Diciembre 11, 2021

Los “Diciembristas”, el grupo que irrumpió en la segunda vuelta con Kast. Por Cristián Valdivieso, director de Criteria

Ex-ante

Ganen o pierdan con las elecciones presidenciales con Kast, a partir de este diciembre, esa minoría silenciada del rechazo sacará la voz y, como nacientes diciembristas, tendrán identidad para enfrentar narrativamente a octubristas y noviembristas. Ese un grupo que sintoniza más con la representación del estallido como expresión de desgobierno, de secuelas principalmente devastadoras.

Interpretando el estallido social, José Joaquín Brunner acuñó la distinción entre octubristas y noviembristas. En términos gruesos, entre los primeros se inscriben quienes ponen el foco en la violencia y las intensas manifestaciones ocurridas en octubre del 19 como dispositivo para empujar los cambios. Los segundos serían aquellos que atribuyen al acuerdo de noviembre de ese mismo año, y a la vía institucional que diseñó, el desentrampar la crisis social.

En su gran mayoría aprobadores en el plebiscito de 2020, octubristas y noviembrista coparon el escenario político y electoral durante dos años, enfrentados en una disputa por la hegemonía interpretativa que también se encarnó en la opinión pública. Puntos de vista en tensión que dejaron absolutamente al margen, silenciada, a esa minoría que se opuso sistemáticamente a ver virtuosismo alguno en los hechos desencadenados por el estallido social, y que terminó acorralada en el 20% del rechazo.

Discursos, símbolos y performance enfrentados, que terminaron definiendo los contornos del cambiante escenario electoral que nos ha acompañado este año. Qué si no eso, fue la elección de Constituyentes de mayo 2020, donde la derecha del rechazo quedó apabullada frente a las fuerzas arrolladoras de los octubristas, encarnados en la Lista del pueblo, de los pueblos originarios y el PC, y la de los noviembristas, representados por la ex Concertación, una buena parte del Frente Amplio y uno que otro representante de la derecha que aprobó el cambio constitucional.

La distinción de Brunner siguió siendo pertinente para entender luego las primarias presidenciales, en las que, de hecho, sólo participaron octubristas y noviembristas. En la primaria de Apruebo Dignidad, fue derrotado el octubrista Daniel Jadue por el noviembrista Gabriel Boric, mientras en la de la derecha de Chile Vamos la disputa se dio entre cuatro noviembristas, comprometidos sin ambages con el apruebo.

Tras la derrota en las primarias, el octubrismo quedó relegado a las pirotecnias y metáforas de Artés y se inició la recta final de una carrera presidencial que auguraba que el enfrentamiento de fondo, definitivamente, sería entre noviembristas. Hasta entrado septiembre, el parteaguas electoral decía relación con la interpretación que estos tenían de los mentados 30 años. Mientras la candidatura del Frente Amplio, de la mano de Gabriel Boric, seguía muy crítica de ese periodo, era Sebastián Sichel desde Chile Vamos quien abogaba por la defensa de la Transición. La centro izquierda, “ni chicha ni limoná”, pero esa es otra historia.

Imbuidos en sus campañas, los presidenciales parecieron no haber notado que, a dos años del estallido, el peso de la noche caía con fuerza sobre las expectativas transformadoras depositadas en la Convención, cuya instalación no exenta de dificultades aún no arrojaba saldo positivo palpable para las angustias ciudadanas que la habían posibilitado: pensiones, salud, sueldos. Como si fuera poco, sujetos identificados con los derrotados octubristas asolaron con violencia las calles, buscando reactivar la movilización social, conmemorando con vandalismo el segundo aniversario del estallido y, como si no bastara, encumbrando a los presos de la revuelta a la categoría de héroes nacionales.

Un contexto caótico, muy propicio para el crecimiento de un José Antonio Kast que consistentemente había representado su oposición a las agendas transformadoras. En un par de meses, y apalancado en la fiebre del octubrismo, Kast logró alterar los clivajes de la elección en juego, remplazando la tensión interpretativa sobre los 30 años de la Transición por otra sobre el sentido y la legitimidad misma del estallido social.

Con el crecimiento de Kast, observamos cómo el debate transicional pasó a segundo plano, dejando al estallido y al acuerdo político que lo siguió como el eje respecto del cual se pronunciará la ciudadanía en la segunda vuelta. Quienes interpreten que el estallido social fue el paso necesario para gatillar nuevas y postergadas transformaciones sociales mediante un nuevo pacto social representado en una nueva constitución, tenderán a inclinarse por Boric. Por el contrario, quienes sintonicen más con la representación del estallido como expresión de desgobierno, de secuelas principalmente devastadoras y donde lo más importante es restaurar el escenario previo, votarán Kast.

Ganen o pierdan con Kast, a partir de este diciembre, esa minoría silenciada del rechazo sacará la voz y, como nacientes diciembristas, tendrán identidad para enfrentar narrativamente a octubristas y noviembristas.

Seguir leyendo más columnas de opinión en Ex-Ante.


Publicaciones relacionadas

Ex-ante

Julio 3, 2022

Cadem: Desaprobación a Boric crece 15 puntos en un mes y temor y preocupación ante propuesta de Convención marca récord (Lea encuesta completa)

Crédito: Agencia Uno.

Horas antes de la ceremonia de entrega del texto constitucional, este lunes, la Convención marca sus peores índices de confianza y el Rechazo obtiene una ventaja de 17 puntos sobre el Apruebo. Boric, que esta semana intentó separar aguas entre su gobierno y el resultado del plebiscito, sigue cayendo. El 33% aprueba su gestión y […]

Ex-ante

Julio 3, 2022

Avanzar en digitalización del Estado puede mejorarles la vida a las personas. Por Noam Titelman

La agenda de digitalización es una gran oportunidad para el actual gobierno y para el país. Quizás no sea un aspecto que cope la atención del debate público, pero puede tener un tremendo impacto en la vida de las personas. Ojalá el actual gobierno, con apoyo transversal, avance decididamente en esa dirección.

Marcelo Soto

Julio 3, 2022

Carlos Ominami: “El 5 de septiembre se inicia un segundo momento constitucional que debe liderar el Presidente Boric”

El ex ministro y ex parlamentario, Carlos Ominami, sostiene que la noche del plebiscito habrá un país polarizado. “Nadie esa noche debiera estar contento. Porque habremos constatado que no se tuvo éxito en el proceso de reunificar al país, de generar un gran pacto social”.

Director de Criteria

Julio 3, 2022

El Apruebo y la dificultad de separar el mensaje del mensajero. Por Cristián Valdivieso

El sector que aboga por la victoria del Apruebo apuesta a que, con el cierre de la Convención, las huellas que dejaron las polémicas no serán determinantes, y que la campaña logrará transcender la amargura ciudadana para así centrarse en el contenido de una propuesta constitucional que, en su visión, sí estaría en sintonía con […]

Ex-ante

Julio 3, 2022

La Convención chocó con un país que no se dejará refundar. Por Sergio Muñoz Riveros

En muchas partes, el afán voluntarista de imponer un determinado rumbo a la sociedad ha terminado provocando efectos contrarios a los buscados. Es parte de la traumática historia de la izquierda en todo el mundo, y la Convención lo ha vuelto a confirmar.