Insulza y crisis migratoria del norte: “Adoptar una línea dura sería muy popular, pero ¿hacia dónde los vamos a echar?”

Alicia Hamilton
El excanciller y actual senador por Arica y Parinacota, José Miguel Insulza. Foto: Agencia Uno

“Estoy contando las horas para mi vacuna de mañana”, dice el senador por Arica y Parinacota y excanciller José Miguel Insulza previo a abordar una materia que lo preocupa y que mantiene en vilo al Gobierno por estos días: la crisis migratoria en la comuna del norte del país, Colchane. Eso sí, a Insulza no le alarma el número de personas que ingresa en sí, sino que no quede registro de quienes son ni dónde están. “Lo mejor sería darles un permiso temporal, no se me ocurre otra cosa”, afirma, junto con destacar que la actual situación responde a una falta de relación diplomática con el país altiplánico.

Autoridades de Perú estaban mandando inmigrantes ilegales a Chile, y el Presidente Piñera le reclamó a al ex mandatario Martín Vizcarra en su minuto y la situación derivó en un acuerdo por el control de fronteras. Pero ahora los migrantes pasan por Perú y se van a Bolivia para lograr ingresar a Chile. ¿Cómo se debiese manejar la situación con Bolivia?
—El gran problema de nuestra relación con Bolivia es nuestra “no relación” con Bolivia que, de alguna manera, funciona normalmente cuando hay cosas establecidas, las carreteras, puerto, las aduanas, pero hay cosas que no funcionan con Bolivia como la política migratoria. Bolivia tiene una inmigración estable hacia Chile, hay mucha gente trabajando en mi región y en Tarapacá, pero no hemos tenido nunca una negociación o una conversación sobre temas como el de las fronteras. El altiplano, donde está la frontera más ancha, la zona donde está Colchane, son varios kilómetros por donde es muy fácil pasar. Entonces los migrantes que están en Perú, muchos esperando pasar hacia Chile, van hacia Bolivia y ahí entran por Pisiga a Colchane. No hay posibilidad de detenerlos porque el territorio es muy grande y si bien el Ejército está apoyando a Carabineros, no se trata de militarizar la frontera tampoco.

—¿Cuáles son las opciones viables?
—La única posibilidad que habría al menos de controlar un poco esa inmigración es conversarlo con Bolivia, pero no existe puente con Bolivia en estos temas. Y ese no es un problema de este gobierno no más, para ser claros, no estoy criticando al Gobierno en esto. El tema es la carencia de relaciones.

A raíz de esa carencia de relación entre ambos países, ¿cree que no están sentadas las bases para un eventual acuerdo en el tema?
—No lo creo, no porque haya mala voluntad, sino porque esa conversación con Perú fue posible sobre la base de una relación múltiple, compleja y completa. Con Bolivia tenemos relaciones principalmente por el tema comercial pero no tenemos el paragua político y esa relación múltiple, en todos los planos, que deriva en una relación diplomática estable. Pero en este tema hay dos gobiernos con los cuales no tenemos relación; el de Venezuela y el de Bolivia. Con el de Bolivia podemos tener alguna relación, con el de Venezuela no tenemos ninguna salvo cosas mínimas.

¿Cree que el gobierno boliviano ha sido esquivo en cooperar en el tema migratorio?
—No lo creo pero el gobierno boliviano tiene otras prioridades.

¿Duda que haya un interés de mantener buenas relaciones con Chile en esta materia?
—Seguramente al gobierno de Luis Arce le gustaría negociar con Chile, pero no creo que este tema juegue un papel sustantivo. En el altiplano no circula mucha gente, no creo que la cantidad de gente sea un factor importante para ellos. Para nosotros tampoco en el sentido de que están entrando varios cientos de migrantes a la semana, pero numéricamente no es una invasión.

—¿A qué se refiere? ¿No cree que es alarmante la situación de Colchane?
—Me preocupa, pero conforme al tamaño de territorio que cubre, no es una invasión. Los bolivianos no tienen por qué sentirse preocupados o aludidos por un paso de gente por ahí. Es posible que en Pisiga se genere un problema como hemos visto, pero es un problema transitorio. La gente pasa por ahí y no se queda ahí.

