De Gregorio y debate sobre cuarto retiro: “No hay liderazgos políticos, lo único que se está viendo son las próximas elecciones”

Alex von Baer
José De Gregorio, decano de Economía U. de Chile, expresidente del Banco Central y exministro de Economía. Foto: Cedida

El expresidente del Banco Central y exministro José De Gregorio (DC) estuvo presente en la sesión de la comisión de la Cámara que aprobó legislar el 4to retiro y vio los calificativos que recibió el actual presidente del BC Mario Marcel (pro PS) cuando advirtió los efectos inflacionarios del proyecto, 24 horas después de que el ente emisor subió la tasa de interés para contener las consecuencias de anteriores giros. “Parece que los parlamentarios no escuchan (…) No es el colapso, pero sí un costo más”, explica, indicando que se trata de daños acumulativos a la economía, que afectan a los más vulnerables. Eso sí, hace una autocrítica respecto de la responsabilidad de los tecnócratas en que políticos ya no consideren sus opiniones, al haber anticipado el “fin del mundo” con el primer retiro.

—¿Cómo vio el debate que gatilló el alza de la tasa de interés de 0,75% a 1,75% que determinó el Banco Central (BC)? En la oposición acusaron una “medida de presión” para frenar el trámite del cuarto retiro.
—No es así. La proyección del BC no contempla el cuarto retiro, y el alza de tasa no la hizo porque viniera o no: lo hizo por las perspectivas inflacionarias debido al alto crecimiento de la demanda que está habiendo en Chile. Y otra cosa: hay un problema de inflación en el mundo entero, los bancos centrales están empezando de a poco a subir tasas para que no se perpetúe. Sin embargo, el caso de Chile es especial porque, además, tiene un impulso de demanda que hace prever inflación más alta en lo que viene, cerca de 6% a fin de año. Para contener eso, tiene que subir la tasa. Leí algunas declaraciones como la que menciona, no las considero relevantes. En la comisión, en la que estuve invitado, escuché muy buenos comentarios a la labor y opinión del Banco Central. Lamentablemente, aún así, la gente toma otras decisiones (al votar).

—No todos fueron en ese tono. El diputado Leonardo Soto (PS) acusó que Marcel había indicado los retiros como única causa de la inflación. “¡Somos tontos hasta las 12! La inflación es importada”, le dijo. Y hubo varios parlamentarios desestimando las advertencias técnicas de Marcel y los otros economistas.
—El problema de fondo, que a mí me amargó de mi participación ayer es que parece que (los parlamentarios) no escuchan. Eso deja algo amargo, porque uno trabaja en una presentación, en mi caso o el BC. A mí me da lo mismo discutir y que la gente esté en desacuerdo, pero uno escuchaba comentarios que no se derivan lógicamente de quién lo ha dicho. Imagínate: el Banco Central hizo un caso bastante importante de lo regresivo que es el cuarto retiro, porque retiran solo los que tienen, los que tienen son los de más ingresos porque los de menores ingresos se les acabó, ¡y algunos justificaban el cuarto retiro basados en que aún existen ollas comunes!

—Juan Luis Castro (PS) se escudó en que el BC debe ocuparse solo de asuntos macroeconómicos y no microeconómicos, y René Saffirio decía que no correspondía negar el retiro a los trabajadores porque haya efectos macroeconómicos, aún cuando estos inciden en las familias. ¿Tiene algo de lógica?
—No me voy a hacer cargo de comentarios generales. Obviamente, el BC y sus políticas tienen un impacto agregado, y es tremendamente importante lo que haga para las personas. Lo que a mí me queda claro con esas opiniones desde el poder político, bastante excepcionales y menores, es lo importante que es tener un BC autónomo y separado del ciclo político.

—Incluso dirigentes de izquierda acusaban que el BC buscaba, con la subida de tasas, provocar a la ciudadanía: Juan Andrés Lagos (PC) dijo: “No tienen idea de economía a escala humana, solo creen en el capital especulativo. Son una lacra”.
—Ese comentario ni siquiera merece una respuesta, de las expresiones más irrespetuosas que he escuchado de alguien que no sabe del tema. La inflación afecta a todos, pero obviamente más a quienes tienen una canasta más intensiva en consumo, o sea quienes ahorran menos y tienen mucho más de su plata en billetes, que pierden valor. Es regresiva: la gente de más ingresos puede tener sus ahorros en UF, anda con menos dinero en el bolsillo, tiene más posibilidades de arbitrar los precios.

