Abril 11, 2021

Opinión: Los costos del ascenso de Pamela Jiles (y la responsabilidad del Frente Amplio y la centroizquierda)

Kenneth Bunker
Agencia Uno

Jiles es producto de una izquierda ambiciosa y complaciente que la necesitaba para sumar escaños en la elección de 2017 (en esa oportunidad también apoyaron a Florcita Motuda). Es producto de un diseño estratégico del Frente Amplio que buscó privilegiar el potencial electoral de sus candidatos por sobre su integridad moral. Y también de la centroizquierda, que nunca levantó muros para prevenir el ascenso de liderazgos populistas y autoritarios. En vez de defender su legado de moderación y éxito, apoyó la polarización apoyando a figuras populistas.

El fenómeno Pamela Jiles. La curiosa interpelación de la diputada Pamela Jiles a su par Diego Schalper es cualquier cosa menos una sorpresa. Hace bastante tiempo ya que la diputada ha estado usando la misma agresividad para referirse a sus pares. Lo único que realmente sorprende es por qué una figura de su estatura (una representante popular) ha tenido tanta soltura para hacer lo que ha querido en el congreso, serialmente violando protocolos, tradiciones y estándares éticos.

  • En ese sentido, es imposible ignorar el rol del Frente Amplio y el Partido Humanista. Pues, entre ambos, no solo visaron su candidatura el 2017, sino que además promovieron activamente su protagonismo una vez envestida. Si no fuera por ellos, no solo no sería diputada Pamela Jiles, sino que tampoco estaría influenciando de forma tan determinante la política económica del país (mediante los retiros de fondos de pensiones) ni marcando en las encuestas presidenciales.
  • Jiles es producto de una izquierda ambiciosa y complaciente que la necesitaba para sumar escaños en la elección de 2017. Es producto de un diseño estratégico del Frente Amplio que buscó privilegiar el potencial electoral de sus candidatos por sobre su integridad moral. Es el resultado de una manera de hacer política que pone a los políticos antes que la gente. Y a pesar de que la coalición ya ha mostrado indicios de retroceso, el daño ya está hecho.

 

La purga del Frente Amplio. Pamela Jiles no es el único ejemplo que presta soporte a la tesis de la exagerada ambición electoral del Frente Amplio en 2017. En esa elección también apoyaron al otrora cantante Florcita Alarcón que fue elegido diputado en la región del Maule con apenas 6 mil votos. Como Jiles, Alarcón también ha destacado por todo menos por su contribución legislativa. Desde su estrambótica apariencia a sus reiterados incidentes legales.

  • Ahora bien, las cosas han cambiado bastante desde 2017. Mientras que el Frente Amplio originalmente apoyó y potenció a todos los candidatos y legisladores elegidos, en el trayecto ha cambiado de parecer. Por instrucción de la cúpula, se ha ido lentamente desacoplando de todos aquellos que se han desviado de la línea partidaria, purgando y puliendo su estirpe. Se ha movido de una posición progresista liberal a una pseudo autoritaria.
  • Naturalmente, lo anterior tiene que ver con la fusión natural de los intereses de los líderes de la coalición que compiten por cuotas de poder. Pero también tiene que ver con el inusitado éxito de Pamela Jiles como candidata presidencial, que por estos días marca consistentemente en el tercer lugar de las encuestas. Si Jiles no fuera tan popular en las encuestas, el Frente Amplio probablemente no le hubiese dado la espalda.

 

La ausencia de la centroizquierda.  El ascenso de Jiles no es sólo producto de los vaivenes del Frente Amplio en su búsqueda de identidad y poder. Es también producto de una centroizquierda ausente y deferente. La otrora Concertación y Nueva Mayoría nunca levantaron muros para prevenir el ascenso de liderazgos populistas y autoritarios en su extremo más cercano. Cuando tenían que defender su legado histórico, de moderación y éxito forjado en base al diálogo y la tradición republicana, callaron.

  • Desde 2018, la centroizquierda ha brillado por su ausencia. En el proceso constitucional, han permitido que la voz de los que gritan más fuerte los interprete políticamente. En la lucha contra la pandemia, han dejado que los críticos más duros de la izquierda los representen. En los coletazos de la crisis, han reconocido y endosado los liderazgos extremos sabiendo que iba en contra de sus propios intereses.
  • La ex Concertación y Nueva Mayoría oxigenó y potenció la polarización presentándole apoyo a figuras populistas sin escatimar. Basta recordar la foto de la bancada Demócrata Cristiana, supuestamente la más moderada de la coalición socialdemócrata, con Jiles celebrando la aprobación del segundo retiro del fondo de pensiones para entender que son ellos quienes hicieron posible la consolidación de las ideas extremas.

