Noviembre 16, 2022

Ex embajador Arturo Fermandois y Visa Waiver: “Tengo confianza que EEUU no excluirá a Chile de este programa”

Marcelo Soto

El abogado y ex embajador en Washington, Arturo Fermandois, dice que “el aumento de delitos cometidos por chilenos en suelo norteamericano coloca presión en el Capitolio y en nuestras obligaciones pendientes ante los tratados de Visa Waiver. No pueden permanecer en ese estado indefinidamente”. Este programa triplicó los viajes a EEUU al año, desde 160 mil a casi medio millón.


-Usted era embajador en EEUU (2010-2012), cuando surgió la idea de la Visa Waiver para Chile. ¿Cómo se inició el proceso? ¿Cuáles fueron los principales obstáculos?

-El proyecto Visa Waiver fue un bonito objetivo de Estado que unió transversalmente distintos gobiernos, ministerios y equipos. Se obtuvo durante la presidencia de Piñera I, pero en la época recibió la colaboración crucial posterior del Gobierno de Bachelet II y su canciller Heraldo Muñoz. El defendió los tratados ante el Congreso, cuando Chile ya había accedido al programa. .

La idea del Visa Waiver surgió casi por azar en nuestra embajada en noviembre de 2010, cuando el excelente segundo de la Misión, Ministro Consejero Roberto Matus, me reportó que había asistido a un seminario en la Fundación Heritage. En ella, Taiwán explicaba a los asistentes su proceso por el que había logrado entrar a este valioso Programa. Me interesó de inmediato y lo propuse como objetivo a la Cancillería. En esa época estábamos en búsqueda de algo concreto que diera algún sello al paso por la embajada, porque la relación con EEUU estaba en optimo estado, los objetivos con el TLC avanzando con gran éxito, y en fin, las distintas áreas de trabajo bilateral funcionando estrechamente. El proyecto Visa Waiver complementaria el Tratado de Libre Comercio con un eje humano, sociopolítico: la libre circulación de personas y mejorando el acceso de chilenos a conocer un país desarrollado, sus opciones de educación, de emprendimiento, de convivencia política. Ya no sería solo libre circulación de bienes entre EEUU y Chile, sino de personas.

El Presidente Piñera, el canciller Moreno, los subsecretario RREE Fernando Smith y Alfonso Silva, la Dirección de América del Norte de la Cancillería , la Dirección Consular y el Ministro Hinzpeter en Interior, entre otros, lo impulsaron y fueron entregando su valioso respaldo, siempre con una recomendación de prudencia a la embajada, dadas las altas expectativas que la idea despertaba.

Por cierto los obstáculos eran grandes: entre otros difíciles requisitos, Chile debía bajar la Tasa de Rechazo de Visas a EEUU desde el orden del 7%  en 2009 a menos de 3%.  La disponibilidad del pasaporte 100% electrónico, estándar OASIS, era otro difícil requerimiento. Chile no disponía de él aún.

-¿Cómo fueron las negociaciones entre 2011 y 2012? ¿Qué papel jugó Alejandro Ferreiro, del Consejo de Transparencia?

-Las negociaciones de 2011 y 2012 fueron muy importantes porque el gobierno de EEUU nos abrió excepcionalmente una ventana temprana en una agenda que estaba copada por años (comienzos de 2011). Intervenían ministerios de Justicia, Departamento de Estado, de Seguridad, y otros. Aquí el gesto crítico de apertura lo hizo la secretaria de Estado Hillary Clinton y el Ministerio de Seguridad Interior de EEUU (Homeland Security). Se comenzaron negociando los dos tratados de intercambio recíproco de información, uno destinado a prevenir Delitos Graves (PCSC) y otro Antiterrorista.

Alejandro Ferreiro fue un actor relevante en Chile en esa época, porque la información a intercambiar entre Chile y EEUU tiene el carácter de sensible ante la ley chilena. El participó en las negociaciones que tuvimos en Washington en 2011. El Consejo para la Transparencia -que presidía- debía participar en ellas, sugiriendo criterios de protección de datos y sus excepciones.

-¿Hubo que vencer desconfianzas de autoridades norteamericanas respecto a Chile, que ha sido el único país latinoamericano en obtenerla?

 -Paradojalmente -y esta es una confesión a doce años de los hechos- fue al revés. El gobierno norteamericano estuvo siempre entusiasmado de la postulación de Chile al Visa Waiver, pero los resquemores provenían de nuestra tierra. Mientras Hillary Clinton nos repetía: “si Chile cumple los requisitos, vamos a estar encantados de acoger a Chile al programa”; en Chile hubo voces, parte de la opinión pública, en la que reinaba el escepticismo. En gestos autoflagelantes, pronosticaban el fracaso de la idea. Escuchaba vaticinios como: “esto nunca resultará; EEUU jamás nos va a aceptar en un programa tan exclusivo”. La verdad era que Chile gozaba y sigue gozando de inmenso prestigio en Washington: ahí estaba el error de cálculo.

-¿Cómo se manejó el tema de la privacidad? Durante la discusión en el Congreso, parlamentarios comunistas, como Camila Vallejo y Karol Cariola, expresaron dudas sobre la información que requería EEUU. ¿Había un sesgo ideológico en esas críticas?

