Noviembre 11, 2022

El grave traspié de la ministra Ana Lya Uriarte. Por Jorge Schaulsohn

Expresidente de la Cámara de Diputados

Al principio la ministra Uriarte parecía haber entendido perfectamente su papel y estar consciente que había sido escogida para corregir los graves errores cometidos por su antecesor Giorgio Jackson, cuya arrogancia le había enajenado la buena voluntad de los parlamentarios, lo que entorpecía la agenda del Presidente Boric. Los hechos han demostrado lo contrario.


Desde el retorno de la democracia nunca una ministra de Estado se había involucrado en el proceso de elección del presidente de la Cámara. Ana Lya Uriarte lo hizo con total descaro situándose en el centro de las negociaciones, usando el poder del Gobierno, según denuncias de algunos parlamentarios.

No había ocurrido porque el rol de los ministros es concurrir al Congreso para la tramitación de los proyectos de ley o de las mociones parlamentarias cuando lo estimen necesario, para lo que tienen acceso a la sala de sesiones y comisiones y preferencia en el uso de la palabra.

Pero no corresponde que los ministros se involucren en las elecciones de las autoridades de la Cámara o del Senado, que se constituyan in situ, en el hemiciclo para hacer gestiones ni ejercer presiones.

En el caso de la ministra Uriarte además demuestra un enorme falta de criterio, toda vez que ella es la encargada de las relaciones entre el Ejecutivo y el Congreso, cuya función es procurar acuerdos con la oposición para que los proyectos del Gobierno avancen; lo que exige los máximos esfuerzos por mantener las mejores relaciones posibles con la oposición, sobre todo considerando que su gobierno es minoría en ambas cámaras.

Al principio, la ministra Uriarte parecía haber entendido perfectamente su papel y estar consciente que había sido escogida para corregir los graves errores cometidos por su antecesor Giorgio Jackson, cuya arrogancia le había enajenado la buena voluntad de los parlamentarios, lo que entorpecía la agenda del Presidente Boric.

De hecho, tuvo un papel destacado en las negociaciones que llevaron a la reanudación del proceso constituyente cuando proclamó que el protagonismo lo tenía el Congreso y que ella como representante del Gobierno actuaría como “acompañante”.

Cómo se explica entonces que haya tomado la determinación de instalarse en el Congreso y participar protagónicamente en el “pirquineo” para conseguir votos para que la presidencia de la Cámara siguiera en manos del oficialismo, comprometiendo su capital político y la buena voluntad que había acumulado con la oposición.

¿Qué la llevó a refregarle en la cara a la derecha su “triunfo”, saltando eufórica, abrazada al diputado Soto con un gesto agresivo de brazo en ángulo empuñado, contribuyendo al ambiente circense de la jornada, reminiscente de  la diputada Pamela Jiles durante los retiros, que incluyó denuncias por el halito alcohólico de un diputado?

La ministra, entusiasmada con la elección de Vlado Mirosevic, declaró a la prensa estar dispuesta “a todo, a jugármela 100%, lo entrego entero si eso sirve para la causa de la gobernabilidad y del cumplimiento de mi tarea”. Hasta la ministra Vallejo se vio un tanto anonadada con los dichos de Uriarte y tomó distancia señalando que “toda conversación corresponde liderarla a los partidos oficialistas”.

Contrariamente a lo que afirma la ministra en ningún momento la  “gobernabilidad” del país estuvo comprometida por la llegada de un opositor a la testera de la Cámara. Muchos gobiernos convivieron perfectamente con una Cámara o Senado presidido por un opositor.

El presidente de la Cámara no tiene realmente facultades para manejar la agenda ni para impedir la discusión de un determinado proyecto de ley. Todo lo que él resuelva puede ser dejado sin efecto por la sala, donde la oposición tiene amplia mayoría y las urgencias las maneja exclusivamente el Ejecutivo.

La única explicación es que un gobierno inseguro, impopular y confundido entró en estado de pánico ante un posible quiebre entre las bancadas oficialistas si se perdía la presidencia de la Cámara; y decidió intervenir aun a costa de entrometerse en las decisiones de otro poder del Estado y de dañar la capacidad de Uriarte de dialogar con la oposición.

