Julio 1, 2021

Opinión: El problema migratorio y cómo las elites de izquierda y de derecha miran para el lado. Por Cristián Valdivieso, director de Criteria

Ex-Ante
Agencia Uno.

En un estudio Criteria, un 46% de la población se declaraba en marzo en desacuerdo con la llegada de extranjeros frente a un 25% que se declaraba partidario. Complementariamente, un 69% se mostraba partidario de restringir la inmigración, frente a un escuálido 18% que estaba por fomentarla. La derecha juega a los vaqueros usando la política migratoria para realizar expulsiones y la izquierda apuesta peligrosamente por el “buenismo”, impugnando como discriminatoria toda expulsión.

Un fenómeno que se incrementará. Chile no es un oasis, qué duda cabe. Pero tampoco es un infierno, o al menos eso piensan tantos inmigrantes latinoamericanos que sueñan con cruzar nuestras fronteras para habitar un país que, con todos sus conflictos y crudezas, sigue apareciendo entre los más atractivos de la región.

  • La migración hacia mejores destinos es un fenómeno que se incrementará tras una pandemia que ha agudizado las desigualdades entre e intra naciones, acentuando la pobreza y precariedad que afecta a amplios sectores de la población mundial. Y ni las fronteras naturales ni nuevas restricciones en la ley de migraciones dictada este año podrán frenarla hacia Chile.
  • Pero este es otro tema que tiene a las elites de izquierda y derecha con tortícolis de tanto mirar para el lado. Mientras que las percepciones, juicios y convivencia con las personas migrantes, -junto con la seguridad y el empleo- son el pan caliente de las conversaciones que diariamente tenemos con los segmentos medios bajos y bajos por nuestros estudios en Criteria, ni en los debates ni en las franjas televisivas para primarias presidenciales se tematiza cómo abordar -desde la política pública- el fenómeno migratorio.
  • El hecho es que la derecha, y este gobierno en particular, sabiendo que la ciudadanía ha expresado mayoritariamente incomodidad con la llegada de inmigrantes, juega a los vaqueros usando la política migratoria para realizar expulsiones, metiendo en el mismo saco tanto a delincuentes indocumentados como a personas cuyo único delito es no haber logrado aún regularizar su situación tramitando la VISA en tiempos de pandemia. La izquierda, en tanto, apuesta peligrosamente por el “buenismo” de los principios humanitarios generales, impugnando como discriminatoria toda expulsión.

El tema de fondo. Pero al tema de fondo se entra poco. En marzo de este año, en un estudio Criteria un 46% de la población se declaraba en desacuerdo con la llegada de extranjeros, frente a un 25% que se declaraba partidario. Complementariamente, un 69% se mostraba partidario de restringir la inmigración, frente a un escuálido 18% que estaba por fomentarla.

  • Percepciones que conjugan diversas realidades pero que no están articuladas en puro racismo, como piensa parte de la izquierda, ni sólo en miedo a la delincuencia, como piensa parte de la derecha.
  • El estudio muestra esos matices. La mayoría de la población valora positivamente la diversidad cultural que aportan los inmigrantes, así como la convivencia e intercambio con otras culturas y el aporte laboral que en diversas áreas hacen los extranjeros.
  • Al mismo tiempo, la crisis económica y social por la que atravesamos es tan grande que lleva a esas mismas personas a ver la inmigración como una amenaza directa. Y son precisamente los sectores medios y populares, los que más la resienten, antes que, por prejuicios sociales, por un problema concreto de competencia.
  • Competencia laboral, ya que los inmigrantes se ocupan en trabajos menos calificados, por menos sueldo y muchas veces con más educación, transformándose en una amenaza directa ante la pérdida de empleos de una población que ha visto contraerse justamente ese sector del mercado laboral.
  • Colapsos en la atención primaria y los hospitales, menos cupos en las salas cunas y las escuelas, postergación en el acceso a los subsidios para la vivienda en un contexto de déficit habitacional, y pérdida de ayudas directas del Estado son percibidos como riesgos ante las olas migratorias.

