Septiembre 16, 2022

El gabinete del Apruebo. Por Cristián Valdivieso, director de Criteria

Ex-Ante

El cambio de gabinete parecía planificado pero terminó siendo impulsivo y no sólo por el mareo en torno al puesto que terminaría ocupando el subsecretario Cataldo. Anunciado a sólo 48 horas de la derrota, la nueva configuración reflejó un escenario diseñado para una derrota de 6, 8 o quizá 10 puntos porcentuales de diferencia, pero no para una de 24 puntos como terminó siendo.


El rotundo triunfo del rechazo significó el entierro definitivo de la propuesta emanada por la Convención. También una doble derrota para un gobierno en campaña, jugado por entero por el apruebo. Doble por los números en sí, pero también por la magnitud de la diferencia en favor del rechazo.

Así las cosas, a pocas horas de conocerse el resultado, y cuando el gobierno ya había dado la instrucción de guardar la escenografía preparada para el festejo de una victoria improbable, salió el Presidente Boric a anunciar que “los próximos desafíos requerirán cambios en nuestros equipos de Gobierno”.

Paradójicamente, un cambio de gabinete que parecía planificado pero que terminó siendo impulsivo y no sólo por el mareo en torno al puesto que terminaría ocupando el subsecretario Cataldo. Anunciado a sólo 48 horas de la derrota, la nueva configuración reflejó un escenario diseñado para una derrota de 6, 8 o quizá 10 puntos porcentuales de diferencia, pero no para una de 24 puntos como terminó siendo.

Un reordenamiento ministerial que se quedó corto a la luz del resultado del domingo 4, pues no pasó de mover el eje del poder desde Apruebo Dignidad al Socialismo democrático dentro de la misma coalición de gobierno.

Un nuevo diseño que busca subsanar temas específicos de gestión, que aparecían como urgentes y necesarios de resolver, independientemente a la decisión plebiscitaria pero que, sin embargo, no se hace cargo del contundente mensaje que chilenos y chilenas mandaron al gobierno el pasado 4 de septiembre: el programa de gobierno articulado principalmente en torno al cambio constitucional, es decir, el relato que el mandatario propuso a la ciudadanía, ha sido defenestrado en las urnas.

Visto así, el nuevo gabinete reordena las fuerzas internas de cara a mejorar la articulación parlamentaria y una gestión deficiente, pero desde ninguna perspectiva instala un nuevo relato que redibuje una propuesta de contrato social o, si se quiere, otra oferta de valor del gobierno hacia una ciudadanía que le puso un parelé electoral a sólo seis meses de iniciado el mandato.

De hecho, la magnitud de la derrota ha mostrado ya a un Presidente débil, que no ha logrado instalarse como un actor relevante frente a la continuidad del proceso constitucional y es difícil imaginar si tendrá fuerza para llevar adelante su agenda de reformas.

Más que un segundo tiempo, el gobierno tiene que empezar de cero y el nuevo gabinete sigue siendo el gabinete del apruebo, del 38% y, posiblemente, a la baja. Un gabinete de la derrota que no instala un antes y un después, que no pone un dique de contención a la posibilidad de transformar el 62% del rechazo en oposición dura al gobierno, descapitalizándolo social y políticamente.

Un contexto complejo para el gobierno que difícilmente se resolverá con un gabinete del apruebo y que me recordó un reciente estudio realizado por Tenemos que hablar de Chile (TQHDC), “reflexiones de una ciudadanía constituyente”. El reporte habla de las amplias expectativas ciudadanas por relatos que apunten a acuerdos, por una política menos partisana y conectada con la voluntad política para encontrar los puntos donde convergemos en detrimento de la divergencia.

Pero esta voluntad política no tiene que ver solo con la idea de “atreverse a hacer los cambios”, sino también y de manera principal, con la capacidad de producir acuerdos que generen cambios estabilizadores de la vida. Es decir, una voluntad de hacer política, más allá de las ideas o intereses partidistas.

Visto lo expuesto por TQHDC, la lógica (no necesariamente la política) indica que la nueva redistribución del poder hecha por el gobierno será tan insuficiente que a corto andar requerirá un acercamiento hacia el centro para ampliar sus bases de sustentación y gobernabilidad. Una aproximación al centro que incluso pueda incorporar referentes del rechazo para salir del rincón al que, en los hechos, quedó atrapado tras los resultados del plebiscito.

Si el oficialismo quiere apostar por una verdadera transformación narrativa que dé pruebas de su voluntad política por alcanzar grandes acuerdos, dejando de lado los intereses partisanos y abocándose a la búsqueda de un horizonte común, tendrá que apostar inexorablemente por un gabinete de unidad, claramente más transversal al actual.

Hoy, la dinámica política hace sonar como de una total ingenuidad la idea de un gobierno de unidad. De seguro suena tan ingenuo como en su momento sonaba la necesidad de abrirse a una tercera vía para asegurar la continuidad del proceso constituyente. Porque claro, ironías del destino, quién podía imaginar en ese entonces un posible un triunfo del rechazo.

Publicaciones relacionadas

Abogada y académica.

Mayo 23, 2024

Cuenta pública: Los riesgos de la condescendencia. Por Natalia González

Crédito: Agencia Uno.

La condescendencia podría terminar obviando el eventual oportunismo del giro presidencial, además de que le permitiría hoy y mañana culpar al empedrado por lo que no ha podido realizar, sin asumir mayor responsabilidad lo que es un flaco favor para todos. Ello, además de conducirnos a una posible corrección política, siempre vacía, que lejos de […]

Economista y académico de la Escuela de Negocios de la UAI

Mayo 23, 2024

Es el mercado de capitales, estúpido (y te lo dije). Por Pablo Correa

¿Quién va a financiar la inversión para enfrentar las necesidades hídricas dado el cambio climático? ¿de dónde vendrán los balances para que existan Fintech que le compitan a la banca? ¿De dónde vendrá el capital de riesgo para la industria de la biotecnología agroalimenticia?

Kast en España: Las banderas rojas de la democracia. Por Cristóbal Bellolio

A Kast no le interesa mostrar generosidad ni grandeza de espíritu. No es Piñera ni menos Fiú. Su negocio es otro: polarizar afectivamente la conversación para rentabilizar el clima adverso que experimenta el gobierno. Esa fue la receta con la que accedieron al poder Donald Trump, Jair Bolsonaro, y recientemente Javier Milei: a punta de […]

Director ejecutivo del Consejo de Políticas de Infraestructura (CPI)

Mayo 22, 2024

Estimulantes perspectivas sobre las concesiones. Por Carlos Cruz

Aunque hasta no hace mucho tiempo existían temores sobre el futuro de esta industria, estos deberían haber quedado absolutamente disipados debido a los positivos resultados que ha tenido la Alianza Público-Privada al llevar adelante proyectos de inversión de impacto ciudadano significativo y que generan capacidades habilitantes en los territorios.

Ex-Ante

Mayo 20, 2024

¿En qué estará pensando Gabriel durante sus caminatas en Cerro Castillo? Por Ricardo Brodsky

Crédito: Agencia Uno.

El Presidente de la República encaminará el 1º de junio sus pasos hacia la sede del Congreso Nacional para ofrecer al país un difícil discurso en que deberá optar por reivindicar viejas promesas improbables (dar la batalla cultural en palabras de su delfín Gonzalo Winter) o reencauzar con pragmatismo la gestión gubernamental hacia logros posibles, […]