 

Los costos de potenciar a Jiles. La explicación del auge de Jiles está clara. Mientras que fue el Frente Amplio quien la apoyó y endosó para entrar a la cámara, fue la centroizquierda la que permitió que creciera y se instalara como una figura de alcance nacional. Jiles es, en ese sentido, un liderazgo enteramente forjado por la oposición. Por eso, quizás, resulta tan irónico ver que quienes la parieron y criaron hoy la buscan enterrar.

  • Los costos del auge de Jiles también están claros. Los paga la centroizquierda. Son ellos los que no tienen un liderazgo presidencial. Mientras que el Frente Amplio tiene a Gabriel Boric, y por defecto a Daniel Jadue, la socialdemocracia no tiene ningún candidato que logre escapar del margen de error en las encuestas. Quizás si hubiesen defendido su posición política tendrían un caballo en la carrera. Por ahora, sin embargo, no tienen nada.
  • La actitud extremadamente complaciente de la centroizquierda ha hundido al sector en la más absoluta irrelevancia presidencial. Por cada cambio en el equipo de campaña que hace Paula Narváez, más demuestra que no tiene posibilidades. Por cada video que publica Heraldo Muñoz, más expone lo lejos que está de instalarse como un candidato con oportunidades reales.

 

El camino hacia adelante. El impacto de Pamela Jiles sobre la carrera presidencial será relevante. Con una oposición ya diluida, la diputada será sin duda un elemento de dispersión más. Incluso con una primaria amplia de la oposición que la excluya, su presencia en la primera vuelta inevitablemente forzará una segunda vuelta, en la cual ella no endosará a ninguno de los candidatos que pasen a la segunda ronda. Más evidencia de que la derecha corre con ventaja para ganar la elección.

  • Con una coalición de izquierda, entre el Frente Amplio y el Partido Comunista, alineada, la principal pregunta es para Unidad Constituyente, el supuesto referente de la socialdemocracia local. ¿Qué puede hacer para maximizar su posibilidad de ganar en un escenario en que Jadue lleva la ventaja y Jiles recibe más preferencias en las encuestas que todos sus candidatos combinados? ¿Hay alguna forma de revertir el escenario?
  • Por lo pronto, la única posibilidad es comenzar a dibujar límites. A diferencia de lo que hace Narváez, con su absurda táctica de izquierdearse, deben coordinarse para marcar la diferencia con la izquierda de forma clara y categórica. No deben participar en primarias unidas de la oposición. Deben, por lo contrario, recuperar y potenciar una posición de centroizquierda moderada con la cual la mayoría de los chilenos estaría dispuesta a votar. No queda otra.

Publicaciones relacionadas

Ex-ante

Octubre 17, 2021

Denuncian uso de recursos públicos para campaña de pareja de la ministra Rubilar

Un reportaje de Canal 13 dio a conocer una serie de acusaciones desde el ministerio de Desarrollo Social en contra de la ministra de la cartera, Karla Rubilar, por la eventual utilización de recursos públicos en la campaña a diputado de su pareja, Christian Pino, quien al ser consultado negó cualquier irregularidad.

Ex-ante

Octubre 17, 2021

Encuesta Cadem: Kast pasa a liderar carrera presidencial y supera por un punto a Boric, quien le gana en segunda vuelta

En la encuesta Cadem divulgada este domingo José Antonio Kast sube 3 puntos y pasa a liderar con 21%, mientras Gabriel Boric se mantiene en 20%, aunque éste último gana en todos los posibles escenarios de segunda vuelta. La diferencia entre ambos está en el rango de un empate técnico. Yasna Provoste pierde un punto […]

Ex-ante

Octubre 17, 2021

Chile, un país sin rumbo ni relato desde hace una década. Por Cristián Valdivieso, director de Criteria

Haber ganado o perdido debates resulta irrelevante frente a la constatación que quien resulte electo presidente, se topará nuevamente con el mismo ciclo de desborde de demandas desatendidas. Es en ese contexto que mantengo vivas mis expectativas en torno al proceso constituyente. Es ahí, mucho más que en la próxima presidencial, donde se juega el […]

Marcelo Soto

Octubre 17, 2021

Lucy Oporto Valencia: “Desde octubre de 2019 en adelante hay una violencia de consumidores insatisfechos”

Lucy Oporto Valencia (Viña del Mar, 1966) es escritora y licenciada en filosofía en la U. de Valparaíso, termina un doctorado en filosofía de la PUCV y ha escrito varios libros como El Diablo en la música. La muerte del amor en El gavilán, de Violeta Parra (Editorial USACH, 2013), Los perros andan sueltos. Imágenes del postfascismo […]

Ex-ante

Octubre 17, 2021

Elecciones presidenciales: El debate de los tarzanes de greda. Por Jorge Selume Aguirre

Esta elección no se juega en las propuestas programáticas, sino en la personalidad de los candidatos, como lo demuestra este triste espectáculo de berrinches pueriles, operaciones políticas grotescas y mentiras deslavadas . ¿Alguien recuerda una elección donde los equipos técnicos hayan tenido menos protagonismo? Al menos no desde el retorno a la democracia. La senadora […]