Septiembre 6, 2022

Diego Ibáñez, vocero de Convergencia Social: “Hay muchos convencionales que se congelaron en el tiempo del calor del estallido”

David Tralma

El diputado de Convergencia Social, el partido del Presidente Boric, es una carta fuerte para liderar la colectividad a partir de las elecciones internas de octubre. Sobre el cambio de gabinete, que dejó a la centroizquierda al mando de la conducción política del gobierno, afirma que “es natural que, a seis meses, se perfeccione el equipo y se enmiende el diseño original en función de la experiencia”.


¿Te imaginaste alguna vez que el Rechazo superara el 60% de los votos?

-No, en absoluto. Yo creo que hay dos lecturas que uno puede hacer desde esta vereda. Uno, que es regañar al pueblo de que no piensa como nosotros, o ser humildes y ser profundos en el análisis que nos llevó a la derrota. Yo estoy muy lejos de la primera opción. Creo que el Apruebo no terminó por construir un imaginario de otro Chile posible, que ofreciera mayor seguridad a la ciudadanía para optar por el cambio. No bastaba un catálogo de derechos sociales, sino comunicar a la ciudadanía en su propio lenguaje una filosofía distinta que les diera confianza. En ello fallamos y hay que ser muy honestos en transmitir, para poder levantarse y seguir este proceso que no ha terminado y que creemos que podremos encausar en un nuevo órgano democrático que redacte la Constitución.

-“Gracias a los chilenos por despreciar a su país”, publicó en su cuenta de Twitter la ex convencional Natividad Llanquileo tras la derrota del Apruebo, señalando que no justificaba a “las poblaciones que se creen condominio”. Otros políticos y ex convencionales también han culpado a los electores por el resultado del plebiscito. ¿Cuál es tu mirada respecto a este tema?

-Yo creo que hay un castigo a la soberbia. La fuerza moral de las ideas de quienes nos sentimos profundamente humanistas te destruye cuando hay una superioridad y una soberbia que nos hace ver como los únicos salvadores del mundo. Me da la impresión de que hay muchos convencionales que se congelaron en el tiempo del calor del estallido y no consideraron que la emotividad social es mucho más compleja, es oscilante. Eso es profundamente político. Es un déficit que no se resuelve desenmascarando noticias falsas solo con fact check.

-¿Cómo se defiende?

-Se defiende construyendo una cosmovisión compartida que sea transmitida a quienes hoy están padeciendo muchos dolores en la sociedad, que no confían en nadie del poder porque nunca se les escuchó. Creo que la Convención terminó por ser capturada por esa lógica del poder de los últimos 30 años, que no pudo resolver virtuosamente para efectos de establecer una confianza con la mayoría de la población y eso fue una derrota de las izquierdas en Chile.

¿Cuál es la autocrítica que se hizo al interior del Frente Amplio?

-Me da la impresión de que el Frente Amplio, y en general Apruebo Dignidad, no pudo establecer puentes para no cometer el error de pensar que con una victoria electoral tú podías prescindir de tu adversario. Cuando uno apuesta por transformaciones que sean duraderas en el tiempo es para que también el día de mañana tu adversario defienda los principios. Es la única manera de que se pueden relegitimar frente a la ciudadanía. Construir estos puentes -intergeneracionales, incluso-, nos costó mucho. Esa sería mi crítica.

-Ahora deberán enfrentar un nuevo proceso constituyente, ¿Cuáles son los errores que no se pueden volver a cometer?

-Creo que uno podría cometer el error de ser, en exceso, pragmático y pensar que cualquier propuesta el día de mañana va a contar con la legitimidad atendiendo a meros aspectos de forma. Me da la impresión de que hay pisos culturales como la paridad, la voz de los pueblos originarios, de la sociedad civil, que deben ser incorporados en un nuevo proceso constituyente. El mecanismo estamos abiertos a discutirlo. Pero, de otra manera, sería pensar que, por el hecho de ganar el Rechazo, la gente no está dispuesta a generar cambios profundos y me da la impresión de que es un rechazo mucho más anti política y anti élite de poder que pro estado subsidiario. Interpretarlo de otra manera creo que arriesga a romper el delgadito hilo que existe hoy entre la ciudadanía y las instituciones. En ello hay que ser muy cuidadoso para analizarlo y, por tanto, llevar adelante un proceso nuevo.

-¿Cuáles son los pisos mínimos de Convergencia Social? 

-No sé si hablar de la lógica de pisos mínimos. Necesitamos un debate amplio entre el progresismo para ver de qué manera las banderas del estado social y democrático de derecho se instalan en la nueva Carta bajo un mecanismo en donde existan elecciones, donde la gente defina quiénes quieren que redacten el nuevo texto, más allá de los matices que se puedan dar en el propio debate técnico.