En vez de dejar el asunto en manos de los diputados como correspondía el Gobierno enrareció el ambiente justo en momentos en que se tramitan dos de sus reformas más importantes, una de las cuales -la previsional- requiere de un quorum de 3/5 para ser aprobada.

No valía la pena incendiar la pradera por la presidencia de la Cámara. Fue un error grave del Gobierno y del Comité Político haber expuesto a su ministra encargada de las relaciones con el Congreso a participar en un enfrentamiento con las bancadas opositoras que necesariamente dejaría, como en los hechos ocurrió, muchos heridos en el camino. Fue un despropósito y falta de profesionalismo de la ministra reírse en la cara de aquellos con quienes tiene que sentarse a negociar para sacar adelante los proyectos del Gobierno.

Sin embargo, la ministra Uriarte no parece tomarle el peso al daño causado por su intemperancia y vuelve a la carga calificando las mociones de censura contra algunos presidentes de comisiones como “venganzas tras la victoria de Mirosevic”

Desgraciadamente esta no es la primera vez que el Gobierno se equivoca y se hace daño. Asimismo ocurrió durante la Convención cuando no supo aquilatar las trágicas consecuencia de no intervenir a tiempo para moderar el texto, cuando demora la entrega del TPP11 y cuando dilató más allá de lo que le convenía el cambio de gabinete que se caía de maduro.

Seguir leyendo columnas de Ex-Ante aquí.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Diciembre 6, 2022

Chile y Bolivia después del Silala: Con los pies en la tierra. Por Ronald Maclean, ex canciller de Bolivia

Ronald Maclean, ex canciller y ex alcalde de La Paz.

El ex canciller y ex alcalde de La Paz, quien protagonizó una aproximación entre su país y Chile en los 90′, hace un recuento crítico de los conflictos diplomáticos entre ambos países y señala que -tras el  fallo de La Haya sobre el Silala- “el desafío de Bolivia es rescatar la diplomacia y abandonar la […]

Ex-Ante

Diciembre 5, 2022

Chile, un país con la autoestima dañada. Por Iris Boeninger

Chile necesita recuperar internamente confianzas. Para ello se requiere que todos aquellos que conozcan y sean parte de los problemas, tanto del sector privado como de la política, le expliquen a los ciudadanos en forma concreta y sencilla, la verdadera situación. Dejar la ideología de lado es imprescindible, para poder verdaderamente llegar a acuerdos que […]

Director de Criteria

Diciembre 4, 2022

“Chile no está a la altura de lo que fue”. Por Cristián Valdivieso

El Presidente Boric junto a los exmandatarios Ricardo Lagos y Sebastián Piñera, entre otras personalidades, durante la inauguración de la estatua del expresidente Patricio Aylwin.

Hoy, como nunca antes en los 30 años de la transición, reina el pesimismo y en el horizonte escasean los claros. El futuro se vive con miedo y tristeza más que con esperanza y, para la mayoría de la población, en los próximos 10 años, la calidad de vida empeorará en el país.

Abogada Internacionalista

Diciembre 4, 2022

El Silala ante La Haya: cabos sin atar. Por Paz Zárate

Imagen del Río Silala, en la frontera entre Chile y Bolivia.

La Corte no se pronunció en 6 de los 8 puntos que en total las partes sometieron a su conocimiento; y en los 2 puntos en que aceptó pronunciarse, lo hizo para denegar lo que se le solicitaba. En otras palabras: la Corte no concedió a las partes nada de lo que pedían.

Ex-Ante

Diciembre 4, 2022

La negociación: disfraces, maniobras y tretas de todo tipo. Por Sergio Muñoz Riveros

Reunión de los partidos políticos en octubre en el marco de los diálogos para el nuevo proceso constituyente.

La idea de un nuevo proceso constituyente es expresión de puro voluntarismo. Fue concebida a la carrera por el gobierno para amortiguar el golpe del Rechazo, pero, como era una maniobra de emergencia, sin que hubiera reflexión sobre sus posibles efectos, terminó convirtiéndose en una trampa para los propios oficialistas.