Diego Ibáñez: Peter Pan. Por Rafael Gumucio

Escritor y columnista
Imagen: Agencia Uno.

En la votación de la reforma de pensiones de este miércoles, el diputado Diego Ibáñez (CS, partido de Boric) dejó perplejos e indignados a los propios parlamentarios y ministros del gobierno con una inesperada diatriba en contra de la senadora Ximena Rincón, líder de Demócratas. La razón: en el oficialismo habían gastado mucha energía con la bancada de diputados de ese partido para convencerlos a votar a favor de la idea de legislar. La intervención de Ibáñez, que llevó agua al molino de sus adversarios, fue interpretada como otro gesto infantil que termina perjudicando al gobierno y se suma a otros de su carrera. A continuación el perfil de Ibáñez escrito por Rafael Gumucio en abril del año pasado pero que pareciera haber sido elaborado este miércoles.


Una adivinanza: Nació en Punta Arenas, es joven, de barba de tres días profesionalmente recortada. El pelo corto castaño oscuro, como peinado por la mamá, ojos profundos, sonrisa fácil, mentón recto. ¿Más pistas? Estudiante de Derecho, provinciano, militante de Convergencia Social. No, no es el Presidente, sino que es justo uno de sus peores dolores de cabeza.

Es Diego Ibáñez el presidente de su partido, el supuesto amigo con que comían palos de ajo en los cerros de Valparaíso, que no dudó, sin embargo, en encabezar una minúscula marcha frente al Congreso para protestar contra la ley que su gobierno estaba, con esfuerzo maratónico, tratando de promulgar.

Una ley que conecta con una urgencia que, después de la muerte de otro carabinero que no hacía otra cosa que serlo, nadie podría negar. Una ley, por cierto, muy perfectible, pero que ningún gobierno que quiere entender a su pueblo, podría negarse a promulgar, entre otras cosas porque si no lo hace él, lo harán los que no tendrán la delicadeza de acotarla, contextualizarla, apegarla a los derechos y deber de la justicia y los Derechos Humanos. Y claro el populismo penal es casi siempre un error, pero es casi siempre una respuesta al elitismo impune que sabe que nunca le saldrá un hijo, un amigo o hermano carabinero.

Diego Ibáñez, diputado por Valparaíso, no lo sería sin Boric, a quien se parece en todo menos en lo esencial. Ibáñez, por ejemplo, volvió al vegetarianismo que el Presidente nunca intentó. Un detalle que parece sin importancia pero que se conecta con otro más transcendente: Ibáñez llego a Convergencia Social, el partido del Presidente, desde el movimiento libertario y no desde el autonomismo del que viene el Presidente.

Si el autonomismo es un socialismo que no quiere decir su nombre, el movimiento libertario es un anarquismo que tampoco quiere declararse completamente como tal. Si los autonomistas son hijos díscolos de la Concertación, los libertarios son solo un subproducto de la adolescencia más o menos privilegiada de la que Ibáñez es ahora la cara más visible.

Hijo de marino, Ibáñez ha estado, desde primero medio, del buen lado de todo. En la “Revolución Pingüina”, la universitaria, en contra de las termoeléctricas, la compra de dunas en Con Con y las brigadas de salvataje en el incendio en Valparaíso.

Comprende entonces la política como el hermano mayor del “activismo”, esa detestable palabra que es justo el antónimo de la palabra militancia. Porque militar es ser parte de un grupo, de un movimiento en que no actúa ni piensa solo, sino que obedece a un plan definido entre todos. Un plan que tiene intransanbles objetivos y conjeturales necesidades, medidas a corto, largo y mediano plazo. Todas cosas que no se le debería estar enseñándole a un diputado y presidente del partido del Presidente, pero que Diego Ibáñez, se empeña en no saber.

No hay, en su negativa a hacer lo que sus compañeros de partido en el gobierno le rogaron en todos los tonos que hiciera, nada de maldad. Diego Ibáñez se permite dejar en ridículo a su Presidente porque no cree que pueda, por eso, recibir algún castigo. O porque hay un castigo peor que cualquier otro para él: no recibir puras sonrisas y palmotazos en la espalda en el próximo recital en los cerros al que asista o el próximo malón y festival de ensalada donde lo inviten.

