Junio 20, 2022

Emilio de la Cerda, ex subsecretario de Patrimonio: “La ciudad no aguanta más, vamos a cumplir 3 años de este terremoto social y urbano”

Marcelo Soto

Emilio de la Cerda, ex subsecretario de Patrimonio Cultural en el gobierno de Piñera, ex director de la Escuela de Arquitectura de la UC, dice: “La tendencia de recuperación del centro se vio fuertemente impulsada por todos los alcaldes anteriores. Yo veo que en la municipalidad actual hay señales equívocas”.


-¿El patrimonio del centro está devaluado? Roberto Merino decía que era como un sitio eriazo.

-Leí lo de Merino y es bien fuerte la imagen. Hay áreas de deterioro muy grandes en Santiago, que se han detonado desde la revuelta de octubre de 2019 y que vienen a revertir un proceso de revalorización del centro que se venía dando en los últimos diez años al menos.

Y eso lo digo de manera bien transversal, entre Carolina Tohá, Alessandri tuvieron un foco fuerte en frenar el comercio ambulante, recuperar espacios notables como la Plaza de Armas o el portal Bulnes. Eso atrajo muchas inversiones, restaurantes y comercio. El centro estaba muy vital y tirando para arriba. Lo que pasó después de octubre frenó eso. Todo el sector de Plaza Baquedano es bien desolador.

Hay zonas que siguen siendo muy especiales y funcionan. Pero visto en perspectiva el nivel de retroceso que tuvo el centro de Santiago después de octubre fue brutal y está a la vista. En ciertas zonas el nivel de daño ha sido gravísimo.

-¿Qué se puede hacer con la Plaza Italia? El proyecto del Eje Alameda Providencia, presentado en 2015 y que ahora ha retomado Claudio Orrego, la convierte en una explanada de cemento.

-El proyecto de 2015, que se hizo por concurso público, constituye una política de estado porque pasa por varios ciclos de gobierno. Ganó un muy buen equipo de arquitectos, Danilo Martic, Alejandra Borch, Arturo Lyon, y propone un corredor desde Pajaritos a Tobalaba. Plaza Baquedano se transforma en una explanada que permita conectar todo el Parque Providencia, con el Forestal y siguiendo el borde río con el Parque Los Reyes, Parque de las Familias.

Ese proyecto está bien inspirado, obviamente ha quedado un poco obsoleto por dos razones: una, porque el sistema de buses en superficie ya no corre, el metro toma ese rol y el famoso BRT (Bus Rapid Transit) ya no va. Lo ha confirmado Claudio Orrego. El desafío es mantener ese proyecto de regeneración urbana de superficie del eje Alameda, sin la inversión asociada al BRT.

El otro desafío, de orden más social y cultural, es cómo se aborda un proyecto de ese tipo después de los hechos del 18 de octubre de 2019. Porque, pese a que había consenso, el escenario cambió drásticamente. Para poder seguir adelante es necesario volver a conversar, no para dilatar el tema, sino para darle la validación social que requiere.

-¿Qué te parece que el Ejército haya sacado la estatua?

-No fue el exactamente el Ejército. Yo estaba en el consejo de Monumentos Nacionales y el Ejército pidió dos veces sacar a Baquedano. Pedía llevarlo a un nuevo edificio al lado del Museo Histórico Militar. El Consejo había monitoreado el nivel de daño y de amenaza de la estatua, no solo por el monumento mismo, sino porque pesa tres toneladas y si llegara a caer mata a varias personas en la pasada.

Se confirmó con los expertos que no tenía riesgo de caída, entonces se le dijo que no al Ejército. Después de una marcha del 8 de marzo, en 2021, cortaron las patas del caballo con una sierra, ahí tuvo riesgo real de caerse. Ahí se decidió de parte del Consejo, el retiro del caballo, para restaurarlo y poder devolverlo a Plaza Baquedano. El Consejo nunca acordó sacarlo para que no volviera.

-¿Cómo fue la restauración?

– Fue una operación muy compleja y sofisticada porque se cambió el sistema de anclaje, se sacó el caballo, se rellenaron las patas con zinc líquido, cosa que si intentan cortarlo se encuentren con una superficie sólida, no hueca como era antes. El caballo se restauró desde julio de 2021 a enero de 2022.

Pero venía el cambio de gobierno y estaba la discusión abierta de qué hacer con Plaza Italia. El ejército propuso en marzo al Consejo, llevarse a Baquedano al museo Histórico Militar y armar una muestra hasta que pueda volver a Plaza Italia que muestre la importancia de Virginio Arias como escultor, la figura de Baquedano y el proceso de restauración. El Consejo dijo que era un camino posible y encargó que se diseñara una museografía y una curatoría.

Lo cual no significa que Baquedano no vuelva. Eso no lo podemos saber porque el derrotero de la ciudad y el debate están abiertos. Pero el Consejo nunca ha decidido que Baquedano no vuelva.

-¿Pero eres de la idea que tiene que volver?

-Es difícil la pregunta. No hay que poner el centro de la discusión de ese lugar en la figura de Baquedano. El centro del debate hoy día debería ser cómo recuperar ese espacio urbano, como frenar el vandalismo, la relativización de la destrucción de la ciudad. Antes que una cuestión material, hay una cuestión cultural muy profunda: se celebró demasiado la destrucción de la ciudad.

Hay que pensar en un nuevo Baquedano, la discusión va a tener que ver con temas materiales y simbólicos. ¿Vamos a terminar cayendo de nuevo en la discusión del nombre? Algunos querrían que se llamara Plaza Dignidad, yo a ese nombre no le veo ningún destino, porque no constituye una opción de unión de la ciudadanía.

-¿Y transformar la plaza en un punto de encuentro?