-En el Congreso chileno era esperable que surgieran voces de preocupación ante el intercambio de información de personas. Es un recelo respetable, por la privacidad comprometida, aunque naturalmente se trata de una herramienta necesaria para el combate recíproco del crimen, para colaborar con la Seguridad Internacional. Recordemos que fue Chile el que solicitó el ingreso al programa. Si además había en sectores de izquierda algún sesgo anti norteamericano, no lo sé. Lo bueno fue que las mayorías del Congreso dieron su respaldo político y los tratados se aprobaron. Se trataba de un proyecto transversal y los liderazgos confluyeron, algo no demasiado frecuente.

-¿Cuál es su opinión sobre la posibilidad de que EEUU finalice el convenio? ¿Se debe al “turismo delictual” que hacen bandas chilenas que ingresan fácilmente a EEUU?

-Tengo confianza que EEUU no excluirá a Chile de este programa. Pero ciertamente el aumento de delitos cometidos por chilenos en suelo norteamericano coloca presión en el Capitolio y en nuestras obligaciones pendientes ante los tratados de Visa Waiver. No pueden permanecer en ese estado indefinidamente.

-La embajadora norteamericana Bernadette Meehan almorzó con parlamentarios, donde se encendieron las alarmas sobre la permanencia del programa. El senador PPD Ricardo Lagos Weber dijo que “para que funcione bien, los países deben suministrar información”. ¿Chile no está cumpliendo ese compromiso?

-Es muy positivo que la flamante nueva embajadora Meehan haya asistido al Senado y conversado el tema. Demuestra interés y amistad. Sobre si Chile está cumpliendo… no tengo la información precisa, dejé el cargo hace varios años.  Pero es de público conocimiento que el intercambio automático, digital e instantáneo de información de solicitantes por cada autorización ESTA, tal como lo exigen los tratados… no está operando aún en régimen. Así, para mitigar este vacío, surgen otros requisitos, como los sistemas de reconocimiento facial en aeropuertos y otros. Confío que el Gobierno del Presidente Boric y especialmente la Cancillería tomarán las medidas para no arriesgar el programa.

-Sin embargo, Juan Gabriel Valdés dijo que la Visa Waiver no estaba en peligro. “Leo alarma sobre la situación y titulares que provocan con liviandad e imprecisión.    Avanzamos bien, atendiendo las inquietudes de EE.UU., buscando compromisos estables, jurídicamente posibles para todos y en plazos razonables”. ¿Comparte ese optimismo?

-No me cabe duda que el Embajador Valdés está trabajando a fondo para asegurar nuestra permanencia en el Visa Waiver y confío que seguiremos ahí. Ahora, también me parece positivo que la ciudadanía se interese en el tema y exprese su preocupación frente al riesgo, algo que los medios reflejan. Es un signo que nuestros compatriotas valoran el programa y el acceso privilegiado que da para acercarse a una cultura desarrollada. ¡Es lo que se soñaba en 2010!

Publicaciones relacionadas

Escritor y columnista

Mayo 25, 2024

Perfil: Rosa Devés. Bailarina en la oscuridad. Por Rafael Gumucio

Devés, quien fue bailarina de ballet por 20 años antes de dedicarse a la bioquímica, tendrá que usar toda la ligereza del baile, toda la armonía posible, pero también la firmeza sobre la barra, la musculatura alerta, para entender que en estas noches de frío invernal es importante que cada uno sepa regresar a su […]

Ex-Ante

Mayo 25, 2024

El último traspié de Gabriel Boric (y el costo de los anteriores)

La publicación del Mandatario respecto a que los 12 carabineros acusados de cohecho y tráfico de drogas “deben ser investigados por la justicia civil”, debió ser aclarada por la ministra del Interior, Carolina Tohá. El episodio se suma a una serie de lapsus o salidas de libreto que ha tenido el Presidente en los últimos […]

Ex-Ante

Mayo 25, 2024

Cómo Chile Vamos ha debido flexibilizar su postura respecto de la candidatura de Poduje por Viña del Mar

En la derecha, hay disconformidad por la forma en que se ha desarrollado la trama de la candidatura de Poduje. Personeros con un ascendiente importante dentro del sector, han dado respaldo a la candidatura del urbanista, como miembros del directorio de la Fundación Piensa, e inclusive el Presidente del Directorio de Libertad y Desarrollo Luis […]

Ex-Ante

Mayo 25, 2024

Todas las cartas sobre la mesa, cerrar los ojos y esperar el impacto. Por Kenneth Bunker

Gabriel Boric durante la cuenta pública de 2023. Foto: Agencia UNO.

Si Gabriel Boric se contiene y ofrece un discurso realista, su flanco izquierdo lo desacreditará por insuficiencia servil. Si extrema su posición y ofrece un discurso expansivo, será deslegitimado por los moderados que entienden bien que nada bueno puede nacer de promesas imposibles. Esta es la última vez que la gente estará dispuesta a escuchar […]

Ex-Ante

Mayo 25, 2024

La polémica en torno al “travestismo” en la derecha y la creciente tensión entre Chile Vamos y Republicanos

José Antonio Kast durante su discurso en Madrid donde se refirió a Boric como "travesti político".

Una de las estrategias que los republicanos exploran perfilar será la de contrastar y antagonizar, cada vez con más intensidad, el liderazgo de Gabriel Boric con el de José Antonio Kast, acusando que quienes colaboran con el Gobierno son “blandos” o abiertamente “cobardes”, a la usanza de lo que ha sido la línea política de […]