Julio 31, 2021

Opinión: Los errores de la derecha y la oportunidad de Sichel. Por Kenneth Bunker

Ex-Ante
Agencia Uno.

Sichel tiene sobre sus hombros no solo la tarea de disciplinar a su coalición para hacer una elección competitiva, sino que también proponerle a la gente una derecha diferente. Un fracaso de Sichel en la elección es también un fracaso de toda la derecha. Si Sichel no puede mostrar una voluntad de transformación en esta elección, quién sabe cuándo habrá otra oportunidad.

Los errores de la derecha. Como sector político, la derecha lo ha hecho todo mal desde 2018. La primera señal de eso se dio solo unos pocos días después de la asunción de Piñera, cuando apenas inaugurado, el mismo presidente desechó la posibilidad de continuar el proceso constitucional que había comenzado Bachelet. El problema no fue que se resistió a cambiar la Constitución, es que se negó a entender que el cambio iba igual, con o sin él.

  • Quizás por eso no fue sorpresa que haya sido Piñera el principal perjudicado político del estallido social. La gente simplemente no le perdonó tanta desconexión con la realidad. Lo que sí fue sorpresa, en cambio, fue la desconocida que le hicieron los legisladores de su propia coalición, aislándolo e impidiéndole llevar a cabo mucho del programa de gobierno que ellos mismos apoyaron en la última elección.
  • En buena parte, es esa deserción política la que tiene al gobierno sumido en la irrelevancia. Si ni los senadores y diputados de su coalición apoyan al presidente, quién lo va a hacer. Y es esa apatía la que hoy amenaza a la derecha y sus prospectivas de mantener alguna cuota de poder.
  • Un sector que está dispuesto a abandonar a su presidente es también un sector que está dispuesto a abandonar a su candidato presidencial.

Amenazas desde dentro. Ya hay evidencia de que podría pasar. Tras el anuncio de Sichel de tratar de alinear a su coalición, ya hubo tres diputados—Camilo Morán, Miguel Mellado y Jorge Durán—que anunciaron que no querían ser pauteados, y podrían, eventualmente, no apoyar al único candidato oficial de su sector. Por alguna razón, los legisladores—todos de RN- creen que sembrar dudas no es un problema.

  • Si lo que están buscando es sacar una ventaja electoral, están mal. A diferencia de lo que creen los diputados, lo que garantiza su reelección no es tirar a su candidato presidencial bajo el tren, es coordinarse con él para maximizar el caudal de votos para su sector.
  • Si quieren ser reelegidos, les conviene forjar una ola de fuerza en conjunto con su candidato presidencial, y no aislarlo y bloquearlo como hicieron con el presidente.
  • En esa línea, hay solo dos explicaciones para entender la motivación de los diputados; o son de una torpeza de proporciones inauditas, o tienen un plan B en mente. O no entienden que el abandono a Piñera ayudó a debilitar aun más a su coalición o buscan torpedear la candidatura presidencial de Sichel para favorecer a otra. Cualquiera sea la respuesta, lo cierto es que su cuasi estrategia no les beneficia ni a ellos ni a su coalición.

Sichel es la única esperanza. Es crucial que los legisladores, dirigentes, votantes y simpatizantes de la derecha entiendan la profundidad y la extensión de los efectos de los resultados del plebiscito y la elección de constituyentes si es que quieren tener alguna posibilidad de ejercer poder en los años que vienen.

  • Pues, lo que muestran, es que la gente no quiere más derecha en el formato en que se les ha presentado hasta ahora.
  • Por eso ganó la opción del Apruebo con 80% de los votos en el plebiscito y por eso perdió la derecha con menos de un tercio de los votos en la elección de constituyentes. Rechazar a Sichel es ignorar esa señal. Rechazar a Sichel es negar que la derecha tradicional simplemente no está dando el ancho. Rechazar a Sichel es, implícitamente, darle un voto a la oposición.
  • Sichel es la única esperanza de la derecha. No hay ningún otro candidato que le pueda garantizar una elección competitiva al sector. No ganó la primaria por casualidad. Ganó porque supo sintonizar con el electorado más amplio, fuera de la coalición. Y aunque sea difícil para algunos en la derecha aceptar que tienen a un candidato que no viene de su cantera, a esta altura, es lo único que tienen.

La tarea del candidato. Evidentemente hay una tarea por hacer por parte del candidato. Con un contingente legislativo que ya ha probado ser hostil con sus lideres, es evidente que el candidato no puede simplemente ignorarlos y seguir adelante pensando que eventualmente se enrielarán.

