Noviembre 30, 2021

El árbol de navidad de Gabriel Boric. Por Jorge Selume

Ex-Ante

El candidato FA-PC entendió que su mejor negocio era bajarse rápido del árbol, darle la mano a Ricardo Lagos y pelearse con Daniel Jadue para conquistar los votos de centro y pavimentar su camino a La Moneda. Pero si Boric resulta electo y olvida sus promesas de segunda vuelta no quedará espacio para arrepentimientos: las promesas de campaña pasan, pero los votos quedan.

Durante la segunda vuelta presidencial los candidatos enfrentan la compleja e ingeniosa tarea de ampliar el electorado sin perder su base de votantes. La ruta para llegar a La Moneda es una sola: quien conquiste más votos de centro, gana la elección. ¡Y pensar que hace pocas semanas algunos sostenían que el centro político carecía de valor!

En este nuevo escenario, Gabriel Boric optó por colgar su traje de superhéroe universitario, renunciar a la épica refundacional y reacomodar sus principios a cambio de obtener más votos, haciendo gala de la célebre frase que se le atribuye a Groucho Marx: “Estos son mis principios. Si no le gustan, tengo otros”.

Para interpretar este giro, ha procurado reforzar su equipo programático con técnicos de experiencia, a quienes ahora dice escuchar, pero a los cuales contradice públicamente, pues tanto Engel, como Repetto y Zahler, se oponen al 4to retiro que hoy “su candidato” empuja con fines electorales.

Esta conducta contradictoria no es nueva en Gabriel Boric, se da en todo orden de cosas, y se vuelve especialmente palpable en materias vinculadas con la seguridad (su talón de Aquiles), donde ahora asegura que “afrontaremos la delincuencia como una prioridad”, siendo que antes rechazó inexplicablemente en el Congreso el proyecto que indemnizaba a los locatarios que fueron vandalizados durante el estallido.

Pero todos estos acrobáticos ajustes no lograrían mover la aguja de las encuestas si no estuvieran acompañados por una narrativa que les dote de cierta coherencia y algún grado de credibilidad. Al fin y al cabo, en eso consisten las campañas políticas: en adornar la realidad. Y para ello fue necesario que Gabriel Boric se bajara del árbol y lo decorase con una serie de estrellas fugaces, que al igual que las promesas de campaña, pasan, encantan y luego desaparecen en el horizonte.

La primera de esas estrellas fue cuando el candidato magallánico recibió el respaldo del ex Presidente Lagos. De poco importa que en el pasado Boric lo haya vilipendiado y calificado como “el productor del malestar”, pues hoy opina que el apoyo del ex presidente es un “gesto valioso”. A días de la elección más importante de su vida, Boric ha resuelto cambiar su opinión respecto del rol que ejerció la centro izquierda en los últimos 30 años y nos recuerda, con nitidez, que la necesidad tiene cara de hereje.

La segunda fue cuando el candidato frenteamplista recibió el apoyo de la DC. Poco importa que anteriormente haya criticado a la falange por ser “un factor que torpedea los cambios y transformaciones” y que hoy, con menos pelo y más panza, les pida disculpas porque se dio cuenta de que “la arrogancia generacional es una mala consejera, que no hay virtud per se en la juventud”. Un gesto de ¿genuina? humildad que lo aleja de la imagen del dirigente juvenil moralista y lo acerca a la figura del estadista que algunos desean cándidamente ver en él.

La tercera, y más brillante de las estrellas fugaces, han sido las desavenencias públicas con el PC que se reactivaron con intensidad en la última semana. Cuando más moderado lució Boric fue en la primaria, justamente gracias a que el contraste con Jadue lo hacía parecer centrado. ¿Por qué perder la oportunidad de replicar la fórmula?

Como era de esperarse, en estos últimos días la “táctica de discrepancias públicas” entre líderes del PC y el equipo de Boric ha ido in crescendo, al punto que algunos – equivocadamente – pueden llegar a creer que el PC le está haciendo la cama a su candidato. Pero no, todo lo contrario; nadie ha cooperado más que los comunistas en hacer parecer moderado a Boric y pavimentarle el camino hacia La Moneda.

Así lo demuestran los resultados de los últimos sondeos: para el candidato frenteamplista no existe mejor negocio que darle la mano a Ricardo Lagos y pelearse con Daniel Jadue. Esa es la ecuación más efectiva para conquistar los votos huérfanos del centro y llegar a celebrar la navidad en el Patio de los Naranjos. Si esa noche, en medio de los festejos, Gabriel Boric olvida su palabra empeñada, no habrá espacio para arrepentimientos, pues las promesas de campaña pasan, mientras que los votos quedan.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Diciembre 8, 2022

Natalia González y acuerdo constitucional: “O queda bien diseñado o mejor no avancemos pues empujaremos al país a una desgracia social”

Este mes dejará la Subdirección de Libertad y Desarrollo, pero seguirá siendo parte del Consejo de Políticas Públicas. Sobre el Presidente Boric dice: “Me llama la atención la liviandad con la que dice, cerrémoslo, aunque sea imperfecto”. Y agrega que “el Congreso tiene el poder constituyente derivado, es un órgano legítimo, democrático y electo por […]

Marcelo Soto

Diciembre 8, 2022

Pepe Auth y diálogo constitucional: “La participación de Boric para abanderarse con una u otra posición es cuestionable”

El ex parlamentario cree que Boric hace bien en apurar un acuerdo constitucional, pero no debe identificarse con una fórmula específica. “Su legado será evaluado por dos cosas: la nueva Constitución y la reforma previsional. Y no puede fracasar en ninguna de ambas”.

Ex-Ante

Diciembre 8, 2022

Fitch mantiene la credibilidad en la política fiscal chilena, evalúa que Boric muestra “signos de moderación” y advierte sobre incertidumbre constitucional

Ministro de Hacienda, Mario Marcel. Créditos: Ministerio de Hacienda

Una de las tres mayores clasificadoras de riesgo del mundo conserva la nota ‘A-‘ para Chile, que se basa en la confianza en el manejo fiscal. Prevé que el Plebiscito para una nueva Constitución se efectuaría a inicios de 2024.

Coordinador incidencia Nuevo Trato

Diciembre 8, 2022

El presidente de la niñez. Por Alvaro Garcia Mintz

Crédito: Agencia Uno.

El presidente sabe que necesita resultados para generar un legado y que ello exige escoger las batallas que le permitan aunar voluntades políticas diversas. Transformar este gobierno en el  gobierno de la niñez permitiría armonizar las almas y agendas del ejecutivo en torno a una misión y narrativa común.

Mario Gálvez

Diciembre 8, 2022

Comisión Investigadora sobre rol del gobierno en seguridad: Críticas al rol del M. de Justicia, la ANI y Migraciones

La ministra Tohá ha concurrido a las sesiones de la comisión especial. En la foto, junto a los parlamentarios miembros (de izquierda a derecha) Flor Weisse, Joanna Pérez, Jaime Araya y Francisco Pulgar.

Entre el lunes 19 y el martes 20 de diciembre los diputados miembros de la instancia revisarán los antecedentes y redactarán el informe que contendría un diagnóstico negativo del papel que han cumplido los organismos encargados del cumplimiento del resguardo de la seguridad pública. Aumento de la delincuencia, terrorismo, inmigración ilegal y crisis penitenciaria figurarían […]