Historiador Alfredo Riquelme: “El nuevo presidente del PC tendrá que contener a políticos comunistas con aversión a acuerdos transversales”

Marcelo Soto

Profesor Titular del Instituto de Historia de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Alfredo Riquelme ha estudiado el comunismo y la izquierda chilena en varios libros. En esta entrevista analiza el momento del PC tras la partida Guillermo Teillier, que fue presidente del partido durante 18 años.


-¿Qué significa la elección de Lautaro Carmona como presidente del PC? ¿Es una continuidad con el legado de Teillier, en cuyo período fue secretario general?

-La elección de Lautaro Carmona como presidente del PC es, por cierto, una señal de continuidad. Como secretario general, formó una dupla política con Teillier durante los 18 años en que éste estuvo al frente del partido. Ello ha convertido en capital político propio los éxitos del comunismo chileno durante este período: el electoralmente minoritario y políticamente aislado PC de 2005, cuya representación en las instituciones se limitaba a algunos municipios, ha llegado a ser el partido más votado de izquierda y centroizquierda, está presente en la Cámara y en el Senado, y ejerce una influencia gravitante en la actual coalición de gobierno.

Hay también una continuidad de más larga data entre Teillier y Carmona: ambos llegaron a la dirección nacional del comunismo bajo la dictadura, siendo parte del equipo clandestino encabezado por Gladys Marín, que desde 1979 reconstruyó y reorientó a un partido devastado por la represión que había exterminado a dos direcciones clandestinas en 1976.

Durante los ochenta, cuando Teillier se convirtió en el jefe de la comisión militar del PC, Carmona era el secretario general  de las Juventudes Comunistas. En este sentido, su ascendiente político se extiende desde los éxitos de los últimos 18 años hasta la épica de los 50 años de resistencia contra la dictadura, y contra lo que los comunistas consideran como la persistencia de estructuras e instituciones impuestas por aquella en una transición a la democracia inacabada.

Carmona ha debutado con polémicas declaraciones sobre el proceso constitucional. Dijo que la propuesta perpetuaba el neoliberalismo y era un “monstruosidad”.  ¿Esto, que seguramente no fue improvisado, transparenta la postura del partido frente al Consejo?

-En verdad, no es preciso ser comunista para tener una posición muy crítica respecto a la deriva del Consejo Constitucional bajo la hegemonía de Republicanos. Esta posición es compartida por todos los actores políticos de izquierda y centroizquierda. Y estos últimos días, la crítica al texto que empieza a esbozarse en el Consejo, se ha extendido a actores políticos de centro, e incluso de derecha.

En este contexto, al nuevo presidente del PC, como a toda la élite política de la coalición -o coaliciones- de gobierno, se les aproxima un desafío tan difícil como ineludible: cómo contribuir, desde una posición minoritaria en el Consejo Constitucional, a forjar en torno a la propuesta de la Comisión de Expertos un arco político constitucional que traspase los límites de los bloques antagónicos instalados por el estallido social y la Convención.

-¿Es viable un acuerdo?

-Es un desafío ineludible porque de no lograrse este amplio acuerdo en torno al texto de los expertos -la única propuesta constitucional del último medio siglo en el país de carácter transversal y que califica como una “casa de todos”-, lo que se votará “a favor” o “en contra” en el plebiscito de diciembre será la propuesta de Republicanos secundada por Chile Vamos. Y si esto llega a ser así, el resultado será impredecible y, cualquiera que sea, el contencioso constitucional seguirá abierto y la crispación política continuará agudizándose.

En este complicado cuadro, lo único que me parece claro -volviendo al PC- es que los comunistas actuarán alineados con los demás actores políticos de izquierda y centroizquierda. Para ello, sin embargo, su nuevo presidente y su nueva secretaria general tendrán que contener a algunos actores políticos comunistas que continuamente marcan su distancia respecto a la esfera gubernamental y a sus aliados exconcertacionistas, así como su aversión a acuerdos transversales.

¿Carmona es un hombre del aparato, sin el pragmatismo de Teillier?

-Creo que Carmona no es menos pragmático que Teillier. Y al igual que el anterior presidente del partido, ha combinado su papel en el aparato interno con la práctica parlamentaria, y su valoración de las movilizaciones sociales con la política electoral.

Lo que está por verse -y que será determinante en la proyección de su liderazgo en el congreso que el PC tendrá este próximo verano- es si tendrá la misma capacidad de Teillier para contener las evidentes tensiones entre distintas sensibilidades y generaciones. En verdad, más que contenida, la expresión de estas tensiones sólo ha sido postergada. Y en la cultura política y organizacional  comunista, los momentos para confrontarlas son los congresos partidarios.

¿Cómo interpreta el nombramiento de Bárbara Figueroa, ex presidenta de la CUT? ¿Puede ser un puente con los militantes más jóvenes?

-Entre la dupla anterior y la actual en la dirección del PC, la diferencia de edad entre presidente y secretario general se ha extendido de 9 a 27 años. Desde este punto de vista cronológico, la presencia de Bárbara Figueroa representa una renovación generacional. Por cierto, en su calidad de expresidenta de la CUT, representa también una identidad partidaria asociada a los trabajadores organizados desde su fundación hace más de cien años.

