Junio 13, 2024

La degradación de la Universidad de Chile. Por Ricardo Brodsky

Ex-Ante
En la imagen, estudiantes acampan en la casa central de la Universidad de Chile. Crédito: Agencia Uno.

Los estudiantes ultra consiguen con su impericia, intransigencia y falta de reflexión, afectar las instituciones que creen defender. Basta ver cómo han destruido a su propia federación estudiantil, la FECH, otrora orgullo del movimiento estudiantil y que actualmente ni siquiera logra elegir una directiva con un mínimo quorum de participación. Como ex dirigente de la FECH, en uno de los períodos más difíciles de su larga historia, me sumo al lamento de ver a nuestra federación agonizando. Incluso en las causas que hoy dicen conmoverlos, los ultras con sus acciones logran que la comunidad universitaria se distancie de sus posiciones fanatizadas.


La degradación de la Universidad de Chile por obra de estudiantes de ultraizquierda sigue su curso inexorable.

Los ataques ofensivos y sexistas a su rectora, Rosa Devés, el campamento instalado en los patios de la Casa Central exigiendo cortar las relaciones de la universidad con prestigiosas casas de estudio israelíes, la toma del Campus Gómez Millas y la decisión de los estudiantes de marcar a los profesores y funcionarios para permitirles el ingreso a sus facultades, recordando las tristes y peligrosas acciones octubristas durante los días del estallido social (el que baila pasa), son todas señales inequívocas de que la intolerancia, la violencia y el fanatismo militante que pequeños grupos exhiben con desparpajo – esta vez con la excusa de la guerra que libra Israel contra Hamas- afectan no solo la vida cotidiana de la casa de estudios, sino su propia naturaleza.

En efecto, como lo han destacado diversos rectores de universidades privadas y tradicionales, y más de quinientos destacados académicos de la propia Universidad de Chile, estas acciones y su reiteración en el tiempo, afectan la dignidad y la misión de la universidad, especialmente en el caso de la Universidad de Chile, ayer principal recinto laico de la inteligencia, la tolerancia y la reflexión y el debate democrático.

Los estudiantes ultra consiguen con su impericia, intransigencia y falta de reflexión, afectar las instituciones que creen defender. En efecto, basta ver cómo han destruido a su propia federación estudiantil, la FECH, otrora orgullo del movimiento estudiantil y que actualmente ni siquiera logra elegir una directiva con un mínimo quorum de participación. Como ex dirigente de la FECH, en uno de los períodos más difíciles de su larga historia, me sumo al lamento de ver a nuestra federación agonizando. Incluso en las causas que hoy dicen conmoverlos, los ultras con sus acciones logran que la comunidad universitaria se distancie de sus posiciones fanatizadas y termine rechazando y aislando sus manifestaciones y organizaciones.

Lo propio ocurrió en el Instituto Nacional, otra de las instituciones señeras de la educación pública en el país. Las autoridades del colegio y del municipio capitalino (su sostenedor) fueron pusilánimes cuando no cobardes frente a los grupos de ultraizquierda disfrazados con overoles blancos que agredían a profesores y alumnos al interior del establecimiento y a la ciudadanía y fuerzas policiales en el exterior. El resultado de esa falta de reacción, más la reforma educacional que impidió la selección, está a la vista: pérdida completa de prestigio y relevancia del otrora emblema de la educación pública. La suerte del Instituto, por cierto, como una verdadera pandemia, le fue contagiada a todos los colegios llamados emblemáticos de la comuna de Santiago. Después lamentamos el fin de la educación pública.

La misión de la Universidad es no sólo formar profesionales de excelencia en los distintos campos del saber, sino sobre todo, formar individuos integrales, críticos, cultos, respetuosos de los demás, abiertos al diálogo democrático, capaces de exponer sus ideas sin recurrir a la violencia. Nada de eso parece estar lográndose si acaso los estudiantes acampados en la Casa Central o vigilando las entradas a los campus, fueran representativos de la formación que la Universidad de Chile está inculcando a sus estudiantes.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ex-Ante (@exantecl)

Publicaciones relacionadas

Por Ana Josefa Silva, crítica de cine

Julio 12, 2024

Mis cinco películas recomendadas para este finde. Por Ana Josefa Silva

Goyo (Netflix)

La dramedia que está siendo un hit en Netflix; un estreno para cinéfilos; una película para fans del thriller de acción y un par de ¡imperdibles! que si no las alcanzaron a ver, esta es su oportunidad. Si las vieron, ¡son para repetírselas! ¿cierto que sí?

Militantes del Frente de Educación y Ciencias, Frente Amplio

Julio 12, 2024

Frente Amplio: la importancia de nuevas respuestas. Por Pamela Fierro y Gonzalo Muñoz

Nuestro país ha avanzado significativamente en las últimas décadas en sus políticas públicas para la educación y las ciencias, aunque es también evidente que necesitamos conformar un nuevo horizonte de cambios en estos ámbitos, pensando en el Chile del futuro. El Frente Amplio debe contribuir, colaborativamente con otras fuerzas políticas y actores sociales, al desarrollo […]

Gerente de Asuntos Públicos de Imaginacción

Julio 11, 2024

Bachelet: La única alternativa. Por Ignacio Imas

Crédito: Agencia Uno.

Las izquierdas están en crisis. De lo que fue la Concertación o centroizquierda, no queda más que el nombre y las obras de sus administraciones. Las nuevas izquierdas como el Frente Amplio mostraron escasa capacidad de gestión y maduración para gobernar. El PC parece no tener un rumbo claro por sus peleas internas. Bajo ese […]

Abogado y socio de RAZOR Consulting

Julio 11, 2024

¿Scope qué? Gestión y reporte de la huella de carbono. Por Héctor Lehuedé

Generada con IA (Canva)

Para que sea eficaz, agregue valor y sea reconocido, este modo de hacer las cosas cuidando el impacto ambiental tiene que estar integrado y ser uno de los pilares de esa estrategia y esos planes. De otro modo arriesga ser irrelevante o ser acusado de greenwashing.

Ex-Ante

Julio 11, 2024

El secuestro, un delito en evolución. Por Francisca Werth Wainer

Crédito: Agencia Uno.

Aunque hay una importante cifra de secuestros que tendrían otro contexto, el de la violencia intrafamiliar, no se puede desconocer que es un negocio lucrativo ya que amedrenta y puede alcanzar con un poco de organización a todo tipo de víctimas. Ahí está el potencial peligro que muestran las cifras: que el secuestro es un […]