Elegir al Presidente, sin presidencialismo. Por Guillermo Larraín

Ex-Ante

El sistema parlamentario con Presidente electo reserva a la figura presidencial el privilegio de ser la única persona electa nacionalmente lo que le otorga una altísima autoridad moral. Esa autoridad es la que puede llamar al orden al gobierno y oposición.


La Comisión de Expertos ha tomado un camino arriesgado, pues sin mediar un debate abierto decidió mantener el sistema presidencial. Hay consenso en varias de sus fallas y la Comisión intenta corregirlas, pero no le será fácil pues afectan fuertemente los intereses de los partidos políticos. Reducir la fragmentación será tarea titánica. No es claro quien pudiera liderar esa batalla, por lo que perderla es probable. Por otro lado, no ha habido debate alguno sobre modelos alternativos al presidencial. Esta es una falla importante del debate constitucional, que este proceso comparte con la fallida Convención.

Dos razones sostienen el sistema presidencial. Una es política. Ni la derecha ni la izquierda quieren debatir el tema. Como lo prueba la brevedad del proceso constituyente, una parte de la derecha que arrastra a la otra no quiere cambios significativos en la Constitución y siente que con el sistema presidencial, con su promesa de una autoridad fuerte, los riesgos de soluciones radicales son menores. Esto es evidentemente un error, la prueba es que ni Venezuela, ni Ecuador ni Bolivia pensaron cambiar el régimen presidencial: todos saben que, de ampararse con el cargo de Presidente, la revolución es más factible.

La izquierda, es decir, el Frente Amplio y el Partido Comunista, sienten que durante la Convención les jugó en contra estar divididos en este tema de manera que ahora han decidido ir juntos y ha prevalecido la opción que siempre tuvo el PC: mantener el presidencialismo.

Otra razón es socio-cultural y se basa en una supuesta irremontable dificultad para la ciudadanía de no elegir al Presidente. Pareciera que las chilenas y chilenos tuvieran la necesidad vital de elegir al jefe de Estado. Una objeción a esta idea surge de preguntarnos, ¿para qué elegir al Presidente? ¿Para que haga promesas que no podrá cumplir porque no tiene mayoría en el Congreso?

Una segunda objeción es que, como no hemos debatido alternativas, muchos no saben que hay parlamentarismos en los cuales el Presidente es electo. En Irlanda por ejemplo, hay un Presidente electo directamente por el pueblo y es un sistema parlamentario. El Presidente irlandés, única autoridad electa a nivel nacional, es jefe de Estado, pero no de gobierno.

¿Qué hace el Presidente? Nombra al primer ministro y aprueba el gabinete de mayoría. Puede disolver la Cámara si el jefe de gobierno se lo solicita, o puede negarse a hacerlo, convoca a las Cámaras para plantear temas de importancia nacional y debe firmar todas las leyes. Con mi colega Stefan Voigt hemos publicado en Estudios Públicos del CEP una propuesta para Chile que tiene similitudes con esta.

Una prueba de la relevancia de esta propuesta ha quedado de manifiesto en los últimos días. El Presidente Boric ha señalado que el tema de seguridad es tan grave que es un tema país, por lo que hizo un llamado a no instrumentalizarlo por cálculos electorales pequeños. No es primera vez. En su momento argumentos similares levantaron la Presidenta Bachelet y los Presidentes Aylwin, Frei, Lagos y Piñera.

En el sistema presidencial ese llamado es probable que fracase porque el jefe de Estado – que tiene autoridad para llamar al orden al sistema político – también es jefe de gobierno – que tiene las dos manos metidas en el conflicto político diario. Hacer lo que pide desinteresadamente el jefe de Estado es visto por la oposición como un triunfo para el jefe de gobierno, que es la misma persona. Estos necesarios llamados a la grandeza republicana en un sistema presidencial tienen un conflicto de interés evidente que le restan eficacia.