Pero, creo, un plebiscito de salida es importante. El voto obligatorio llega para quedarse en el plebiscito de salida también. Es mucho más honesto afrontar el desafío de convencer a este sentido común de restringir la participación.

El Socialismo Democrático se vio fortalecido tras el cambio de fortalecido. ¿Cómo ves este giro del gobierno en su comité político?

-Yo creo que es natural que, a seis meses, se perfeccione el equipo y se enmiende el diseño original en función de la experiencia. De todas maneras, se iba a hacer de ganar Apruebo o Rechazo. Las señales son la ampliación hacia figuras con experiencia de gobierno con correlato en el Parlamento. Me parece que eso es positivo, porque el mandato de impulsar reformas estructurales sigue vigente y ello implica una mayor muñeca política de parte del comité que el Presidente ve en estas figuras. Nosotros, como Frente Amplio, salimos tajantemente a respaldar este cambio y a ponernos a disposición, como bancada parlamentaria, de los nuevos ministerios.

¿Compartes la decisión del gobierno de deponer el nombramiento de Nicolás Cataldo (PC) como subsecretario del Interior? 

-Yo no tengo ningún problema con Cataldo, no lo conozco. Me da la impresión de que hoy los mismo que reclaman sobre esa cultura de la cancelación cancelaron a una persona por un prejuicio ideológico. Creo que no es la cultura que necesitamos en una nueva etapa, pero entiendo que el Presidente también escucha a los que están en la vereda del frente y hace todo el intento por mantener un clima de diálogo y preservar esos puentes para tener mejor gobernanza también en el Congreso (…) Nosotros siempre vamos a respaldar al Presidente en este tipo de decisiones.

-¿Te gustaría ser presidente de Convergencia Social?

Creo que todos debemos estar disponibles para todos los desafíos que se nos encomienden colectivamente.

Estoy recién saliendo de este proceso tortuoso de muchas elecciones y lo que hemos señalado en otras ocasiones es que la Convergencia (Social) necesita un proyecto que unifique su estrategia y que dé mayor peso político en la contingencia. Que haga madurar a una militancia que es muy nueva, que no tiene otras experiencias políticas previas y que se constituya como un pilar en el nuevo ciclo político que emerge. Tenemos un equipo de trabajo bien amplio y en algún momento las distintas fuerzas que componen la Convergencia van a inscribir sus listas y vamos a esperar ese momento para hacer cualquier tipo de declaración al respecto.

Publicaciones relacionadas

Marcelo Soto

Octubre 2, 2022

Lucy Oporto a tres años del 18-O: “La escalada de la violencia continúa, así como la vigencia del lumpenconsumismo”

La ensayista porteña Lucy Oporto se ha transformado en una de las voces más lúcidas para analizar el estallido social, a partir del 18 de octubre de 2019. Acuñó el término “lumpenconsumismo” para categorizar a saqueadores y miembros de la primera línea. “Fue una acción planificada y no espontánea, que luego continuó como conducta imitativa […]

Director de Estudios Sociales y Políticas de Azerta

Octubre 2, 2022

Rediseño de Boric: ¿Lagos o Bachelet? Por Camilo Feres

Crédito: Agencia Uno.

En estas últimas semanas, Gabriel Boric parece estar pivotando entre dos modelos. Pero pasan los días y el cambio de rumbo parece cada vez más una delegación a regañadientes y menos un derrotero liderado por el propio mandatario. Como si las herederas de Bachelet y Lagos hubieran llegado a cargar el muerto liberando al mandatario […]

Director de Criteria

Octubre 2, 2022

El titubeo de Chile Vamos. Por Cristián Valdivieso

Si Chile Vamos titubea respecto a sus compromisos y convicciones, aunque apele al gato para sacar las castañas, terminará desacreditado y, como si fuera poco, indiferenciado de la derecha alternativa criolla representada por “patriotas y republicanos”.

Ex-Ante

Octubre 2, 2022

Las vueltas en 360 grados de Boric. Por Kenneth Bunker

Crédito: Agencia Uno.

Probablemente Boric no mejorará en el corto plazo porque se siente cómodo conviviendo en la contradicción de decir una cosa y hacer otra. En la teoría, entendió el mensaje del pueblo. En la práctica, insiste en su visión. No le importa decir A y hacer B. No siente que debe explicar su razonamiento lógico. Tampoco […]

Nelly Yáñez

Octubre 2, 2022

Natalia Piergentili, presidenta del PPD, en semana clave constitucional: “Si bien hay distancias con Chile Vamos, no son insalvables”

Natalia Piergentili (44), administradora pública, exsubsecretaria de Economía en la segunda administración Bachelet y presidenta del PPD desde 2021, forma parte del grupo de los ocho integrantes del oficialismo, la DC y Chile Vamos que esta semana entregará una propuesta consensual de bases constitucionales para una nueva Carta Magna. A casi un mes del plebiscito, […]