—El BC también hizo ver que, a raíz de los retiros y el IFE, la acumulación de liquidez en los hogares durante la pandemia ha sido 6 veces más que la caída de ingresos. Pero los diputados argumentaron de vuelta que aún se requieren ayudas, ¿lo considera así?
—Hay un cálculo bastante más simple, rápido, tomando datos de Casen, cuentas fiscales y nacionales: producto del IFE, el ingreso del 90% de la población de menores ingresos (los elegibles de IFE), estaría creciendo en 10%. Es inusualmente elevado. El año pasado era justificable la universalidad, porque estábamos en una crisis mayor, pero hay que ver cuáles son los problemas hoy, y no hacer una cosa con el grado de populismo y universalidad que representa el cuarto retiro. Cuando uno escuchaba los discursos, sí: son discursos políticos, pero totalmente en otro mundo, ¡como si hoy estuviésemos todos infectados en cuarentena! Es un discurso de un año atrás, no para hoy, pero conseguirá votos.

—¿Siente que se buscaron excusas para aprobar el retiro, más que pensar en los efectos?
—Es que hay que entender una cosa: el retiro es popular, porque las cotizaciones previsionales son una obligación, pero le dices “Te voy a liberar de la obligación” y, populistamente, le dices “voy a crear un sistema en el que, a pesar de todo lo que retiras, tendrás mejores pensiones”. Eso, ningún economista razonable podría afirmarlo, pero por eso es popular: la gente dice “saco mi plata, total el Estado después igual se va a encargar de que mi pensión sea lo mismo o incluso mejor”, pero en ese caso, quedará menos plata para otras cosas. Lo que ocurre es que estamos en un problema país: no hay liderazgos políticos, lo único que se está viendo son las próximas elecciones. Normalmente cuando hay elecciones prima eso, pero ahora no hay nadie que se pueda parar y decir: “Esto está mal, hay que rechazar el cuarto retiro”. Si alguien de centro izquierda para la izquierda lo rechaza, la fila de bots pone en riesgo su reelección.

—¿Y cuán grave puede terminar siendo esta vez que los parlamentarios no consideren los argumentos del BC, que apuntan a una inflación de al menos 5,7% y que aumentaría con más retiros? ¿Cuánto más grave que con los retiros 1, 2 y 3 sería el cuadro ahora?
—Se acumulan, no me atrevería a decir…hay que separar los efectos inflacionarios de los efectos financieros y de largo plazo sobre la economía. Si hemos sacado recursos que se invierten en letras hipotecarias, que dan retornos, que permiten que haya mucho más recursos, una cosa como básica que enseñamos en economía: el ahorro también va de la mano de la inversión, si no queremos depender de financiamiento externo. Pero estamos socavando nuestra base de ahorro.

“Hay un menosprecio de la política por la técnica, a veces por culpa de algunos técnicos que cuentan historias de terror y colapso”

—Usted decía que le frustra que los parlamentarios no los escuchen, por populismo o falta de liderazgos, ¿se ha verificado de frentón un divorcio de la política con la técnica?
—Un menosprecio sí, muchas veces por culpabilidad de algunos técnicos; por ejemplo los que anunciaban el colapso y el fin del mundo con el primer retiro de las AFP, lo que obviamente desprestigia a la técnica. El gran problema, y hay que ser autocrítico, es que muchas veces desde la técnica se empiezan a contar historias de terror y de colapso, ¡y nunca ocurren! Y no van a ocurrir, aunque sí el daño va quedando de a poco: en Chile las tasas largas están subiendo, la gente va a pagar más por sus créditos hipotecarios, y parte de eso se explica por los retiros. No es el colapso, pero es un costo más: en particular, un costo para jóvenes que están tratando de comprar una casa, y gente de menores ingresos.

—Justamente algunos analistas decían que el BC es el “último bastión de la tecnocracia” que quedaba en pie, pero ayer fue severamente cuestionado por sectores de izquierda.
—Sigue teniendo respeto transversal, son casos excepcionales.

