Mayo 8, 2022

El Olivazo: ¿Un gatopardismo? Por María Jaraquemada

Directora Ejecutiva de Chile Transparente

La Directora Ejecutiva Chile Transparente, dice que “el caso de Karina Oliva nos sirve para apretar más las tuercas que aún nos quedaron sueltas, ya que sabemos que la corrupción es como el agua y siempre va a buscar los vacíos por donde colarse”.


A fines del año pasado, un medio de investigación periodística (CIPER) destapó posibles irregularidades en la rendición de cuentas de la excandidata a gobernadora y senadora de la Región Metropolitana, Karina Oliva. Esta noticia probablemente influyó en que no fuera electa a este último cargo, a pesar de ser favorita en las encuestas.

Con el tiempo y la investigación tanto del Servicio Electoral como del Ministerio Público -así como el relevante rol de los medios de comunicación- se han ido destapando más temas: contrataciones a fundaciones ligadas a la candidata, a empresas sin experiencia previa y creadas en días previos, contrataciones a parientes y militantes por cifras exorbitantes, pago de precampaña y campañas de otras personas, posible sobrevaloración de precios, entre muchos otros hechos que actualmente se investigan y corresponderá a la justicia determinar si hay responsabilidades por ellos y de quiénes.

La cuestión que varios se preguntan es que habiendo cambiado de forma importante las reglas de financiamiento de campañas, habiéndole dado muchas más facultades de fiscalización al Servicio Electoral -incluso dándole autonomía constitucional-, habiendo establecido mayores deberes de transparencia y rendición de cuentas, habiendo establecido sanciones penales e incluso pérdida del cargo por infracciones graves, a menos de cinco años de estas reformas, ya tenemos un importante caso en investigación de supuesto fraude ¿Gatopardismo, es decir, cambió todo para no cambiar nada?

Volvamos un poco atrás. La Comisión Engel hizo una serie de recomendaciones de modificaciones a las normas de campaña, financiamiento a la política y partidos políticos, a raíz de una serie de escándalos de financiamiento irregular a la política -bastantes transversales-, que se destaparon a partir del 2014. El gobierno de turno -Bachelet 2- y el Congreso aprobaron entonces reglas nuevas: prohibición de financiamiento de empresas, transparencia y rendición semanal de los aportes monetarios a las candidaturas, límites al gasto más bajos y estrictos, facultades al Servel más intrusivas para investigar, sanciones que van desde multas a presidio (no efectivo) y pérdida del cargo, según la gravedad de las infracciones.

Lamentablemente hubo una serie de otras propuestas que no fueron aprobadas: establecer una suerte de registro de proveedores -al estilo de Mercado Público- para fomentar la competencia y evitar conflictos de interés en proveedores relacionados o creados ad hoc para “hacerse la pasada”; transparencia y rendición de cuentas de los gastos y contrataciones a la mitad del período de campaña; transparencia y rendición de cuentas de aportes o donaciones en especie durante el período de campaña.

Otras debilidades se refieren al actuar del Servel, uno de los propósitos de darle más herramientas de control es que éstas se ejercieran durante el período de campaña, de modo aleatorio, claro está, es imposible fiscalizar a todas las candidaturas que pueden llegar a más de 12 mil en todo el país en caso de concejales. Sin embargo, todo indica que este nuevo “músculo” no ha sido ejercitado del todo.

Así las cosas, creo que no se puede decir que nada ha cambiado, de hecho, tenemos a la Fiscalía investigando y las penas pueden ser más altas que antes de las modificaciones. También tenemos un Servel más empoderado y más transparencia que permitió detectar estos casos. Sin embargo, aún con las reglas más estrictas es imposible que alguien decidido a romper las reglas, no lo haga, la gracia está en poder detectarlo y sancionarlo como corresponde.

El caso de Karina Oliva -u Olivazo, como se ha llamado- nos sirve para apretar más las tuercas que aún nos quedaron sueltas, ya que sabemos que la corrupción es como el agua y siempre va a buscar los vacíos por donde colarse, razón por la cual es clave estar revisando y actualizando este tipo de normativas periódicamente.

Por esto es necesario hacerse cargo de lo que no se ha regulado aún y, además, que las entidades públicas a cargo no solo tengan las competencias para hacer las cosas, sino también las capacidades humanas, financieras y de voluntad política de aplicarlas. Es clave tener un sistema de financiamiento a la política robusto, mal que mal parte importante de la legitimidad de las instituciones se juega en esto y en evitar la captura de éstas por intereses espurios.

 


Publicaciones relacionadas

Ex-ante

Mayo 25, 2022

Macrozona Sur: No alimentemos al monstruo de la violencia política. Por Ricardo Brodsky

No extraña ver que quienes glorificaron hace solo meses a los grupos violentos, como los “delantales blancos” o anteayer “los capuchas” o “la primera línea”, se muestren hoy confundidos y desorientados, buscando fórmulas de birlibirloque para no asumir que esta vez es su gobierno y su proyecto el que está en la mira de la […]

Historiador e investigador del CEP

Mayo 25, 2022

¿Sólo dos opciones: el Apruebo o el caos? Por Juan Luis Ossa

“¿Está el Estado de Chile preparado para satisfacer constitucionalmente lo recogido en el borrador? ¿En cuántos años? ¿No demoran acaso las “transformaciones refundacionales” un período de tiempo que los chilenos no pueden ni quieren esperar? La historia enseña que una cosa es el anuncio normativo, y otra muy distinta su implementación”, dice el académico.

Joaquín Barañao (Red Pivotes)

Mayo 24, 2022

Medioambiente y desarrollo: Toda moneda tiene dos caras. Por Joaquín Barañao

Todos queremos proteger al medio ambiente. No hay novedad en declararlo ni gracia en defenderlo. Si fuera por ganas, no existirían ni el cambio climático ni la pérdida de biodiversidad… El punto es que, en paralelo a ese lugar común, convive el anhelo de una casa calentita en invierno, de transporte motorizado, de plátanos importados […]

María José Abud, investigadora del CEP

Mayo 24, 2022

Salario mínimo y apoyo a MiPymes: ¿y el enfoque de género? Por María José Abud

Histórica ha sido la tramitación del incremento del salario mínimo. No solo por el monto, el más alto en 29 años que llegará a agosto a $400 mil pesos, sino también por los acuerdos alcanzados. Entre ellos, el subsidio de $26 mil pesos a partir de ese mismo mes para empleadores de MiPymes y un […]

Ex-ante

Mayo 22, 2022

Nuestra ciencia ficción de todos los días y el plebiscito constitucional. Por Noam Titelman

Si bien hay cosas que no me gustan en el texto constitucional, son muchas las cosas positivas, que nos ayudarán a sanar varias heridas en nuestro tejido social y tener un marco institucional para crecer con inclusión. Por otro lado, espero que la convención tenga la sabiduría de no enamorarse de su obra, reconociendo la […]