Marzo 4, 2024

La importancia de recomponer el ahorro fiscal. Por Nicolás García

Economista senior de Coopeuch
Canva.

Resulta fundamental retomar una senda de consolidación fiscal que nos permita recuperar la capacidad de ahorro. Por un lado, si continuamos con esta posición deficitaria, la deuda pública seguirá creciendo a un ritmo que se podría acercar peligrosamente a su nivel prudente de 45% del PIB en un futuro no tan lejano y, por otro, si los altos niveles de tasas se transforman en algo normal, la llegada de una nueva crisis podría obligarnos a buscar financiamiento por la vía de emitir deuda pública a un alto costo.


Uno de los motivos para ahorrar es la precaución: el ahorro permite enfrentar necesidades que surgen de manera inesperada y, de esta forma, posibilita que quienes ahorran mantengan un nivel de consumo más estable y con menos fluctuaciones a lo largo de la vida.  En efecto, según el estudio “Panorama del Ahorro en Chile”, publicado por Coopeuch, el ahorro precautorio constituye la principal razón para ahorrar de los hogares chilenos, quienes señalan hacerlo fundamentalmente para enfrentar emergencias o imprevistos, disminución de los ingresos o pérdida del empleo. Ahora bien, así como los hogares, los países igualmente ahorran, y la literatura muestra que la precaución también es uno de los motivos para hacerlo.

En esta línea, Cerda y Larraín (2018) concluyen que países intensivos en recursos naturales —como es el caso de Chile con el cobre— tienden a aumentar el ahorro cuando aumenta la incertidumbre de los ingresos fiscales, y esto se sustenta en motivos precautorios. De esta forma, ahorrar precautoriamente en tiempos de vacas gordas es deseable, ya que permite contar con recursos para financiar gasto en tiempos de vacas flacas.

Con todo, ahorrar —particularmente en el caso de los países— resulta complejo por diversas razones. Por un lado, los gobiernos tienen incentivos a gastar, en especial en años de elecciones, ya que esto aumenta la probabilidad de ser reelegidos. Por otro lado, habitualmente las sociedades tienen muchas necesidades importantes que satisfacer y pocos recursos disponibles para financiarlas. Así, por ejemplo, cuando los países extraordinariamente perciben un aumento de la recaudación fiscal, típicamente existe la tentación —y, por cierto, fuertes presiones políticas— de gastar la totalidad (o buena parte) de estos mayores ingresos. ¿Cómo se puede evitar caer en esta tentación y lograr ahorrar parte de estos ingresos extraordinarios para los tiempos de vacas flacas? Una forma de hacerlo es a través de las reglas fiscales.

En el caso de Chile, desde el año 2001 la política fiscal se rige por una regla fiscal basada en un Balance Cíclicamente Ajustado —también conocida como regla de Balance Estructural— cuyo objetivo es guiar el gasto a través de una medida de recaudación que excluya aquella parte que puede ser atribuida a factores cíclicos —relacionados a la actividad económica, al precio del cobre y, recientemente, al precio del litio— la que se denomina ingreso estructural o cíclicamente ajustado.

Cabe destacar que en este proceso participa la sociedad civil, a través de los comités consultivos del PIB no minero tendencial y del precio de referencia del cobre. La regla consiste en fijar una meta sobre este balance estructural como porcentaje del PIB lo que, dado un nivel de PIB y de ingresos estructurales, entrega un nivel de gasto que es compatible con dicha meta.  Ahora bien, ¿cómo funciona esta regla en la práctica y cómo se relaciona con el ahorro?

Veamos un ejemplo concreto con la recaudación por cobre. Consideremos una situación en que se espera un aumento importante del precio del cobre, debido a un sólido crecimiento de China.  En este caso, si se trata de un evento transitorio que no hace subir también el precio del cobre de referencia, los ingresos estructurales serán menores a los efectivos en dicho período. Por lo tanto, dado que el gasto se guía a través de los ingresos estructurales y no de los ingresos efectivos, el espacio para gastar será menor con este precio del cobre más alto, lo que permite disponer de recursos para el ahorro.

En efecto, entre 2006 y 2008 —en medio del boom de los commodities— el precio del cobre experimentó un aumento significativo que lo llevó a alejarse de forma importante de su valor de referencia. Esto se tradujo en que el balance fiscal alcanzó un superávit efectivo en dicho período, y en 2008 permitió ahorrar estos recursos extraordinarios a través de un aporte al recientemente creado Fondo de Estabilización Económica y Social (FEES) de USD $5.000 millones.