Ibáñez no parece comprender que la grandeza está justamente en gobernar para el país y no para los amigos. Es eso que intentó infructuosamente explicarle su compañera de partido, la ministra de la Mujer Antonia Orellana. Nadie como ella tiene que perder con esta ley que contradice la mayoría de las consignas de su “colectivo”. Pero, consciente que el país es más grande que este colectivo, ha preferido pagar el costo del abucheo de los propios y seguir haciendo, a pesar de éste, su deber. Claro que para eso hay que saber dónde está tu deber.

Los 50 años del golpe militar recordaron fatalmente cómo la UP perdió muchas de las fuerzas que necesitaba para sobrevivir en el narcisismo de las pequeñas diferencias. Pero, para ser justo, hay que recordar que los “Mayonesos” o los Enríquez de entonces tenían realmente un modelo de sociedad distinto que defender. un modelo por el que pagaron el costo y les hizo pensar de una manera radical y productiva en el límite de su acción.

No es el caso del diputado Ibáñez, cuyo pensamiento es meramente reactivo, e intrínsecamente fotogénico. Ecofeminista, socialista, libertario, democrático, Ibáñez es apenas un Boric que no quiere ser Boric. O más bien es un Boric que quiere ser más Boric que el propio Boric. Es un Boric que se ve mejor que Boric porque no ha sufrido aún los golpes de realidad que el Presidente encaja a diario.

Peter Pan cualquiera, Diego Ibáñez es un Boric que no quiere crecer y prefiere vivir en el país de Nunca Jamás. Un diputado que abandona la sala cuando su gobierno vive un momento trascendental, para sacarse foto para sus Instagram en una marcha de estudiantes contra la ley. Es eso, ante todo, una historia de Instagram que se mira, se aplaude, se reprueba y se olvida.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Mayo 23, 2024

Perfil: Víctor Orellana, subsecretario de Educación Superior y principal impulsor de la condonación del CAE

El subsecretario de Educación Superior, militante de Comunes, ha sido el principal impulsor del proyecto de fin al CAE al interior del gobierno y abierto partidario de la condonación de la deuda. Considerado uno de los ideólogos del Frente Amplio y figura respetada por Boric como ex dirigente estudiantil, desde que llegó al gobierno en […]

Marcelo Soto

Mayo 23, 2024

Adiós a un influyente del arte chileno. La entrevista final de Guillermo Núñez: “Es una lata la muerte, tener que terminar”

Pieza fundamental del arte chileno de las últimas siete décadas, Guillermo Núñez murió este jueves a los 94 años. Fue director del Museo de Arte Contemporáneo entre 1970 y 1971 y ganó el Premio Nacional de Arte en 2007; cerró su larga trayectoria con una muestra en 2023 junto a sus hijos Pedro y Pablo […]

Marcelo Soto

Mayo 23, 2024

Crónica: La movilización en la U. de Chile contra Israel por dentro (y por qué la rectora se quedó a dormir en la universidad)

La rectora Rosa Devés decidió quedarse a dormir en la Casa Central de la U. de Chile el 15 de junio tras observar los violentos incidentes entre jóvenes que apoyan la causa palestina con personas que querían escuchar a la vice primera ministra de Ucrania Yulia Svyrydenko. Agredieron a cuatro funcionarios, dicen fuentes de la […]

Abogada y académica.

Mayo 23, 2024

Cuenta pública: Los riesgos de la condescendencia. Por Natalia González

Crédito: Agencia Uno.

La condescendencia podría terminar obviando el eventual oportunismo del giro presidencial, además de que le permitiría hoy y mañana culpar al empedrado por lo que no ha podido realizar, sin asumir mayor responsabilidad lo que es un flaco favor para todos. Ello, además de conducirnos a una posible corrección política, siempre vacía, que lejos de […]

Economista y académico de la Escuela de Negocios de la UAI

Mayo 23, 2024

Es el mercado de capitales, estúpido (y te lo dije). Por Pablo Correa

¿Quién va a financiar la inversión para enfrentar las necesidades hídricas dado el cambio climático? ¿de dónde vendrán los balances para que existan Fintech que le compitan a la banca? ¿De dónde vendrá el capital de riesgo para la industria de la biotecnología agroalimenticia?