Diciembre 2, 2022

Cuando cae la tarde en Plaza de Armas: crónica del lado más oscuro de un centro entregado a la delincuencia

Marcelo Soto

El video con niños portando grandes cuchillos amenazando aparentemente a bandas rivales, en la Plaza de Armas, conmocionó a la población y volvió a poner en el tapete el deterioro del casco histórico de la ciudad. ¿Cómo es vivir y trabajar en el kilómetro cero? Esta es una crónica de lo que se observa cualquier día después de las 8 pm.


Plaza tomada. Santiago se fundó en 1541 y cuando se diseñó el trazado de la ciudad se dejó un espacio para una plaza central. A su alrededor se levantaron edificios administrativos y al medio estaba la horca para los condenados a muerte. Se llamó Plaza Mayor, Plaza de la Independencia, pero con el tiempo adquirió y mantuvo su actual nombre, Plaza de Armas.

O “plaza tomada”, como la describen vecinos y trabajadores del sector. Raquel (los nombres han sido cambiados, por temor a represalias) lleva viviendo 35 años en el barrio. Dice que está mucho peor que antes. Hay mucha prostitución.

Su hijo adolescente, sorprendentemente, dice que está feliz, que le gusta mirar a las niñas. La madre reconoce “estar muy preocupada. Hay mafias. Se ponen de acuerdo y te ponen una marca en la espalda para saber que eres un objetivo para robar. Así me pasó a mí”.

Y dice que “esto está muy mal, pero viene de antes. Los extranjeros se tomaron la Plaza de Armas, sobre todo colombianos, venezolanos. Hay muchas chicas ofreciéndose. Por ahí están sus encargados, que son tipos gigantes, morenos, ¿los ves? Ten cuidado”.

Cortinas a medio abrir. El Comedor Central es un restaurante de comida chilena que abrió con bombos y platillos ocho meses antes de la pandemia, junto a otros locales como Barra Chalaca, del grupo de Gastón Acurio. Se hizo una gran inversión, pero el Covid y el estallido social los tienen ahora haciendo malabarismos para sobrevivir.

El famoso Bahamondes, donde se inventó el completo italiano en los años 20, luce cerrado. Aquí cerca estuvo el Chez-Henry, que fue el restaurante más elegante de Santiago, cuando Santiago era más pobre.

En el Comedor Central atiende Rosana, que viene de Cali, Colombia. Trabaja acá hace cuatro meses, pero lleva ocho años en Chile y dice que el ambiente está lejos de haber mejorado. “Se ve mal la cosa. Hay mucho inmigrante que hace robos violentos. La semana pasada me estafó un extranjero: me cambió 40 lucas en monedas de 500. Pero después lo revisé y eran 20 mil”.

“Lo más perturbador es que hay mucho comercio sexual. Tú ya sabe quiénes son las niñas que se venden. Incluso hay niñas muy chicas. Adolescentes casi. Cuando llegan los pacos y echan a los comerciantes ambulantes, queda la escoba, pero no se soluciona el problema. Ya no hay turistas europeos, ni de EEUU ni Brasil. Vienen de repente a almorzar y se van rápido. No se quedan más que eso, porque después de las siete de la tarde la cosa se pone bien fea”.

El artista de la Plaza. Es un jueves pasadas las 8 pm y los locales comienzan a cerrar. Una mesera del Marco Polo, que es un clásico de comida rápida del barrio, que solía cerrar a la medianoche, dice “que el negocio está pésimo, roban todo el día y  los criminales no andan desarmados, sino que andan con cuchillos. Son extranjeros, pero también chilenos. Después de las ocho o nueve no conviene andar por acá”.

Mientras las luces se van apagando, y la plaza se llena de muchachas y muchachos prostitutos, un artista callejero muy conocido de la Plaza de Armas, que lleva 30 años trabajando acá, pinta afiches con spray. Comenta que el negocio “se fue a la ch…, antes cobraba diez, ahora cobro cinco mil. Por culpa de los delincuentes”. Asegura que no hace rayados ni grafitis: “Esos cabros que andan con spray dejaron la escoba en las paredes de la ciudad. Está todo feo”.

Dos carabineros le hacen preguntas. “¿Lo quieren llevar preso?”. “No”, dicen. “Nos gusta el trabajo que hace”. Uno de ellos cuenta que está estudiando para ser suboficial. Tiene 37 años. “La violencia explotó”, admite. Llegan a las 09:00 am y se van a las 9 de la noche, justo cuando la delincuencia recrudece. Creen que vienen otros efectivos de reemplazo, pero en realidad no están seguros. Una vecina comenta: “Casi no hay carabineros en las noches”.