De esta forma, a diciembre de 2008 —en momentos donde la crisis subprime ya comenzaba a sentirse en nuestro país— los recursos ahorrados en el FEES ascendían a USD $20.210 millones. Este colchón permitió financiar en 2009 cerca de USD $9.000 millones en gasto fiscal para enfrentar la crisis subprime.

De igual forma, contar con ahorros permitió al fisco financiar una parte importante del gasto en pandemia por la vía de liquidar activos del FEES en lugar de emitir deuda pública. En efecto, a diciembre de 2019 el FEES contaba con recursos por USD $14.134 millones, desde donde se retiraron cerca de USD $10.000 millones para financiar gasto fiscal dirigido a enfrentar la pandemia.

Con todo, es evidente que tener la capacidad de ahorrar en tiempos de vacas gordas nos ha permitido contar con recursos significativos para hacer frente de buena forma a las dos últimas crisis más importantes que ha enfrentado el mundo. Sin embargo, desde el año 2013 en adelante esta capacidad de ahorrar se ha ido debilitando, lo que queda reflejado en un balance fiscal efectivo que se ha mantenido en un déficit casi de forma crónica, por lo que prácticamente no se han vuelto a hacer aportes al FEES (a excepción del año 2022, gracias a los ingresos extraordinarios del litio). Más preocupante aún: de acuerdo con las últimas proyecciones de la Dipres, esta situación se mantendría al menos hasta 2028.

Resulta fundamental entonces retomar una senda de consolidación fiscal que nos permita recuperar nuestra capacidad de ahorrar, lo que cobra especial relevancia por dos razones. Por un lado, si continuamos con esta posición deficitaria, la deuda pública seguirá creciendo a un ritmo que nos podría acercar peligrosamente a su nivel prudente (45% del PIB) en un futuro no tan lejano y, por otro, si los altos niveles de tasas que estamos viendo hoy se transforman en un new normal, la llegada de una nueva crisis podría obligarnos a buscar financiamiento por la vía de emitir deuda pública a un alto costo.

Para más contenido After Office, clic aquí

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Abril 19, 2024

Jornada laboral: Qué hay tras el desencuentro por la puesta en marcha de las 40 horas

A una semana de que entre en vigencia el inicio de la jornada laboral de 40 horas, que parte con una reducción de 45 a 44 horas semanales, la Dirección del Trabajo emitió una circular en la que desestimó que las empresas alargaran el horario de colación o se subdividiera los 60 minutos durante los […]

Ex-Ante

Abril 19, 2024

Agentes suben expectativas de inflación a doce meses (y el escenario para el Banco Central)

Las expectativas de bajas de tasas en el mundo se han ralentizado. Y Chile no es la excepción. Ha resultado mucho más difícil de lo esperado que la inflación se encamine hacia las metas que tienen las autoridades monetarias. Si en Chile se esperaba, en diciembre de 2023, que la variación de precios estuviese anclada […]

Consejera de la Mesa de Consumidores de SOFOFA, Directora Cial Alimentos

Abril 19, 2024

La flexibilidad de las empresas al servicio de la ciudadanía. Por Soraya Kassis

Si queremos responder a las verdaderas necesidades de las personas y el mercado, tendremos que cuestionarnos cómo podemos impulsar un desarrollo sostenible. Estoy convencida que una de las claves para lograrlo, es relevar la importancia de estos temas, para que sean parte del ADN de toda la estructura organizacional, en especial de la agenda de […]

Conduce Catalina Edwards

Abril 18, 2024

Investing [E86] – Paula Meléndez: excelencia laboral y compromiso con los colaboradores

Canva.

En un nuevo After Office: Investing, Catalina Edwards conversa con la vicepresidenta ejecutiva de Personas del Banco Santander para analizar el rol de la institución en la industria financiera, con énfasis en sus condiciones laborales certificadas por Top Employer, además de profundizar en las transformaciones que ha implicado este tipo de prácticas.

Socio de Consultoría en Personas de EY Chile

Abril 18, 2024

Ley de 40 Horas y sus desafíos interpretativos. Por Juan Andrés Perry

La ley de reducción de jornada de trabajo, al igual que la ley de trabajo a distancia y teletrabajo, y la ley de conciliación vida personal, trabajo y familia, atiende a nuevas figuras de organización del trabajo y de adaptabilidad en la prestación de servicios. Son normas que han permitido una mayor inserción laboral y […]