  • Pero eso es algo que probablemente Sichel ya consideró. De hecho, visos de su estrategia ya son visibles en su primera declaración: o están con él, o no están.
  • Contra intuitivamente, es la estrategia correcta. Piñera ya trató de lidiar con los senadores y diputados ariscos de su coalición cediéndole más y más espacio. Y fracasó. Cuando las zanahorias no funcionan, hay que sacar la garrota. Por eso es correcto lo que hace Sichel cuando advierte que los candidatos que no estén con la coalición no deben ser parte de la estrategia más ampliada de su candidatura.
  • No es claro cuántas bajas dejará el proceso de depuración, pero lo que sí es claro es que si Sichel no hace actúa con firmeza contra todos los que quieren sembrar dudas en su candidatura, no solo podría obtener el peor resultado electoral para la coalición desde 1989, sino que además podría poner en riesgo el paso a la segunda vuelta.

Sichel o Kast. Probablemente no son pocos en la derecha los que estén en la disyuntiva entre apoyar a Sichel o  a Kast. Probablemente, como ha pasado tantas veces antes, muchos de ellos terminarán votando por el primero solo porque es más competitivo. Pero el daño de permanecer prolongadamente en el espacio gris es un problema. Mientras más se demoran en entender que hay solo un camino posible, más fuerza le quitan al candidato.

  • Kast es un buen candidato para quienes sienten que existe una amenaza al statu quo. Sin duda, es un mejor candidato que Sichel para asegurar que todo permanezca igual. Pero es un candidato que representa a un país que muere. Es un candidato que representa a un sector cada vez más minoritario y que, por lo mismo, tiene pocas posibilidades de ganar. En ese sentido, un voto por Kast es un voto por la oposición.
  • Sichel tiene sobre sus hombros no solo la tarea de disciplinar a su coalición para hacer una elección competitiva, sino que también proponerle a la gente una derecha diferente a la que han conocido hasta ahora. Un fracaso de Sichel en la elección es también un fracaso de toda la derecha. Si Sichel no puede mostrar una voluntad de transformación en esta elección, quién sabe cuándo habrá otra oportunidad.

Publicaciones relacionadas

Martín Benavente

Noviembre 26, 2022

Qatar no logra “lavar” su imagen con el Mundial de Fútbol

Los seleccionados alemanes tapándose la boca como señal de protesta por no poder usar el brazalete One Love en el Mundial.

El término “sportswashing” no es nuevo en el deporte, pero este año volvió al debate por el polémico LIV Golf financiado por Arabia Saudita y sobre todo por la Copa del Mundo que arrancó el domingo pasado. Los intentos de censura de la FIFA contra algunas selecciones europeas que pretendían reclamar contra la discriminación del […]

Eduardo Olivares

Noviembre 24, 2022

[Confidencial] Quiénes son los tres finalistas para la dirección de ProChile

Candidatos a director de ProChile: Pablo Urria, Rafael Sabat, Ignacio Fernández.

El Presidente Boric debe elegir entre tres candidatos que ya conocen la institución: Pablo Urria, Rafael Sabat e Ignacio Fernández. El cargo depende jerárquicamente de la Subrei.

Marcelo Soto

Noviembre 22, 2022

Pablo Milanés desconocido: Detenido por “indeseable” por el régimen castrista y un encuentro con Roberto Ampuero en Cuba

La muerte del artista cubano ha conmovido a millones de seguidores. Fue un joven rebelde, que apoyó la revolución, pero el propio castrismo lo encerró en campos de concentración junto a otros artistas, intelectuales, religiosos y homosexuales considerados “indeseables”. Aquí, algunos episodios poco conocidos de su vida.

Paulina Astroza, experta en relaciones internacionales:  “A la Canciller no le es cómodo tener un subsecretario como Ahumada”

La doctora en Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica, y profesora de Derecho Internacional y Relaciones Internacionales en la U. de Concepción, Paulina Astroza, dice que la Canciller debe empoderarse.

Eduardo Olivares C.

Noviembre 21, 2022

“Ganancias marginales” del TPP11: la metodología que usó José Miguel Ahumada para justificar su controvertida frase

Subsecretario de Relaciones Económicas Internacionales (Subrei), José Miguel Ahumada. Créditos: Agencia Uno

El jefe de la Subrei ha planteado que el CPTPP no genera beneficios relevantes para Chile. Ex-Ante averiguó que Ahumada se basa en una metodología originada en la Cepal en 1991 y aplicada en Argentina en 2019. La Subrei aporta otros antecedentes en este debate.