¿Cuál podría ser una salida?
—Si se quiere tocar esa tecla, la de la relación, habría que establecer formas de cómo de manera más completa el Gobierno va a buscar tender puentes para una relación más compleja con el gobierno boliviano. Pero la verdad dudo que a estas alturas Bolivia juegue ese papel, porque a ellos no les afecta, la gente que sale de Bolivia hacia Chile para no regresar no son bolivianos. A nosotros nos preocupa que haya un tránsito a través de Bolivia, pero esa es una preocupación chilena no boliviana.

—¿Prevé al igual que algunas autoridades, un escenario complejo en materia de migración post-pandemia?
—Es que el origen de esto no es la pandemia. El origen de esto es la situación de Venezuela y de alguna manera, de nuestra decisión de invitar venezolanos hace un par de años atrás, esas son las causales reales de esto. Antes de la pandemia los migrantes entraban a Chile legalmente y se “ilegalizaban” acá dentro por decirlo de alguna forma, y en el último año la mayor parte de quienes han entrado a Chile han entrado ilegalmente porque no tienen otra forma de hacerlo. Si usted mira las cifras de migración del 2020 son bajísimas porque no entro nadie legalmente. Hoy los que han entrado han hecho ruido por el carácter ilegal, pero por su número no son muchos más de los que eran antes, por el contrario, serán unos 30 mil los que han entrado… y eso para el millón y tanto de migrantes que tenemos en los últimos dos años no es una cifra gigantesca.

¿Qué soluciones ve para mitigar o aplacar el paso ilegal de migrantes?
—Confieso que salvo que se esté dispuesto a mandar aviones para llevarlos de vuelta a su país que fundamentalmente es Venezuela, y eso puede permitirle a los que quieran volver irse de vuelta pero la verdad es que yo no veo mucha alternativa. Además, tendrían que querer irse porque es difícil volar un avión con gente que no se quiere ir. Por lo tanto creo que se debiese regularizar a esa gente de alguna manera.

¿Cree que la mejor opción es regularizar a quienes ingresaron ilegalmente?
—Ayer lo anunció el Presidente de Colombia, un país que tiene un problema bastante más grande que nosotros: tienen más de un millón de venezolanos y el presidente Duque -que no es precisamente una persona ni de izquierda ni de centroizquierda y ni siquiera de centro-, dijo que les iba a dar un permiso temporal de estadía.

¿El Gobierno del Presidente Piñera debiese adoptar una medida similar?
—Si, si ya están acá y no va a ser posible expulsarlos porque no veo cómo lo van a hacer con 30 o 40 mil personas, lo mejor sería darles un permiso temporal, no se me ocurre otra cosa. Porque uno puede adoptar una línea dura que le aseguro sería muy popular en el norte, y decir que hay que echarlos a todos, pero, ¿hacia dónde los vamos a echar? ¿Hacia Perú, Bolivia, Argentina?

El exministro Mario Desbordes dijo que existe información de que ente 500 mil y 1 millón de personas que están en ecuador y Perú son venezolanos que tienen chile como destino final.
—No tengo cifras actualizadas, pero en su minuto el ministro Andrés Chadwick hablaba de 400 – 500 mil.

¿Y ese número no lo alarma?
—Por cierto que me alarma, en este país hay una falta de empleo bastante grande y ellos son vistos como competidores en los empleos por los chilenos. Claro que me alarma, me preocupa y parece gravísimo, las calles de Arica están llenas de extranjeros, pero no se me ocurren más soluciones que saber quiénes son y dónde están y así regularizar la situación de alguna manera o a los que ingresaron ilegalmente darles la posibilidad de salir del país y que no se les haga valer el ingreso ilegal cuando quieran volver a entrar. Pero en la nueva ley la situación de esta gente no tiene solución.

¿Le tiene fe a la nueva ley de Migración?
—Yo le tengo mucha fe a la nueva ley, es una muy buena ley, que regula mucho mejor el tránsito, los deberes y derechos a los migrantes, todo está muy claro y es muy buena, pero para esta emergencia de ingresos ilegales -no estadías ilegales-, no tiene solución. En Chile hay un millón 300 mil inmigrantes que ingresaron en los últimos años, actualmente estamos hablando de 30 mil. La ley se hizo para el millón 300 mil, no para los 30 mil.

