Junio 1, 2023

Jorge Schaulsohn y Cuenta Pública: “Boric le tiró la cadena al maximalismo de su programa de gobierno”

Marcelo Soto

El columnista y ex diputado Jorge Schaulsohn, analiza el discurso del Presidente Boric, de quien valora la opción por el diálogo, pero dice que lo encontró débil en lo económico. “Boric habló del negacionismo en relación al tema de los derechos humanos -en lo que yo estoy de acuerdo con él-, pero él a su vez incurre en negacionismo respecto a la realidad económica objetiva del país”, sostiene.


-¿Cuál es tu impresión general del discurso, el más largo desde la transición? Tuvo varios hitos como los 50 años del golpe.

-Fue una cuenta muy autocomplaciente. Al escuchar al Presidente, uno no se explica por qué el gobierno tiene tan poco apoyo.

-Un 30%.

-Hay una especie de disonancia cognitiva en el tono del discurso. Yo entiendo que los presidentes tienen que hacer que las cosas parezcan lo mejor posible, pero creo que no se condice con la realidad del país. Y especialmente lo que es su diagnóstico económico. El Presidente parece que no tiene los pies bien puestos en la tierra en relación con la realidad del momento económico que el país está viviendo, con el desempleo en alza, las ventas del comercio y de la industria a la baja y con perspectivas que son bastante precarias.

Esa parte del discurso fue muy débil porque no hizo ninguna oferta concreta para abordar los problemas económicos que enfrenta el país. Más bien, a propósito de que él habló del negacionismo en relación al tema de los derechos humanos -en lo que yo estoy de acuerdo con él-, pero él a su vez incurre en negacionismo respecto a la realidad económica objetiva del país.

-Una parte del cierre final fue bastante potente, con el tema de los de los 50 años del golpe. Pero Arturo Squella, presidente de los republicanos, dijo después que el presidente Boric dividía y se aprovechaba del golpe para para sacar réditos políticos. ¿Tú estás de acuerdo con esa opinión de Squella?

-No, a mí me pareció que los comentarios que hizo respecto a la violación de los derechos humanos fueron correctos y los comparto. Pero creo que ahí hay otra cosa que el Presidente nunca ha sido capaz de considerar. En estos 50 años uno de los temas que hay que conversar, obviamente, es la condena absoluta a las violaciones a los derechos humanos. Está bien encontrar a los detenidos desaparecidos. Todo eso está perfecto. Pero también hay que conversar ¿por qué perdimos la democracia?

-Una pregunta difícil…

-Que nunca nos hemos hecho antes y que a los 50 años uno pensaría que al gobierno, a cualquier gobierno, le interesaría como un paso necesario para que realmente se produzca esa unidad de la que él habla. Hay que conversar sobre el golpe no para justificar, pero sí para entender. Porque la única manera de que no vuelva a pasar, de que no haya repetición, como dice él, es ser capaces de entender por qué los civiles perdieron la democracia. Porque la democracia la perdieron los civiles.

-¿Y también la izquierda tuvo un rol?

-Justamente, el presidente Boric pertenece a una tradición política que no conversa con lo que fue la renovación socialista. Y la renovación socialista se hizo partiendo de una visión muy crítica de lo que fue el comportamiento de los partidos de la Unidad Popular, de lo que fue el comportamiento del Partido Socialista frente a la figura misma del presidente Allende. En fin, son cosas fundamentales que también hay que poner en la conversación. Y eso faltó en el discurso.

-Mencionó unas tres veces a Bachelet. ¿Te parece que fue un guiño político o más bien anecdótico?

-Tiene una relación especial con ella. Porque piensan muy parecido. No hay que olvidar que fue bajo el gobierno de la Presidenta Bachelet que se produjo la ruptura con la política tradicional de la Concertación, de no incorporar al Partido Comunista al Gobierno.

-En el segundo gobierno de Bachelet, con la Nueva Mayoría.

-Exactamente. Fue ella también la que le dio el puntapié inicial a todo este proceso de hacer una nueva Constitución. La Presidenta Bachelet ideológicamente es mucho más cercana al Frente Amplio, hoy día que a la socialdemocracia, al socialismo democrático. Así que yo entiendo que hay una complicidad entre los dos, por afinidad política, ideológica.

-Boric también estableció ciertas prioridades, como las pensiones, que era esperable. Lo que no era tan esperable era esta alusión al tema, por ejemplo, de la homosexualidad de un ministro. ¿Esperabas algo así?

-No, no lo esperaba. Creo que no es correcto que el Presidente de la República juegue la carta contra la homofobia para defender algo que es muy difícil de defender, como es la forma en que fue sacado del gobierno el ex subsecretario Larraín.

Y porque además, todos sabemos que la gestión del Ministro de Educación ha estado cuestionada desde hace mucho tiempo, mucho más allá de este tema de la afectividad sexual, etcétera. Y de hecho el ministro Ávila se salvó a última hora con el cambio de gabinete porque estaba destinado a salir.

-Boric mencionó el tema de la violencia en las escuelas, fue bien enfático contra la violencia.