—¿Incluso cuando un parlamentario le indica “¡Somos tontos hasta las 12!” para rebatir argumentos económicos del organismo mandatado a controlar la inflación, y no es reprendido por el presidente de la comisión?
—Sí, pero son comentarios menores. Es bien fácil hablar…ayer escuchaba comentarios que me hubiera gustado levantar la mano y haberles explicado por qué estaban profundamente equivocados, o esa prepotencia de “tontos hasta no se qué hora”. No corresponde, es para la galería. Pero con las manifestaciones equivocadas de varios políticos, lo que se hizo fue fortalecer la convicción de que el BC tiene que ser independiente.

—Usted menciona la autocrítica de parte de los técnicos, la que usted ya había efectuado antes, a propósito de que en el primer retiro ya habían advertido severos efectos económicos que no fueron tales. ¿Hace alguna autocrítica personal también, dado que usted también manifestó reparos al primer retiro?
—No recuerdo mis conversaciones, pero nunca se me pasó por la mente decir que podía haber una crisis financiera, porque cualquier persona que sepa un poco de finanzas y macroeconomía sabe que no iba a haber tal crisis. En general, hay 2 autocríticas importantes: la primera es disfrazar de técnicos argumentos político-ideológicos. Cuando aparecen diciendo “No, es que la literatura dice esto”, solo para apoyar su ideología”. Y la otra es sembrar campañas del terror, exagerar los efectos, que en economía son moderados: es difícil hablar de catástrofes, pero los daños se van acumulando de a poco, y eso es lo grave. Tú me dices “retira 10%”, y te digo “ok, se podría haber justificado y haberlo hecho de buena manera, cobrando impuestos”. ¿Pero me dices “retira 20%, 30%, 40%” y vamos sumando? Ese es el problema grave. Solo con el IFE tenemos un aumento fuerte de ingresos, y quienes van a retirar van a ser quienes tienen más. No se entiende.


Publicaciones relacionadas

Ex-ante

Julio 3, 2022

La Convención chocó con un país que no se dejará refundar. Por Sergio Muñoz Riveros

En muchas partes, el afán voluntarista de imponer un determinado rumbo a la sociedad ha terminado provocando efectos contrarios a los buscados. Es parte de la traumática historia de la izquierda en todo el mundo, y la Convención lo ha vuelto a confirmar.

Ex-ante

Julio 2, 2022

El espíritu constituyente: Una oportunidad perdida. Por Kenneth Bunker

El texto fue escrito desde la revancha, y con actitudes seudo autoritarias. Se excluyó a sectores políticos completos del proceso y se adoptaron reglas que no se adoptaría en ninguno de los países de los cuales se ha mencionado que podrían servir de modelo para Chile. Es, para efecto de toda evaluación técnica, un fracaso.

Ex-ante

Julio 2, 2022

[Confidencial]: El esperado discurso de Carmen Frei por el Apruebo y las diferencias con su hermano Eduardo

Crédito: Agencia Uno.

Los delegados de la Junta Nacional de la DC, el máximo organismo del partido, han ido recibiendo en las últimas horas un correo electrónico con un instructivo sobre el encuentro que sostendrán este miércoles 6, donde determinarán la postura de los democratacristianos de cara al plebiscito del 4 de septiembre. La reunión se hará por […]

Ex-ante

Julio 2, 2022

El precio de la noche: una entrevista de Pablo Ortúzar a Jaime Guzmán. Por Bernardo Solís

En El precio de la noche: un encuentro con Jaime Guzmán en el café del GAM, el columnista Pablo Ortúzar presenta una entrevista imaginaria a Jaime Guzmán, ocurrida en el barrio Lastarria previo al estallido social. Es un libro sobre ideas y temas de fondo, para adultos, donde no está ausente el humor y se […]

Marcelo Soto

Julio 1, 2022

Carmen Gloria Valladares y plebiscito del 4 de septiembre: “Voy a votar en blanco”

Carmen Gloria Valladares, secretaria relatora del Tribunal de Elecciones, fue la persona que salvó del naufragio el debut de la Convención el 4 de julio de 2021. Un año después, hace una reflexión sobre el proceso. Y dice que asistirá a la ceremonia final: “A un acto tan republicano debieran ser invitados los ex Presidentes […]