¿Qué opina de las medidas que el Gobierno planteó respecto a la situación en Colchane?
—Respecto a hacer más expeditos los procesos de expulsión tengo dudas, ¿para adónde los van a expulsar? Salvo que los dejes sin pedirle permiso a nadie, que también es ilegal, al otro lado de la frontera, yo no veo cómo lo van a hacer. Este es un tema que requiere de los gobiernos una decisión seria mirando todos los factores, decir que los van a expulsar no veo como, y si paran más militares en la frontera van a evitar algunos ingresos, no es que me parezca bien, no me parece la solución, pero tampoco tengo una solución. Este es un tema que se viene generando hace varios años y a estas alturas del partido, la única solución sería una solución regional. Como no está en el ánimo de nadie intervenir en la política interna de Venezuela, entonces la única solución es que nos repartamos de alguna manera los 5 millones de migrantes venezolanos. Es un caso humano muy fuerte, la gente no mira el tema humanitario de esto, y eso también juega a favor de decir ‘oye, démosle alguna posibilidad de que estén en alguna parte por algún tiempo mientras vemos cómo solucionan sus problemas”, porque el problema está en Venezuela y es un tema no muy fácil de resolver. Para ser claro; requerimos acciones humanitarias de emergencia.


Publicaciones relacionadas

Alex von Baer

Octubre 24, 2021

Rodrigo Wagner, jefe económico de Provoste, sobre Boric: “Es un riesgo que se fabriquen expectativas excesivas, con acotada probabilidad de éxito”

Rodrigo Wagner, doctorado de Economía en Harvard y jefe económico del programa de Provoste. Foto: Universidad Adolfo Ibáñez

Doctor en Economía de Harvard, Rodrigo Wagner jugó un rol clave en la elaboración del programa que presentó este domingo Yasna Provoste. Wagner manifiesta severas dudas sobre que el programa de Boric sea realizable. Dice que no está financiado y que “asusta a la inversión”. “La candidatura de la extrema izquierda argumenta que fabricarían estabilidad […]

Ex-ante

Octubre 24, 2021

Encuesta Cadem: Kast se consolida en primer lugar con 23 por ciento y Boric se mantiene segundo con 20%

El sondeo divulgado este domingo muestra una alza de dos puntos de José Antonio Kast, que pasa a 23%, mientras Gabriel Boric se mantiene en un 20%. Yasna Provoste (12%) también se mantiene, seguida de Sebastián Sichel (7%). Luego aparecen Franco Parisi (6%), Marco Enríquez-Ominami (5%) y Eduardo Artés (1%). El 26% no sabe, no […]

Marcelo Soto

Octubre 24, 2021

Mariana Aylwin: “Kast quiere aparecer capitalizando el miedo a la violencia y al futuro, pero desde una posición extrema”

Ministra de Educación en el gobierno de Lagos, ex diputada, Mariana Aylwin dice que no tiene ninguna complicación por trabajar en el comando de Sebastián Sichel siendo ella integrante de una familia clásica concertacionista. “Hago lo que creo”, afirma. Y agrega que busca “representar una cultura reformista para hacer los cambios que Chile necesita, y […]

Ex-ante

Octubre 24, 2021

La presidencial también es una disputa generacional. Por Cristián Valdivieso, director de Criteria

Con tanta fluidez electoral en el ambiente, parece que la pregunta correcta para anticipar el escenario electoral es tan simple como incierta: ¿qué generación saldrá más masivamente a votar?

Director de Estudios Sociales y Políticas de Azerta

Octubre 24, 2021

Los números de Boric. Por Camilo Feres

Esta semana los errores numéricos del Candidato de Apruebo Dignidad fueron fuente inagotable de memes y burlas. También de preocupación al interior de su comando que, aunque salió a minimizarlos tildándolos de “lapsus”, entiende que entre los flancos que sus contendores intentan explotar está el de la falta de manejo y experiencia y que los […]