Un tema que hay que abordar en serio. Pero también la inmigración transforma los lugares donde ésta se instala. Y no sólo por el impacto en los cánones de arriendo y la proliferación de asentamientos informales en amplias zonas urbanas, también por los procesos de transmisión de costumbres, ideas y comportamientos -transculturación, si se quiere- que generan un natural malestar entre quienes se ven obligados a transformar sus vidas.

  • Como muchos otros temas, el migratorio es uno que en sus inicios no afecta directamente a la elite – ¿se acuerdan del narco? -, por lo tanto, no se aborda en serio o, directamente, no se ve como problema.
  • Particularmente, la izquierda, que ha llegado al poder municipal en comunas populares y ha renovado sus expectativas de alcanzar la Presidencia de la República, se topará con estas subjetividades ciudadanas durante su gestión. Tendrá que mirarlas de frente, ofreciendo respuestas concretas, más allá de los discursos humanitarios y la natural obligación de promover el resguardo a los derechos humanos de las personas migrantes.
  • La izquierda, en el poder, tendrá una gran responsabilidad en gestionar la cuestión migratoria en sintonía con las subjetividades ciudadanas en curso. De lo contrario, se encontrará rápidamente frente a la amenaza de una arremetida xenófoba encarnada en un líder de derecha. Porque como en todo, aunque queramos, no somos tan distintos al resto del mundo y sus acontecimientos.

 

Publicaciones relacionadas

Marcelo Soto

Junio 15, 2024

Gabriel Gaspar (PS), ex subsecretario de Defensa: “Más que en Ucrania, el Presidente Boric tiene que enfocarse en los vecinos”

El ex subsecretario de Defensa, ex embajador en Colombia y Cuba y ex subsecretario de Guerra, Gabriel Gaspar analiza los incidentes con Venezuela y Argentina. En relación a la construcción trasandina en el Hito Uno señala que “la Cancillería tendría que estar de cabeza en esto, darle prioridad”. Por otro lado, afirma que hay designaciones […]

La tormenta perfecta: Berlín, Estocolmo, Madrid y Cabo del Espíritu Santo. Por Kenneth Bunker

El Presidente Boric y el Canciller Van Klaveren en Suecia, durante la gira en Europa.

La misma razón por la cual no viajó el presidente de Europa a Santiago antes de una tormenta que se anunció con una semana de anticipación, es la misma que explica por qué el gobierno de Chile no demolió de forma inmediata la estructura en Tierra del Fuego ni tampoco removió al embajador de España […]

Escritor y columnista

Junio 15, 2024

El síndrome Juan Gómez Millas. Por Rafael Gumucio

Da la impresión que este es el verdadero objetivo de la protesta: hacerse ver por la autoridad, molestar al claustro, tomarse la universidad en el sentido de bebérsela. Quieren sentir que la universidad es suya, sin saber muy bien qué harían con esa súbita posesión. No tienen plan, nadie les ha dicho que lo tienen […]

Académica del Instituto de Salud Pública de la U. Andrés Bello

Junio 15, 2024

Logros y fracasos en la preparación mundial para futuras pandemias. Por Dra. Annabella Arredondo

Cedida (WHO/ OMS)

Al término de la 77ª Asamblea de la OMS, su Director General, Tedros Adhanom Ghebreyesus, declaró que los países están trabajando para proteger a cada persona del mundo y a las futuras generaciones del impacto de las epidemias y pandemias. Algunos integrantes del grupo de trabajo enfatizaron la necesidad crítica de robustecer nuestras defensas colectivas […]

Ex-Ante

Junio 14, 2024

Chile-España: Un capítulo que partió mal con Boric y empeoró con el embajador Velasco

Las sucesivas controversias que ha protagonizado el embajador Javier Velasco profundizaron un problema que estalló a los pocos días de la toma de posesión de Boric, cuando el Presidente se quejó de que la ceremonia de cambio de mando se hubiera atrasado por la tardanza del rey Felipe II en llegar. La Casa Real tuvo […]