Junio 2, 2021

Opinión: El Presidente y sus fantasmas. Por Cristián Bofill

Ex-ante
Crédito: Presidencia.
Buscar en el discurso del Presidente Piñera guiños a un candidato o ajustes de cuentas es desconocer su naturaleza, que su sello es el personalismo. El gran objetivo parece más bien haber sido conjurar los dos fantasmas que más lo desvelan: pasar sus últimos meses en la irrelevancia del Pato Cojo y, tras dejar La Moneda, quedar atrapado en Chile rodeado de un equipo de abogados por demandas por violaciones a los DDHH.

El giro cultural. Desde hace mucho tiempo, la derecha europea entendió y asumió que había perdido la llamada guerra cultural respecto de los temas denominados valóricos. Es muy posible que en Chile, el desmoronamiento de la autoridad de la Iglesia -por su tolerancia con abusos sexuales de sacerdotes- haya acelerado algo que era una cuestión de tiempo: que ciertas banderas vinculadas a los derechos civiles, dejaran de ser empuñadas casi exclusivamente por los sectores más afines a la izquierda.
  • Una encuesta Cadem de abril así lo demuestra: el matrimonio igualitario es aprobado por el 74% de chilenos y la adopción homoparental por un 63%, entre los cuales muy probablemente hay un porcentaje no despreciable de personas identificadas con la derecha liberal.
  • Por lo tanto, ponerle urgencia al proyecto de matrimonio igualitario enviado por Michelle Bachelet puede ser considerada una iniciativa legítima e incluso inevitable. Y tampoco se puede decir que el Presidente carece de convicción en ese tema, aunque nunca estuvo en su programa de gobierno.
  • ¿Fue por eso que repentinamente Piñera incluyó esa iniciativa en su discurso? Todo indica que no.
Los dos fantasmas:
 
El síndrome del Pato Cojo. Personas que colaboraron con la elaboración del discurso del Presidente -y fueron varios, no siempre sabiendo uno de la existencia de otro- concuerdan que el mayor fantasma que rodeaba el discurso era que su contenido cayera en la irrelevancia. Vale decir: que acentuara el síndrome del pato cojo presidencial.
  • Se requerían iniciativas disruptivas, que contribuyeran a dejar un legado, la obsesión de todo mandatario cuando se acerca el final de su gobierno.
  • En esa línea, ponerle urgencia al proyecto de Bachelet de matrimonio igualitario cumplía ese requisito.
  • Que aumentara la desafección de Chile Vamos con su gobierno -al introducir un tema que la divide profundamente- o que pudiera favorecer a un candidato como Sebastián Sichel aparece más bien como un tema colateral más que un objetivo buscado (por más que existan muchas evidencias de que el Presidente no ve con buenos ojos la candidatura de Joaquín Lavín).
  • Lo importante, para el Presidente, era mostrar que sigue siendo capaz de poner temas en la agenda.
  • Está por verse – eso sí- por cuánto tiempo y a qué costo.
Demandas por DD.HH. Desde la crisis de octubre de 2019 el mandatario ha gastado un tiempo importante en consultar abogados y examinar las acusaciones en su contra en tribunales nacionales y, sobre todo, extranjeros por violaciones a los DD.HH.
  • Una medida que da cuenta de esa preocupación es que poco después de la crisis de octubre le encargó a su asesor de mayor confianza -Benjamín Salas, quien tuvo un papel importante en la elaboración de su discurso- abocarse casi a tiempo completo a ver esas causas y cubrir posibles flancos.
  • Cuando hubo que elaborar nuevas reglas del uso de la fuerza (las RUF) para que las Fuerzas Armadas tuvieran normas claras para usar su capacidad disuasiva en el orden interno, el Presidente le encargó a Salas reunirse con personeros de Defensa y los altos mandos de las FF.AA. para definirlas.
  • No fueron reuniones gratas: los interlocutores de Salas quedaron con la sensación de que su mayor preocupación era proteger al Presidente de futuras demandas.
  • En todo caso, hay otros abogados de gran renombre que en forma discreta están monitoreando el tema.
  • Tal como en el caso del matrimonio igualitario, sería injusto atribuirle al Presidente una preocupación meramente instrumental por el tema de los DD.HH., y eso lo ha demostrado a lo largo de su carrera política.

Como sea -más allá del pedido de disculpas por el atraso en las ayudas económicas- los dos grandes ejes de su discurso de ayer fueron la suma urgencia al proyecto de la ex Presidenta Bachelet y el fortalecimiento institucional de la fiscalización a los delitos contra los derechos humanos. No incluyó gestos del mismo calibre a la labor de las fuerzas de orden, un tema relevante para su sector.

El resto del discurso fueron palabras escuchadas otras veces y, por más acertadas que sean, no habrían cumplido el objetivo del Presidente de tratar de conjurar sus dos grandes fantasmas.


Publicaciones relacionadas

Ex-ante

Julio 3, 2022

Cadem: Desaprobación a Boric crece 15 puntos en un mes y temor y preocupación ante propuesta de Convención marca récord (Lea encuesta completa)

Crédito: Agencia Uno.

Horas antes de la ceremonia de entrega del texto constitucional, este lunes, la Convención marca sus peores índices de confianza y el Rechazo obtiene una ventaja de 17 puntos sobre el Apruebo. Boric, que esta semana intentó separar aguas entre su gobierno y el resultado del plebiscito, sigue cayendo. El 33% aprueba su gestión y […]

Ex-ante

Julio 3, 2022

Avanzar en digitalización del Estado puede mejorarles la vida a las personas. Por Noam Titelman

La agenda de digitalización es una gran oportunidad para el actual gobierno y para el país. Quizás no sea un aspecto que cope la atención del debate público, pero puede tener un tremendo impacto en la vida de las personas. Ojalá el actual gobierno, con apoyo transversal, avance decididamente en esa dirección.

Marcelo Soto

Julio 3, 2022

Carlos Ominami: “El 5 de septiembre se inicia un segundo momento constitucional que debe liderar el Presidente Boric”

El ex ministro y ex parlamentario, Carlos Ominami, sostiene que la noche del plebiscito habrá un país polarizado. “Nadie esa noche debiera estar contento. Porque habremos constatado que no se tuvo éxito en el proceso de reunificar al país, de generar un gran pacto social”.

Director de Criteria

Julio 3, 2022

El Apruebo y la dificultad de separar el mensaje del mensajero. Por Cristián Valdivieso

El sector que aboga por la victoria del Apruebo apuesta a que, con el cierre de la Convención, las huellas que dejaron las polémicas no serán determinantes, y que la campaña logrará transcender la amargura ciudadana para así centrarse en el contenido de una propuesta constitucional que, en su visión, sí estaría en sintonía con […]

Ex-ante

Julio 3, 2022

La Convención chocó con un país que no se dejará refundar. Por Sergio Muñoz Riveros

En muchas partes, el afán voluntarista de imponer un determinado rumbo a la sociedad ha terminado provocando efectos contrarios a los buscados. Es parte de la traumática historia de la izquierda en todo el mundo, y la Convención lo ha vuelto a confirmar.