Mayo 16, 2022

Macrozona Sur: Los grupos armados por ahora van ganando. Por Ricardo Brodsky

Ex director del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos

No es fácil para los partidos políticos, para el parlamento y hasta para la opinión pública comprender que está tratando de hacer el gobierno en la llamada Macrozona Sur.


Su definición básica es el diálogo político para enfrentar el conflicto “entre el Estado y el pueblo mapuche” y su primer gesto fue “desescalar” la presencia militar en la zona dando término al Estado de Emergencia constitucional y dejando en manos de Carabineros parte de la infraestructura del Ejército para sostener la vigilancia en la zona. Pensaron que esos gestos abrirían una oportunidad al diálogo político, pero no fue así.

Después de algunos días, tras el rebrote de los delitos incendiarios contra viviendas y maquinarias, los atentados contra carabineros y civiles, las amenazas de los grupos armados y en general el recrudecimiento de la violencia y la reacción de protesta de los  transportistas que bloquearon parcialmente las carreteras, el gobierno decidió complementar su estrategia componedora con la creación de un nuevo estado de excepción constitucional llamado “Intermedio”, esto es, algo entre la normalidad y el Estado de Emergencia, en donde los militares volverían a terreno pero para cumplir funciones de vigilancia acotada a espacios definidos por la ley y bajo el mando de un civil.

El llamado Estado Intermedio ha concitado escaso apoyo tanto de la oposición, que prefiere que avance el proyecto de resguardo de la infraestructura crítica y la mantención del Estado de Emergencia, como de la propia coalición de gobierno que se opone por razones políticas e identitarias a la presencia militar en la zona en cuestión. Mal que mal, la no militarización de la Araucanía ha sido la consigna de su base política por años, así como una indisimulada simpatía por las acciones “de resistencia”.

Lo peor de esta situación es que no se comprende la insistencia del gobierno en aprobar un nuevo estado de excepción constitucional en circunstancias que la Convención Constitucional ha eliminado de la nueva Carta el Estado de Emergencia y obviamente tampoco ha considerado un Estado de excepción “Intermedio”.

De hecho, el proyecto constitucional que podría entrar en vigencia en septiembre sólo considera tres estados de excepción constitucional: el de Asamblea en caso de guerra externa, el de Sitio en caso de conflicto armado interno y el de Catástrofe, ante circunstancias de desastres naturales, pandemias u otros del mismo tipo. De manera que, la verdad es que, de aprobarse la nueva Constitución, no habrá ni estado de emergencia ni estado intermedio en la Macrozona Sur.

Ciertamente los estados de excepción constitucional, que básicamente restringen las libertades públicas y permiten la acción de las fuerzas armadas en cuestiones de orden o de seguridad pública, no pueden ser pensados como una solución permanente a un problema político e histórico como el que se presenta en la región, en eso el gobierno tiene razón.

La cuestión, sin embargo, es que junto con abordar las causas históricas que condicionan el conflicto con el pueblo mapuche, cosa que la Convención Constitucional ha buscado hacer dando un amplio reconocimiento constitucional a los pueblos originarios, es imprescindible combatir eficazmente a los grupos armados que, de hecho, le han declarado la guerra al Estado de Chile inspirados en un etnonacionalismo agresivo que, a través de una estrategia armada busca expulsar de la zona a personas mapuches y no mapuches y actividades económicas de grandes y pequeñas empresas  para acceder al control territorial de vastos sectores de la región.

Los distintos gobiernos han dejado en manos de Carabineros y las fiscalías la cuestión. Sin embargo, además del hecho que éstos carecen de la formación, del entrenamiento y de la infraestructura operativa para enfrentar a grupos dotados de organización, apoyo local, recursos económicos y armamento de guerra, capacidad construida pacientemente a lo largo de más de una década, esa estrategia ha resultado completamente fracasada.

Genaro Arriagada describió la estrategia de los grupos armados como una guerrilla. Las experiencias exitosas para enfrentar a los grupos armados tanto en espacios urbanos como rurales, demuestran que el respeto a los derechos humanos, la inteligencia, el aislamiento político y el cortar los vínculos con sus comunidades de origen son la clave para que las fuerzas policiales obtengan resultados a mediano plazo. Cuando los grupos armados se ven acorralados y sin el apoyo de sus comunidades se abren al diálogo, a la autocrítica y las soluciones políticas.

Para el gobierno actual este es uno de esos problemas que lo enfrentan con su propia naturaleza. Tiene escasa audiencia para decir que enfrentará con mano firme a los grupos armados y estos lo saben. Por ahora, ellos van ganando. Quizás sea hora de asumirlo.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Diciembre 6, 2022

Chile y Bolivia después del Silala: Con los pies en la tierra. Por Ronald Maclean, ex canciller de Bolivia

Ronald Maclean, ex canciller y ex alcalde de La Paz.

El ex canciller y ex alcalde de La Paz, quien protagonizó una aproximación entre su país y Chile en los 90′, hace un recuento crítico de los conflictos diplomáticos entre ambos países y señala que -tras el  fallo de La Haya sobre el Silala- “el desafío de Bolivia es rescatar la diplomacia y abandonar la […]

Ex-Ante

Diciembre 5, 2022

Chile, un país con la autoestima dañada. Por Iris Boeninger

Chile necesita recuperar internamente confianzas. Para ello se requiere que todos aquellos que conozcan y sean parte de los problemas, tanto del sector privado como de la política, le expliquen a los ciudadanos en forma concreta y sencilla, la verdadera situación. Dejar la ideología de lado es imprescindible, para poder verdaderamente llegar a acuerdos que […]

Director de Criteria

Diciembre 4, 2022

“Chile no está a la altura de lo que fue”. Por Cristián Valdivieso

El Presidente Boric junto a los exmandatarios Ricardo Lagos y Sebastián Piñera, entre otras personalidades, durante la inauguración de la estatua del expresidente Patricio Aylwin.

Hoy, como nunca antes en los 30 años de la transición, reina el pesimismo y en el horizonte escasean los claros. El futuro se vive con miedo y tristeza más que con esperanza y, para la mayoría de la población, en los próximos 10 años, la calidad de vida empeorará en el país.

Abogada Internacionalista

Diciembre 4, 2022

El Silala ante La Haya: cabos sin atar. Por Paz Zárate

Imagen del Río Silala, en la frontera entre Chile y Bolivia.

La Corte no se pronunció en 6 de los 8 puntos que en total las partes sometieron a su conocimiento; y en los 2 puntos en que aceptó pronunciarse, lo hizo para denegar lo que se le solicitaba. En otras palabras: la Corte no concedió a las partes nada de lo que pedían.

Ex-Ante

Diciembre 4, 2022

La negociación: disfraces, maniobras y tretas de todo tipo. Por Sergio Muñoz Riveros

Reunión de los partidos políticos en octubre en el marco de los diálogos para el nuevo proceso constituyente.

La idea de un nuevo proceso constituyente es expresión de puro voluntarismo. Fue concebida a la carrera por el gobierno para amortiguar el golpe del Rechazo, pero, como era una maniobra de emergencia, sin que hubiera reflexión sobre sus posibles efectos, terminó convirtiéndose en una trampa para los propios oficialistas.