabilidad. Parece razonable. Personas que por circunstancias muy excepcionales no pueden proveer su subsistencia o de su familia.

Sin embargo, cada cierto tiempo este tipo de decisiones son criticadas o cuestionadas. Como han reportado algunos medios de comunicación, el gobierno ha entregado 419 pensiones a víctimas del estallido -de las 431 solicitadas-, particularmente en tres categorías: víctimas de agresiones físicas ($257.836 pesos); personas afectadas por lesiones graves con afectación psicológica ($386.754 pesos), y afectados por “trauma ocular irreversible” o lesiones “gravísimas no oculares” ($516.672 pesos). El listado no es público y ha levantado algunas preocupaciones en sectores de oposición.

No es el objeto de esta columna entrar a la discusión sobre si corresponde o no otorgar este tipo de pensiones, sino a la forma en que se adoptan y transparentan ciertas decisiones en la llamada “era de la transparencia y las redes sociales”. Nuestra legislación prevé que el Presidente de la República, como máxima autoridad de nuestro país, pueda adoptar ciertas decisiones de forma discrecional, como las pensiones de gracia y los indultos.

Se establecen algunos criterios mínimos, pero al final se deja la puerta abierta mientras se realice de modo fundado, es decir, se expliciten las razones que llevaron a esa decisión y que no sea por el mero capricho (otro tema es que podamos estar de acuerdo o no con las razones esgrimidas). En principio no suena problemático, seremos la ciudadanía quien luego podrá sancionar con su voto los actuares que le parezcan inadecuados de sus gobernantes.

El problema que se genera, a mi juicio, es que estas instituciones concebidas en dictadura y en momentos en que la publicidad y transparencia no eran principios rectores de la función pública, es que la ciudadanía cada día demanda más argumentación, más reglas claras y parejas, más información, más razonamiento y menos discrecionalidad.

Recordemos que la confianza en las instituciones políticas, incluido el gobierno, no gozan de su mejor momento. Esto nos lleva a plantearnos la posibilidad de “modernizar” -o eliminar- este tipo de facultades, con estándares más propios del siglo XXI. Una de estas posibilidades es mayor transparencia y rendición de cuentas, por ejemplo, conocer los casos en que se otorgan estos beneficios, cómo se cumplen con los requisitos y por qué la autoridad decidió concederlos.

Al no conocer la identidad de las personas favorecidas, se dificulta el control social, la rendición de cuentas y la verificación por parte de los medios, parlamentarios y ciudadanía de si efectivamente correspondía o no otorgarlos.

Lo anterior no es antojadizo. Nuestro país ha conocido fraudes o abusos previos en materia de otorgamiento de beneficios, como el caso de falsos exonerados, denunciando por los propios representantes de este grupo represaliado. Es por esta misma razón que la Ley de Transparencia ha establecido desde 2009 que la nómina de las personas que reciben beneficios y subsidios por el Estado debe publicarse mensualmente, salvo por datos sensibles. Es decir, ahí donde hay recursos públicos y puede haber cierta discrecionalidad en la toma de decisiones, requerimos más publicidad y transparencia.

Como señala el profesor Klitgaard, si queremos luchar efectivamente contra la corrupción, necesitamos menos monopolio de las decisiones, menos discrecionalidad y más rendición de cuentas. Con más información es más fácil entender el porqué de ciertas decisiones e ir fortaleciendo la confianza en nuestras instituciones, tarea urgente a la que debemos abocarnos.

Seguir leyendo columnas de Ex-Ante aquí.

Publicaciones relacionadas

Abogado, ex presidente de la Cámara de Diputados

Abril 12, 2024

La dictadura chavista tiene santos en la corte en Chile. Por Jorge Schaulsohn

Imagen: Agencia Uno.

Frente a un hecho gravísimo que comprometió la seguridad nacional, el gobierno chileno no dijo absolutamente nada, trató el crimen como un delito común. Ignoró completamente a la viuda negándose a recibirla. Solo lo hizo ahora ante este nuevo impasse, un gesto que estas alturas aparece como oportunista y cruel. El propio Presidente salió en […]

Por Ana Josefa Silva, crítica de cine

Abril 12, 2024

Las 7 series que hay que ver: humor, thriller, ciencia-ficción, “true-crime”. Por Ana Josefa Silva

Imagen de Eiza González en "El problema de los tres cuerpos", disponible en Netflix.

La mayoría son de este año. Y sí, la mayoría son thriller o de acción, pero muy distintos: algunas son comedias; otras, de humor muy pero muy negro; una es una radiografía a la corrupción; otra, un “true-crime” y también incluí la serie ciencia-ficción que está arrasando en estos días. Además, una serie que había […]

Por Juan Diego Santa Cruz, cronista gastronómico y fotógrafo

Abril 12, 2024

Algo es algo: Monjamón. Por Juan Diego Santa Cruz

Si las monjas pudieran cocinar de todo tendríamos el despliegue de los más sabrosos panes y jamones por todo el urbe et orbi. Ya habrían creado hace siglos el pan de masa madre superiora y la marca “Monjamón” dominaría las ventas en los supermercados.

Abogada y Presidenta de la Comisión de Probidad

Abril 11, 2024

“Es la implementación, estúpido”. Por María Jaraquemada

De izquierda a derecha: Umut Aydin, Carolina Leitao, Ramiro Mendoza, María Jaraquemada y Andrea Repetto. Imagen del Instituto de Éticas Aplicadas UC en el marco del seminario “¿Es Chile un país corrupto?”.

Tenemos una buena base regulatoria, pero muchas veces nos quedamos con la satisfacción de su aprobación y nos olvidamos de lo más relevante: su implementación adecuada, su monitoreo, su evaluación y sus necesarios ajustes a la luz de lo anterior. Si realmente queremos volver a creernos “los jaguares de Latinoamérica” y hacernos cargo de esta […]

Perder para ganar: El oficialismo busca candidat@. Por Cristóbal Bellolio

Los que encabezan las encuestas a 18 meses de la presidencial, suelen ganarla. Desde el retorno de la democracia, nuestras elecciones presidenciales han sido predecibles. Podría argumentarse que la elección de 2021 marca un cambio en la tendencia, y que, de ahora en adelante, serán impredecibles. Podría ser. Pero también podría argumentarse que el estallido […]