La fauna. El dueño de Comedor Central es un reconocido chef, se llama Cristián Correa y también tiene el Mulato de Lastarria. “Basta que te sientes un rato a tomar un café o una cerveza en la terraza y a mirar detenidamente y te das cuenta de la fauna que hay, de lo que pasa: el comercio sexual, drogas. Nosotros estábamos enfocados al turista de alto nivel. Teníamos antes platos como centolla entera, bandejas de mariscos, cosas que ya no se venden, por el precio y el cambio de público. En términos de ticket no nos conviene tener esos productos porque no se consumen. Era para el ejecutivo, para el turista extranjero. Ya no vienen”, acepta.

Confiesa que irse del barrio siempre es una posibilidad. “Las ventas han bajado un 60%.  Pero también creo que es una cuestión de tiempo y de seguridad. Cuando la seguridad vuelve, regresan los buenos augurios. Hasta que eso no pase, dependemos de un factor externo: el tiempo para que se recupere el barrio. Si es muy largo ese tiempo no hay espalda que aguante”.

Respecto a la gestión de la alcaldesa Hassler, afirma que “la cosa está desorganizada. No se toman cartas en el asunto. No basta con decir: ‘oye, vamos a sacar hoy a los ambulantes’. Necesitamos soluciones reales, perdurables. No sé qué pasa adentro del municipio, pero el el resultado final no se ve. Ese es el tema”.

Ya es de noche cuando Sara, que viene de República Dominicana, se ofrece por 20 mil pesos. Tiene 19 años. Lleva a sus clientes a un departamento en el Portal Fernández de Concha, otrora uno de los edificios más aristocráticos de Santiago. En la entrada un tipo con cara de malas pulgas, decide quién puede pasar.

Publicaciones relacionadas

Marcelo Soto

Mayo 24, 2024

Crónica: Cientos de estudiantes chilenos marchan para cortar convenios con universidades de Israel (sin saber mucho por qué)

Al igual que en otros países, los estudiantes chilenos protestaron contra Netanyahu este viernes y enviaron una carta al Presidente Boric, pidiendo cortar relaciones con Israel y eliminar los convenios de universidades chilenas con universidades israelíes. “Los únicos que pierden son los chilenos. Esas universidades de Israel son de nivel mundial”, dice el profesor de […]

Marcelo Soto

Mayo 23, 2024

Adiós a un influyente del arte chileno. La entrevista final de Guillermo Núñez: “Es una lata la muerte, tener que terminar”

Pieza fundamental del arte chileno de las últimas siete décadas, Guillermo Núñez murió este jueves a los 94 años. Fue director del Museo de Arte Contemporáneo entre 1970 y 1971 y ganó el Premio Nacional de Arte en 2007; cerró su larga trayectoria con una muestra en 2023 junto a sus hijos Pedro y Pablo […]

Marcelo Soto

Mayo 23, 2024

Crónica: La movilización en la U. de Chile contra Israel por dentro (y por qué la rectora se quedó a dormir en la universidad)

La rectora Rosa Devés decidió quedarse a dormir en la Casa Central de la U. de Chile el 15 de junio tras observar los violentos incidentes entre jóvenes que apoyan la causa palestina con personas que querían escuchar a la vice primera ministra de Ucrania Yulia Svyrydenko. Agredieron a cuatro funcionarios, dicen fuentes de la […]

Marcelo Soto

Mayo 21, 2024

Vivir en un “ruco”: el complejo desalojo de las carpas del Parque Forestal y Barrio Yungay

Aunque fue criticada al principio de su gestión por mano blanda contra el comercio callejero y las carpas -o “rucos”- de indigentes, Irací Hassler (PC) ha hecho varios operativos para despejar algunos sectores. Para Mario Desbordes (RN), sin embargo, Santiago vive “un ambiente de absoluta pérdida de control, de ausencia de Estado”. Los vecinos alegan […]

Marcelo Soto

Mayo 21, 2024

Reseña: Los Parientes Pobres, de Rafael Gumucio. Una de sus mejores novelas

Rafael Gumucio vuelve a escribir sobre el desorden de las familias, a partir de la figura arquetípica del artista chileno de clase alta empobrecido, unido por un eco trágico a un largo clan al cual alimentar y que muchas veces ni siquiera alimenta ni cuida ni acompaña. Un relato solvente y afilado.