Julio 5, 2022

Era buena la intención. Por Sebastián Izquierdo R.

Coordinador Académico del CEP

Si se analiza la propuesta de forma superficial, se podría decir que es positivo el hecho de que dentro de sus principios se encuentren la sostenibilidad y responsabilidad fiscal en la conducción de las finanzas. Sin embargo, esta innovación termina por diluirse.


Económicamente hablando, la crisis que generó el Covid-19 en nuestro país fue corta pero intensa. La actividad se recuperó bastante rápido, ya que gracias a que nuestras finanzas públicas estaban sanas, se pudo apoyar a la ciudadanía con generosas transferencias fiscales y generar medidas de apoyo a las PYMES; bueno, y cómo olvidar los tan apabullados retiros de fondos de pensiones. Sin embargo, “como no todo lo que brilla es oro”, así como estas acciones aportaron liquidez a los hogares e impulsaron el consumo privado por sobre los niveles sostenibles, terminaron por debilitar nuestras cuentas fiscales y generaron parte del nuevo fenómeno que nos asecha: la inflación. Así, con el objetivo de hacer frente a este problema, el Banco Central ha ido aumentando las tasas; la actividad local inició un inevitable proceso de ajuste; y las cuentas fiscales comenzaron a normalizarse (por el momento).

Considerando esto y dado el proceso en el que hoy nos encontramos, cabe preguntarse: ¿Qué tan adecuada es la propuesta de Constitución para hacer frente a una futura crisis?

Si se analiza la propuesta de forma superficial, se podría decir que es positivo el hecho de que dentro de sus principios se encuentren la sostenibilidad y responsabilidad fiscal en la conducción de las finanzas. Sin embargo, esta innovación termina por diluirse si se consideran aquellas configuraciones que en realidad debilitan estos ideales, principalmente debido a una característica que es transversal en todo el escrito: la ambigüedad.

En un régimen presidencial como el que se propone, el Ejecutivo es quien debiese manejar la billetera fiscal y distribuir los ahorros para los periodos “de vacas flacas”. Para que esto ocurra, debe existir un diseño capaz de: (1) conjugar aquella responsabilidad, aminorando los costos políticos de aquellas decisiones impopulares; y (2) equilibrar cuidadosamente el impulso de reformas audaces en favor de dar respuestas a la ciudadanía.

Veamos un ejemplo concreto, en relación acerca de la norma jurídica más relevante en términos de gasto público: la Ley de Presupuesto. Si bien la propuesta mantiene la definición de que sea el Ejecutivo quien debe presentar al Parlamento el proyecto en cuestión (para que este autorice el percibir y gastar los recursos que el Gobierno considera necesarios para la ejecución de las políticas públicas y la operación del aparataje estatal), modifica otro aspecto que podría pasar a llevar el principio de responsabilidad fiscal. Actualmente el Congreso, en la discusión presupuestaria, sólo puede reducir los gastos, salvo los que estén establecidos por ley permanente. Justamente es en este último punto que la nueva Constitución realiza una “innovación”, al establecer que dicha regla quedaría exclusivamente para “la comisión especial”. Esto podría llevar a la interpretación de que la sala (el “pleno” si se quiere), que no es considerada como dicha comisión, pueda aumentar gastos (sin financiamiento) e incluso disminuir los gastos permanentes.

Por otra parte, se buscó dar respuesta a la creciente tensión política entre el Parlamento y el Gobierno, permitiendo que el primero también pudiese presentar iniciativas que conlleven gasto, mediante “leyes de concurrencia presidencial”, con patrocinio del Ejecutivo. Si bien la intención era buena, el diseño es débil. Esto, ya que, no queda claro cuál sería la “comisión respectiva” cuando, por ejemplo, pueda pasar que como resultado de la discusión parlamentaria el proyecto de ley termine siendo visto en más de una comisión antes de su votación en general, por lo que es incierto el hito de inicio del cronómetro de los 15 días de plazo establecido para que dichos proyectos puedan ser patrocinados. Dicha ambigüedad, sumado al largo plazo de 15 días, podría ser tiempo suficiente para generar un contrapeso ciudadano que le haga difícil abstenerse al Ejecutivo.

La respuesta para sacar adelante a nuestro país del “sube y baja” social y económico en el que nos hemos mantenido en los últimos años, no se encuentra ni sustenta solo en “buenas intenciones”. Lamentablemente, con una mirada sistémica de la propuesta constitucional, no se puede afirmar con certeza que la propuesta es en realidad más responsable fiscalmente que la vigente. A mi juicio, perdimos la oportunidad de conjugar lo ideal con lo posible, pues me temo que el resultado será el mismo: voluntades que suenan bien, pero que en la práctica terminan por deteriorar las arcas fiscales.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Diciembre 5, 2022

Chile, un país con la autoestima dañada. Por Iris Boeninger

Chile necesita recuperar internamente confianzas. Para ello se requiere que todos aquellos que conozcan y sean parte de los problemas, tanto del sector privado como de la política, le expliquen a los ciudadanos en forma concreta y sencilla, la verdadera situación. Dejar la ideología de lado es imprescindible, para poder verdaderamente llegar a acuerdos que […]

Director de Criteria

Diciembre 4, 2022

“Chile no está a la altura de lo que fue”. Por Cristián Valdivieso

El Presidente Boric junto a los exmandatarios Ricardo Lagos y Sebastián Piñera, entre otras personalidades, durante la inauguración de la estatua del expresidente Patricio Aylwin.

Hoy, como nunca antes en los 30 años de la transición, reina el pesimismo y en el horizonte escasean los claros. El futuro se vive con miedo y tristeza más que con esperanza y, para la mayoría de la población, en los próximos 10 años, la calidad de vida empeorará en el país.

Abogada Internacionalista

Diciembre 4, 2022

El Silala ante La Haya: cabos sin atar. Por Paz Zárate

Imagen del Río Silala, en la frontera entre Chile y Bolivia.

La Corte no se pronunció en 6 de los 8 puntos que en total las partes sometieron a su conocimiento; y en los 2 puntos en que aceptó pronunciarse, lo hizo para denegar lo que se le solicitaba. En otras palabras: la Corte no concedió a las partes nada de lo que pedían.

Ex-Ante

Diciembre 4, 2022

La negociación: disfraces, maniobras y tretas de todo tipo. Por Sergio Muñoz Riveros

Reunión de los partidos políticos en octubre en el marco de los diálogos para el nuevo proceso constituyente.

La idea de un nuevo proceso constituyente es expresión de puro voluntarismo. Fue concebida a la carrera por el gobierno para amortiguar el golpe del Rechazo, pero, como era una maniobra de emergencia, sin que hubiera reflexión sobre sus posibles efectos, terminó convirtiéndose en una trampa para los propios oficialistas.

Ex-Ante

Diciembre 3, 2022

Los dioses de Silicon Valley. Por Noam Titelman

Imagen de la ciudad californiana de San José, considerada como la capital de Silicon Valley.

Detrás de cada historia de emprendimiento exitoso hay un colectivo de personas empujando y, a la vez, evitando los excesos que puede traer la fe ciega en genios individuales. Más aún: hay una sociedad y un orden social que permite que surja la innovación y el desarrollo.