Septiembre 14, 2022

El costo de la desmesura. Por Ricardo Brodsky

Ex-Ante

Sorprende la dificultad del gobierno y sus coaliciones para encajar la derrota electoral del 4-S. Por momentos parece que quieren pasar página lo antes posible y no asumir la necesidad ni de una lectura autocrítica ni las consecuencias políticas de un desastre electoral de tal tamaño, quizás la mayor derrota electoral y política de la historia de la izquierda chilena.


Si estuviéramos en un sistema semi presidencial, como muchos han propuesto, el gobierno se vería obligado a cohabitar con la oposición y si el régimen fuera parlamentario, estaríamos eligiendo otro gobierno. El presidencialismo permite sobrevivir a las derrotas, pero no impide sus consecuencias políticas.

Me encuentro entre los que piensan que se trata de la quizás mayor derrota electoral y política que ha tenido la izquierda chilena en su larga historia. Teniendo todas las condiciones a su favor: una derecha dividida y disminuida electoralmente, un gobierno de una nueva izquierda recientemente electo y una mayoría inapelable en la convención constitucional, evidenció la radical incapacidad de la “nueva izquierda” para ir más allá de un collage de identidades y dar a luz un pacto social que hiciera sentido a las mayorías del país, arriesgando, como de hecho ocurrió, una derrota rotunda que se manifestó incluso en comunas y sectores que eran tradicionalmente sus bastiones electorales.

Derrotas de esta profundidad deberían desatar en la novel izquierda procesos de reflexión y autocrítica de gran calibre. La reacción espontánea de culpar al empedrado -la prensa, los empresarios, las mentiras, los payaseos- no tiene más vuelo que reflejar la sorpresa y la frustración de quienes -cual iluminados- se sentían representantes de la verdad.

Una reflexión más profunda y un debate en serio permitirían desde luego corregir la soberbia y la arrogancia, la desmesura de una generación engreída, para revisar la necesidad de no sólo “hacer gestos” a la izquierda tradicional, sino de aprender algo de sus menospreciados valores, de los vilipendiados 20 años ininterrumpidos de gobierno, de su historia larga de aciertos y fracasos.

Enfrentados a un segunda fase del proceso constitucional, es importante asumir una realidad fáctica del tamaño de una catedral: no se puede separar el texto de sus autores. Chile espera un proceso marcado por mayor sobriedad y seriedad.

El diálogo político en el parlamento debería dejar impresa esa actitud vital, las negociaciones requieren discreción para llegar a puerto y el destino de ellas debe asegurar un resultado tanto impecablemente democrático como la calidad de la nueva propuesta constitucional.

Una máxima de cualquier negociación es que ésta no se termina ni se anuncia hasta que esté todo acordado. Chile no se puede permitir un nuevo fracaso.

En una entrevista muy familiar y condescendiente, Fernando Atria reconoce que el Frente Amplio podría haber hecho mucho más para morigerar a los grupos más radicales en la Convención y construir un texto más cercano al sentido común del país.

No es claro si no se atrevieron a hacerlo para no correr el riesgo del veto desde el tercio que construyó el PC junto a la lista del pueblo y los escaños reservados, que habría hecho fracasar la Convención en su encargo de entregar un texto al país, o bien se dejaron arrastrar por el micro clima neo populista de excitación refundacional y el descomedido ejercicio de reinventar un país.

Pero el fracaso de la convención, como ahora sabemos, iba a venir por un lado o por el otro. Si no contenían a los grupos identitarios, el país -como lo hizo- rechazaría la propuesta; si el populismo bloqueaba la convención, estaríamos donde mismo.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Octubre 2, 2022

Las vueltas en 360 grados de Boric. Por Kenneth Bunker

Crédito: Agencia Uno.

Probablemente Boric no mejorará en el corto plazo porque se siente cómodo conviviendo en la contradicción de decir una cosa y hacer otra. En la teoría, entendió el mensaje del pueblo. En la práctica, insiste en su visión. No le importa decir A y hacer B. No siente que debe explicar su razonamiento lógico. Tampoco […]

Escritor y columnista

Septiembre 30, 2022

Perfil: Javier Macaya, el UDI piola. Por Rafael Gumucio

Crédito: Agencia Uno.

No nació con una papa en la boca. Se hizo a sí mismo en San Fernando, sexta región. Creció entre sus viñedos que fueron por muchos años parte esencial de su sustento. La soberbia y la violencia santiaguina no fue su ambiente. Creció con la sombra de los casos, los juicios, el desprestigio de entrada, […]

Ex Presidente de la Cámara de Diputados

Septiembre 30, 2022

Cuenta regresiva: Ocho advertencias sobre el nuevo proceso constitucional. Por Jorge Schaulsohn

Crédito: Agencia Uno.

El único antídoto eficaz es que el nuevo proceso constituyente no se asemeje en nada al que acaba de concluir, partiendo por el nombre del ente que deberá redactar el texto, la forma de elegir a sus integrantes y, lo más importante, los límites a su competencia.

Socio Líder de Life, Science and Healthcare (LSHC)

Septiembre 30, 2022

Salud Virtual como estrategia para reducir la Lista de Espera. Por Antonio Martínez

Como acción táctica para paliar el deterioro de la lista de espera, en Chile como en otros países se inyectaron más recursos financieros e incentivos y a inicios de 2021 se licitó la resolución de lista de espera GES y no GES con un presupuesto de casi $115.000 millones.

Socio Barreda Legal Tech

Septiembre 29, 2022

Desarrollo tecnológico y protección constitucional. Por Francisco Barreda

Si queremos que la innovación siga creciendo en Chile, es fundamental entregar garantías expresas a los inventores. La mayor de todas es consagrar el derecho a la propiedad industrial sobre estas creaciones en la Constitución que nos rija en el futuro.