Y, a mi juicio, su calidad de profesora expresa también la vocación docente del PC, manifestada durante toda su historia en la formación de sus militantes, en el fomento de la cultura popular y en el liderazgo ejercido durante el siglo XX por profesores normalistas como Luis Corvalán y Gladys Marín.

Algunos han interpretado la elección como el triunfo de la vieja guardia sobre las generaciones más jóvenes identificadas con Karol Cariola. ¿Hay una disputa generacional? ¿Qué valores, propuestas o ideas están en juego?

-Cuando el PC se reúna en su próximo congreso, el proceso constituyente habrá terminado, se avecinarán las elecciones municipales y el actual gobierno estará en la mitad de su mandato. Aunque no conocemos el desenlace constitucional, éste será muy distinto al imaginado por el PC y las izquierdas en los tiempos de la Convención. Lo que sí sabemos es que la agenda del gobierno de Boric y su éxito,  hace mucho tiempo dependen del concurso del socialismo democrático en el poder ejecutivo, y de acuerdos transversales en el legislativo. Todo esto ya ha configurado un horizonte de expectativas muy diferente al que comunistas y frenteamplistas avizoraron entre el estallido de octubre de 2019 y el plebiscito de septiembre de 2022.

En este contexto, creo que más que una confrontación meramente generacional, lo que en el PC -y en todas las izquierdas- está pendiente es una nueva  deliberación transgeneracional respecto a la manera de articular cambios sociales profundos con el respaldo ciudadano y la generación de acuerdos políticos muy amplios, en un marco de gobernabilidad y de políticas públicas exitosas que eviten la polarización, la radicalización y el ascenso de la extrema derecha.

-¿En este escenario, cambia la perspectiva sobre la valoración universal de los DDHH?

-Ese debate está asociado a otro que sí tiene una dimensión generacional y que, a mi juicio será determinante en la vigencia del PC como un actor político relevante durante y más allá de este período de gobierno: la superación de ciertas representaciones ideológicas propias del comunismo mundial del siglo XX, las cuales se expresan en sucesivas posiciones de algunos de sus dirigentes en contra de la universalidad de los derechos humanos -la que exige condenar sus violaciones también por dictaduras de izquierda o autodenominadas como antiimperalistas-, universalidad proclamada por el presidente Boric y que es compartida por los liderazgos jóvenes del PC con mayor proyección política.

En este mismo sentido, imagino que las nuevas generaciones comunistas no comparten la posición de aquellos dirigentes de su partido que se apartan o incluso rechazan la clara posición del gobierno chileno de condena a la agresión de la Rusia de Putin en contra de Ucrania, con argumentos que hacen recordar los esgrimidos por sus antecesores hacia 1940.

Para seguir leyendo entrevistas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Marcelo Soto

Mayo 23, 2024

Adiós a un influyente del arte chileno. La entrevista final de Guillermo Núñez: “Es una lata la muerte, tener que terminar”

Pieza fundamental del arte chileno de las últimas siete décadas, Guillermo Núñez murió este jueves a los 94 años. Fue director del Museo de Arte Contemporáneo entre 1970 y 1971 y ganó el Premio Nacional de Arte en 2007; cerró su larga trayectoria con una muestra en 2023 junto a sus hijos Pedro y Pablo […]

Marcelo Soto

Mayo 20, 2024

Max Colodro: “Kast está cometiendo el mismo error de Boric, que es refugiarse en los aplausos de la barra brava”

Doctor en Filosofía y académico de la UAI, Max Colodro critica las declaraciones de José Antonio Kast sobre el supuesto travestismo político del Presidente y sostiene que hay una falla general de la derecha: “Su falta de prolijidad, de generosidad, han impedido construir acuerdos en materia municipal”.  Pero -añade- el oficialismo “ha abusado de la […]

Ex-Ante

Mayo 19, 2024

Presidente de la CNC y polémico decreto por Ley 40 horas: “La Dirección del Trabajo se olvida de las reglas del juego”

José Pakomio, presidente de la CNC.

Pocos días antes de la entrada en vigencia de la primera rebaja horaria de la Ley de las “40 horas”, la Dirección del Trabajo publicó un dictamen donde se establece que la hora no se reduce fraccionando la jornada laboral en minutos. Si no que, en caso de ausencia, en un acuerdo entre trabajadores y […]

Marcelo Soto

Mayo 18, 2024

Lucy Oporto: “Hay descalificaciones periódicas de cierto lumpen pseudoacadémico en universidades”

La ensayista porteña Lucy Oporto analiza la protesta estudiantil en la U. de Chile a favor de la causa palestina, que derivó en enfrentamientos con otras personas que iban a escuchar a la vice primera ministra de Ucrania, Yuliia Svyrydenko. “Esto contradice un auténtico espíritu universitario, caracterizado por la búsqueda de conocimiento, el desarrollo de […]

Marcelo Soto

Mayo 16, 2024

Osvaldo Andrade y cuenta pública: “Esto de los legados de los gobiernos me está pareciendo una siutiquería”

Imagen: Agencia Uno.

El ex parlamentario y ex ministro Osvaldo Andrade (PS) plantea que en la cuenta pública del 1 de junio el Presidente Boric debe reconocer las cosas que no se lograron en lo que lleva de su mandato. “El gran déficit que tiene el sistema político hoy día es que se ha instalado una lógica de […]