-Fue enfático contra la violencia, pero el responsable de lo que está pasando en los colegios también es el ministro de Educación. Que tiene una actitud bastante contemplativa. Incluso el presidente de la República cuando habla de la violencia en las escuelas indirectamente justifica las manifestaciones de los estudiantes porque encuentra que sus demandas son legítimas.

Lo único que les pide es que no tiren bombas molotov. Pero ahí el presidente de nuevo, lo mismo que hace en el tema económico y en lo que dice sobre Ávila, desconoce que la violencia en los colegios tiene razones políticas y que tiene muy poco que ver con una reivindicación de carácter de infraestructura o académica. Ese es un pretexto. A mí me parece que esa parte del discurso del presidente es una condena superficial a lo que está ocurriendo en los colegios, porque él valida que los estudiantes que están lanzando Molotov tienen una agenda legítima. Y eso es falso.

-¿Cuáles fueron los cuáles fueron los puntos más altos del discurso?

-Yo veo en este discurso que el Presidente hizo una opción estratégica por el diálogo y por los acuerdos. Y eso es muy importante, más allá de otros exabruptos, exageraciones, que se explican porque también él tiene un público que atender y darles en el gusto.

-¿Por ejemplo?

-Decir que vamos a hacer una reforma tributaria para pagar la deuda histórica con los profesores no resiste el menor análisis.

-¿No dan los números?

-No dan. Votar a favor de una reforma tributaria para pagar la deuda histórica a los profesores y perdonar el CAE es demagogia. Pero el presidente lo hace, me imagino, porque está presionado desde el flanco izquierdo. Lo puedo entender.

Pero sin perjuicio de todo, yo creo que ha hecho una opción por el diálogo y le tiró la cadena también al maximalismo de su programa de gobierno. Si uno quiere realmente ir al hueso, yo creo que eso es lo principal. Por primera vez, el presidente Boric, por ejemplo, reconoce que se equivocó en la convención.

-Eso fue llamativo.

-Nunca lo había hecho. Incluso, reconoce que debió haber influido más. En el fondo, se pone como un poco responsable de lo que pasó. También dice que va a reordenar sus prioridades, es parte del proceso de tirar la cadena del programa. Él no puede decir: voy a cambiar mi programa.

Los logros del gobierno son inversamente proporcionales a la duración del discurso. Pudo haber sido muchísimo más corto. Si uno hace la raya para la suma, lo positivo que yo rescato es esta opción por el diálogo y por el acuerdo, porque se da cuenta de que la única forma en que su gobierno puede lograr cosas.

Para seguir leyendo entrevistas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Marcelo Soto

Febrero 20, 2024

Juan Cristóbal Guarello: “Hay una cosa muy beata en la manera en que el Gobierno aborda las barras bravas”

Imagen: Entrama Cultural.

El periodista deportivo y escritor Juan Cristóbal Guarello lleva un par de décadas investigando el tema de las barras bravas violentas que tienen al fútbol chileno en la cornisa. “Son pequeños narco, bandas delictuales que se van a hacer fuertes al estadio. Van a demostrar poder, van a marcar territorio”, afirma.

Marcelo Soto

Febrero 19, 2024

Eugenio Guzmán: “Crispi es una piedra en el zapato para el Gobierno”

Eugenio Guzmán, decano de la Facultad de Gobierno UDD, máster en Sociología de la London School of Economics and Political Science, analiza el buen momento de Evelyn Matthei en las encuestas. Pero aclara que decir que ella es la sucesora de Piñera “es inexacto”. Además, comenta las complicaciones del Gobierno. “Será otro año difícil”, pronostica.

Jorge Poblete

Febrero 19, 2024

Exdirector de Gendarmería y caso del juez Urrutia: “El locutorio es central en prevenir que el crimen organizado controle las cárceles”

El exdirector de Gendarmería Claudio Martínez Cerda (Cortesía de Claudio Martínez)

Claudio Martínez Cerda, PS, exdirector de Gendarmería de los gobiernos de Aylwin y Frei, analiza la resolución del juez Daniel Urrutia —hoy congelada a la espera de un pronunciamiento de la Corte de Apelaciones de Santiago— de que imputados del Tren de Aragua y otras bandas realicen videollamadas desde la ex CAS, lo que Gendarmería […]

Marcelo Soto

Febrero 18, 2024

María José Naudon: “Ser una derecha moderna no es sinónimo de cobardía, es todo lo contrario. Ese es el legado de Piñera”

Para la decana de la Escuela de Gobierno de la Universidad Adolfo Ibánez (UAI), María José Naudon, la herencia de Piñera deja la posibilidad de una derecha “alejada de los fantasmas de Pinochet”. Y, respecto a la carrera presidencial, dice: “Evelyn Matthei es, en cierto sentido, la heredera natural. Comparte la libertad, la independencia y […]

Vicente Browne R.

Febrero 17, 2024

Ex Director de Gendarmería por caso de juez Urrutia: “Es más que un problema de seguridad mayor, es un problema que afecta a la democracia”

Foto: Agencia Uno

El ex Director Nacional de Gendarmería, Christian Alveal (2018-2022), comenta que la autorización de videollamadas por parte del juez Urrutia a bandas criminales de alta peligrosidad “es grave porque hay un riesgo inminente de que estas llamadas sean oportunidades para coordinar distintas acciones como un rescate a través de una salida al hospital o tribunales. […]