El sistema parlamentario con Presidente electo reserva a la figura presidencial el privilegio de ser la única persona electa nacionalmente lo que le otorga una altísima autoridad moral. Esa autoridad es la que puede llamar al orden al gobierno y oposición. Por ejemplo, aun sin ser electo, y por lo tanto en condiciones de mayor debilidad, esto es lo que acaba de hacer el Presidente Herzog en Israel, lo que contribuyó a calmar la estrategia del gobierno y los ánimos políticos.

Con un grupo de colegas hemos enviado al Comité de Expertos una propuesta de articulado con la arquitectura constitucional de un sistema parlamentario de este tipo. Asimismo, hemos propuesto un calendario de transición que dura 6 años, al que se le podría incorporar un plebiscito una vez que se conociera la forma final de la propuesta.

Sabemos que los tiempos son estrechos, pero no habrá otra oportunidad en una generación al menos, para debatir seriamente una reforma de este tipo. Salvo un milagro que reduzca significativamente la fragmentación política –digamos de 22 a 5 partidos con representación parlamentaria– el sistema presidencial será más fuente de riesgos que de oportunidades.

Bueno, salvo para los aventureros que quieran hacerse de la primera magistratura.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Marcelo Soto

Julio 19, 2024

Crónica: Un recorrido por la temida “esquina de la muerte” de Santiago

Imagen: Fiscalía ECOH

Un recorrido por una de las zonas típicas de la capital, donde aún sobreviven el Mercado Central, La Vega y la Estación Mapocho, revela el deterioro de una zona en que abundaba el turismo y el comercio. Pasadas las 6 de la tarde, abunda el narcotráfico, la delincuencia y la prostitución. Algunos lo llaman el […]

Ex-Ante

Julio 19, 2024

¿Podría una ley promulgada por Allende en 1972 ayudarnos a derrotar las bandas criminales? Por Jorge Schaulsohn

Imagen: Agencia Uno

Nadie tiene interés en visitar un país que está bajo Estado de Sitio, lo que afecta el turismo, el empleo y el capital reputacional y por ende la inversión. Pienso que existe una alternativa, eficiente, que implica el despliegue de militares. Me refiero a la Ley 17.798 sobre Control de Armas (LCA) promulgada por el […]

Por Ana Josefa Silva, crítica de cine

Julio 19, 2024

La mejor (y más intensa) película que verán en lo que va del año. Por Ana Josefa Silva

El salón de profesores (Sony Pictures Classics)

Alemania compitió por el Oscar a Mejor Filme Internacional 2024 con El Salón de Profesores, que no llega a cines chilenos, pero sí a la plataforma Max. Y sí, hemos visto otros extraordinarios estrenos, como la entrañable película italiana Siempre Habrá un Mañana (en cines) o la epatante francesa Anatomía de una Caída (Oscar mejor […]

Ex-Ante

Julio 19, 2024

Sin dar nombres, Juan Andrés Lagos (PC) dice que “el crimen y el lavado de dinero tiene infiltrado el sistema político”

Juan Andrés Lagos en La Moneda el 13 de febrero de 2023. (Sebastián Beltrán / Agencia Uno)

El histórico militante comunista —desvinculado en junio como asesor de la Subsecretaría de Interior—, dio una entrevista a la Radio Nuevo Mundo donde abordó la crisis de seguridad del país. Ésta ha estado marcada por dos tiroteos con muertes múltiples en Quilicura y Lampa, y el anuncio del Presidente Boric de construir una cárcel de […]

Presidente de Empresas de Servicios Financieros A.G.

Julio 19, 2024

El desafío del Registro de Deuda Consolidada. Por Enrique Tenorio

La creación del Registro de Deuda Consolidada es una excelente noticia para el progreso del país, pero para que su impacto sea significativo, es crucial que se considere a todos los actores del sector financiero, desde grandes bancos hasta pequeñas entidades no bancarias.