Noviembre 20, 2022

El costo del payaseo parlamentario. Por Cristián Valdivieso

Director de Criteria

Pasado el terremoto constitucional parece que a varios se les pasó el susto, entraron en fase de negación y olvidaron que en 2019 el Congreso estuvo a punto de ser invadido mientras las masas gritaban “que se vayan todos”.


Esta semana nos enteramos que un senador de la República no encontró mejor forma de figurar que llegar a La Moneda con guitarra al hombro y una “partitura” con 100 medidas contra la delincuencia.

Hasta ahora los stand-up habían sido una tónica característica de la Cámara Baja, con salidas como la del autoproclamado Bukele chileno quien luego de ponerse una placa de Sheriff anunció ser “comisario contra lacras asquerosas”, o más recientemente, la de un legislador que en medio de la discusión presupuestaria señaló que lo mejor sería acabar con los gastos reservados del Presidente por ser soltero, no tener hijos y andar en bicicleta.

Podríamos seguir enumerando y entrar en las actitudes crueles y sediciosas que caracterizan a un diputado del sector oriente, o en comentar si el diputado por Aysén acostumbra llegar al hemiciclo con hálito alcohólico u olor a pueblo, pero para qué.

El punto es que a comedias poco graciosas ya nos habíamos acostumbrado con los honorables diputados, pero parece ser que la necesidad de pintar el mono ahora ha escalado a la Cámara Alta terminando con una suerte de inmunización al populismo exhibicionista que había caracterizado al Senado.

En los últimos días, al desafinado guitarreo del senador Chahuán se sumó el de la senadora Rincón que también usó la creatividad esta vez para editar una gráfica de la encuesta Cadem y publicarla con ella en la pole position de los políticos con mayor aceptación cuando la verdad era que sin edición ocupaba la medianía de la tabla.

El tema no sería relevante si sólo fueran casos individuales y puntuales, pero cuando las capturas de pantallas y la política del espectáculo se transforman sistemáticamente en el centro más visible de la gestión de los legisladores, la pregunta que todo político debiese hacerse es cómo interpretará la ciudadanía estos despliegues recurrentes.

Imaginémonos por un momento la experiencia objetiva y subjetiva de una mayoría ciudadana apremiada por el alza en el costo de vida, con dificultades para llegar a fin de mes y un horizonte recesivo para 2023, con menos empleo y más agobio económico. Una sociedad además muy estresada por el temor suscitado por las distintas manifestaciones de violencia que asolan al país y que han llevado a subir los índices de temor a lo más alto de lo jamás registrado según la última encuesta de Paz Ciudadana.

Qué más que frustración y rabia ocurrirá en el imaginario colectivo ahora que, además de todo lo anterior, debe ser testigo de una clase política auto referente, circense e incapaz de empatizar con el agobio colectivo más que para manipularlo en beneficio de sus propios intereses. Y todo esto con el patrocinio de ciudadanos de todos los sectores sociales que pagan IVA para recibir como cambio un show diario de poca monta.

Hace sólo tres años la crisis de legitimidad de la clase política cobró rostro de estallido social dejando al parlamento sin más opción que llamar a elecciones y ceder el poder constituyente a la ciudadanía. Como estaban absolutamente desacreditados para liderar el proceso de cambio constitucional se vieron compelidos a entregar el poder para salvar su propio pellejo, no sólo, como suelen decir, el del Presidente Piñera.

Pero claro, pasado el terremoto constitucional parece que a varios se les pasó el susto, entraron en fase de negación y olvidaron que en 2019 el Congreso estuvo a punto de ser invadido mientras las masas gritaban “que se vayan todos”.

Pero los porfiados hechos siguen confirmando lo evidente. En febrero de este año, en una encuesta realizada por Criteria, un 21% de los consultados consideró muy positiva la idea de “un líder capaz de cambiar las reglas del juego para hacer lo que crea necesario en el país sin tener que contar con la aprobación de otras instancias como el Congreso”. A sólo ocho meses, en octubre de este año, frente a la misma pregunta, hoy es un 41% (sí, el doble) de las personas la que valida una respuesta autoritaria que implique saltarse al Congreso. El 59% restante, en su mayoría, no lo tiene claro y sólo una minoría defiende la potestad del Parlamento.

Cómo no, si de tantas payasadas terminaron por perder todo el crédito ciudadano y, lo más humillante, el respeto por ellos mismos.

Seguir leyendo columnas de Ex-Ante aquí.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Noviembre 28, 2022

¿Cómo vamos a conmemorar los 50 años? Por Ricardo Brodsky

Crédito: Agencia Uno.

El gobierno y los partidos oficialistas tienen el sartén por el mango. De sus iniciativas dependerá que los 50 años sirvan para extraer lecciones del pasado o para retrotraernos a las divisiones de entonces. Más allá del derecho incuestionable de las víctimas a decir su verdad y del deber de la sociedad chilena de escucharlas […]

Mario Gálvez y Waldo Díaz

Noviembre 28, 2022

Paro de camioneros: La trama que tiene a Boric ante el dilema de endurecer más la mano

El Presidente se reunió esta mañana con los ministros del comité político. Crédito: Agencia Uno.

Este lunes, tras un oneroso acuerdo del gobierno para bajar la movilización de la Confederación Nacional de Transporte de Cargas y otros gremios, las carreteras de 11 regiones del país aparecieron tomadas y 1.107 camiones siguen generando estragos, pese a que solo quedan 2 gremios en paro. El tema se abordó en el comité político […]

Marcelo Soto

Noviembre 28, 2022

Jaime Ravinet y alcaldesa de Santiago: “No conozco una gestión más desastrosa, se las ha arreglado para hundir el centro”

Jaime Ravinet fue alcalde de Santiago entre 1990 y 2000, en cuya gestión combatió el comercio ambulante. Tiene una mala evaluación de lo realizado hasta ahora por Irací Hassler (PC). Dice que lo sucedido en Plaza de Armas el fin de semana, cuando carabineros fueron atacados por vendedores ilegales, “es una vergüenza”.

La nueva apuesta de Llaitul por una huelga de hambre, fórmula con la que presionó a Piñera para recalificar querellas por ley antiterrorista

El vocero de la CAM, Héctor Llaitul, junto a comuneros, el miércoles 18 de mayo afuera de la cárcel de Temuco. Foto: Héctor Andrade / Agencia Uno.

El cofundador de la CAM anunció este domingo que él y otros integrantes del grupo iniciaron una huelga de hambre —en la que sólo tomarán agua— para presionar por el traslado de su hijo de 19 años y otros a un módulo de comuneros de la cárcel de Temuco. La medida ya había sido utilizada […]

David Tralma

Noviembre 28, 2022

[Confidencial] Ministra Vallejo rechaza reunión solicitada por lobby a diputado oficialista

El diputado Jaime Araya, independiente por cupo PPD, publicó el rechazo a su solicitud de reunión con la vocera del Gobierno del Presidente Gabriel Boric. “Es increíble que la rechace, no logro entender si tiene alma de burócrata o es arrogante, su discurso en el cónclave fueron palabras vacías”, señaló. Por su parte, desde la […]