Agosto 19, 2021

Opinión: Afganistán y el fracaso del mesianismo occidental. Por Ricardo Brodsky, ex director del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos

Ex-ante
Captura de pantalla, Agencia AFP.

Tras un desastroso final, el presidente Biden sostuvo que Estados Unidos nunca pretendió instaurar el sistema democrático occidental en Afganistán, que incluía por cierto un mayor respeto a los derechos de las mujeres, sino simplemente castigar al terrorismo e impedir nuevos atentados en territorio americano..

Si bien es cierto que la motivación para invadir Afganistán nació como respuesta a los atentados del 11/9 ejecutados por militantes de Al Qaeda, organización que obtenía refugio y apoyo de los gobernantes talibanes, es indiscutible que una vez instalados allí, empieza a manifestarse el virus del mesianismo occidental, consistente en intentar imponer por la fuerza un régimen “democrático liberal” y una “economía de mercado”, sin consideración a la realidad política y cultural del país.

La opinión pública occidental asume como un hecho positivo, necesario, casi un deber moral, el esfuerzo anglo norteamericano por quedarse después de la invasión a “reconstruir las instituciones del país”, lo que en la práctica se traduce en dar origen a un gobierno que les sea leal y a un ejército que dependa de sus municiones y tecnología.

Para el mundo musulmán, en cambio, y especialmente los habitantes de Afganistán lo que han visto es la presencia invasiva de un ejército extranjero que no habla su idioma ni cree en su dios,  que se arrasa poblados con bombardeos que consideran un daño colateral la muerte de civiles, y ven como los invasores asisten generosamente a gobernantes corruptos. Claro, también han visto progresar los derechos de las mujeres y la nueva posibilidad que conquistaron de educarse y trabajar.

Era evidente que la prolongada aventura afgana podía terminar mal. Lo sabía Obama que prometió salir de Afganistán, lo vio venir Trump que negoció directamente con el talibán la evacuación de las tropas norteamericanas, y lo sabía Biden, quien tuvo el valor de asumir los costos. Quienes nunca lo sospecharon fueron George W Busch y Tony Blair, imbuidos del ánimo profético -tan propio de la tradición cristiana- que los llevó a quedarse más allá de la misión original e intentar “enderezar” al país musulmán.

Ciertamente para el mundo occidental resulta intolerable la situación a que los talibanes someten a la población afgana y muy especialmente a las mujeres adultas y niñas, haciendo del abuso e irrespeto a sus derechos humanos un asunto identitario. Sin embargo, liberarse de estas ataduras medioevales es algo que solo los afganos pueden y deben hacer, y ha sido evidente en estos días que no es con los billones de dólares americanos ni con el ejército más poderoso del mundo que lo podrán lograr en forma estable y duradera.

El talibán ha asumido el poder con declaraciones de buenas intenciones, de respeto a las conquistas de las mujeres y negando que vaya a buscar revancha con quienes colaboraron con Estados Unidos. Sin embargo, una cosa es lo que digan los líderes en el exilio, y otra muy distinta lo que está en la memoria de la población y lo que pasando en las calles de las ciudades y pueblos en manos del talibán. Los líderes han aprendido de la experiencia. Saben que necesitan un contexto sino de apoyo al menos de respeto a nivel internacional y regional. China y Rusia parecen muy disponibles a otorgárselos sin demasiadas preguntas, mal que mal, dirán: cada país tiene derecho a definir su forma de gobierno.


Publicaciones relacionadas

Ex-ante

Julio 3, 2022

Avanzar en digitalización del Estado puede mejorarles la vida a las personas. Por Noam Titelman

La agenda de digitalización es una gran oportunidad para el actual gobierno y para el país. Quizás no sea un aspecto que cope la atención del debate público, pero puede tener un tremendo impacto en la vida de las personas. Ojalá el actual gobierno, con apoyo transversal, avance decididamente en esa dirección.

Director de Criteria

Julio 3, 2022

El Apruebo y la dificultad de separar el mensaje del mensajero. Por Cristián Valdivieso

El sector que aboga por la victoria del Apruebo apuesta a que, con el cierre de la Convención, las huellas que dejaron las polémicas no serán determinantes, y que la campaña logrará transcender la amargura ciudadana para así centrarse en el contenido de una propuesta constitucional que, en su visión, sí estaría en sintonía con […]

Ex-ante

Julio 2, 2022

El espíritu constituyente: Una oportunidad perdida. Por Kenneth Bunker

El texto fue escrito desde la revancha, y con actitudes seudo autoritarias. Se excluyó a sectores políticos completos del proceso y se adoptaron reglas que no se adoptaría en ninguno de los países de los cuales se ha mencionado que podrían servir de modelo para Chile. Es, para efecto de toda evaluación técnica, un fracaso.

Ex-ante

Julio 2, 2022

Daniel Stingo, víctima de si mismo. Por Rafael Gumucio

La escuela política de Stingo fueron los matinales. Sin un animador al lado se anima demasiado y cae en el insulto, el desprecio, hablando de “mi platita” como si preocuparse de ello fuera de tonto, o riéndose de la edad de Ricardo Lagos o de la preocupación por la propiedad privada de un poblador de […]

Ex Presidente de la Cámara de Diputados

Julio 1, 2022

Gabriel Boric: El vía crucis de un Presidente que no quiere (o no puede) ser líder. Por Jorge Schaulsohn

No veo al Presidente como un líder empoderado para manejar una situación política y económica compleja que empeorará. Ni tampoco explicándole a la ciudadanía qué es lo que él quiere y necesita, cuál es su visión para salir del impasse político-económico-social y constitucional, sino más bien evadiendo la realidad, minimizando los errores.