-No me parecía mal lo que proponía el proyecto de 2015, que era sacar a Baquedano del centro de ese espacio y llevarlo 25 metros al norte, en la explanada nueva que se genera, donde hay varios monumentos en igualdad de condiciones. Mantenerlo donde estaba es insostenible.

Hay que pensar en un caso como el de la Plaza de la Concordia en París, demoró décadas en convertirse en lo que hoy vemos. Ahí estuvo la estatua de Luis XV, después la guillotina; para borrar esa historia traumática, la monarquía y la revolución, se instala en su centro un monumento que es un símbolo puro, el obelisco de Luxor. Es una figura que concentra sentido. Los tiempos de la ciudad son largos, los nombres se van asentando, estamos súper encima para discutir esto, lo que no significa que haya que cruzarse de brazos. Hay que actuar.

-Otro de los problemas de Santiago son los grafitis y rayados. ¿Hay que borrarlos?

-Tuvimos ese dilema cuando estuvimos en el ministerio de Cultura en relación a los edificios ministeriales, el Museo Bellas Artes, la Biblioteca Nacional. El Museo se demoró un tiempo en limpiar; hizo un registro de todos los grafitis. Pero en algún momento limpió y lo hizo de buena forma. Otros edificios no lo hicieron. Biblioteca Nacional limpiaba y lo rayaban de nuevo, el llamado efecto Metro.

La ciudad no aguanta tener ese nivel de deterioro permanente. Afecta el comportamiento de las personas, la manera en que se toman el centro sus habitantes. El camino es ir limpiando, manteniendo limpio. La ciudad no aguanta más. Vamos a cumplir 3 años de este verdadero terremoto social y urbano. Los grandes conglomerados y bancos se están yendo del centro. Una ciudad que pierde su base social, económica, tiene muy mal destino. A todas luces hay que revertirlo.

-¿Depende del ministerio o de la municipalidad?

-Los monumentos públicos son resorte de la municipalidad. ¿Por qué después de 3 años el municipio no toma cartas en el asunto con sus monumentos?

-¿Piensas que el actual municipio, encabezado por Iraci Hassler (PC), tiene otras prioridades?

-Santiago había logrado construir ciertos consensos urbanos importantes, y eso se veía desde la gestión de Ravinet hasta Alessandri, con todas las críticas que pueda haber. La tendencia de regeneración del centro se vio fuertemente impulsada por todos los alcaldes anteriores. Yo veo que en la municipalidad actual hay señales equívocas. Son muy fuertes esas declaraciones tempranas sobre que se iba a democratizar el espacio público mediante el permiso de ocupación temporal para el comercio ambulante. Eso fue un error tremendo. El comercio ambulante en gran medida son mafias que se toman el espacio público y puntos estratégicos en la ciudad.

Que la autoridad encargada de lo político, en vez de decir que eso no tiene cabida en la ciudad, salga señalando que van a dar cerca de 1500 permisos para democratizar el espacio público refleja una mirada de la sociedad en extremo equivocada. Se suman otras dinámicas que tienen que ver con la incapacidad de manejar los liceos emblemáticos municipales, que son los principales focos de destrozos, con los overoles blancos, en el INBA, en el Instituto Nacional.

Es súper complicado revertir esa situación en términos de discurso, porque venían de una celebración de los hechos de octubre. Se ven enfrentadas a estos problemas que ahora revientan en la cara. Es bien complejo lo que se está viviendo en la municipalidad de Santiago.


Publicaciones relacionadas

Marcelo Soto

Junio 29, 2022

Elisa Cabezón: “Me hubiera gustado que quedara protegida la propiedad de los ahorros previsionales en el texto constitucional”

Magíster en economía UC, directora ejecutiva de Perspectivas y miembro de la red Pivotes, Elisa Cabezón entrega un diagnóstico negativo del texto constitucional. “Yo rechazo este borrador, con la esperanza de una segunda oportunidad de escribir uno adecuado y beneficioso para Chile”.

Ex-ante

Junio 29, 2022

Es hora de separar al Gobierno de la Convención. Por Ricardo Brodsky

Presidencia.

Parece más aconsejable que el gobierno separe su suerte del texto propuesto por la convención, adopte una prudente distancia y analice con pragmatismo “todos los escenarios”, ya que su obligación seguirá siendo gobernar el país y no defraudar las esperanzas de cambio que anidan en la sociedad chilena.

Ana María Sanhueza

Junio 29, 2022

El discreto John Smok: quién es y qué piensa el secretario de la Convención aplaudido en forma transversal

John Smok.

Durante un año, el abogado sistematizó y coordinó las votaciones del Pleno y, en la última sesión de la Convención, fue ovacionado transversalmente por su trabajo. Su característica ha sido la discreción, pero en 2020, antes del Plebiscito donde se votaría si habría o no un proceso constituyente, en un programa católico contó sus impresiones […]

Víctor Hugo Durán

Junio 29, 2022

Por qué Boric salió a contradecir a Jackson y dividió aguas entre el Apruebo y el programa de gobierno

Crédito: Agencia Uno.

“No es algo que esté sujeto al plebiscito”, respondió el Presidente, al ser consultado por los dichos del ministro de la Segpres, que había sostenido que si triunfa el Rechazo no podrían llevarse a cabo todas las reformas de la actual administración. Ante los severos riesgos que corre la actual administración si el Apruebo es […]

Marcelo Soto

Junio 29, 2022

José Antonio Viera-Gallo: “Hay evidentes errores, pero voy a votar Apruebo”

El ex senador, ex ministro y ex embajador, José Antonio Viera-Gallo, figura representativa de la Concertación, dice que votará apruebo, porque la propuesta de la Convención es un avance en muchas materias y un buen punto de partida para hacer reformas que la perfeccionen.