Cristóbal Bellolio y triunfo de Republicanos: “Si hacen la ‘gran Stingo’ y excluyen a la izquierda condenan el nuevo proceso”

Marcelo Soto

El abogado, doctor en Filosofía Política de la University College London y profesor de la UAI, Cristóbal Bellolio, dice que “Republicanos tiene un ADN rechacista, por así decirlo, porque no cree que necesitemos una nueva constitución y ha sido consistente en esa posición desde el inicio. Ese era el papel que le convenía desempeñar en este proceso para no perder la identidad. Pero ahora curiosamente se encuentra con la posibilidad, y quizás la obligación política, de conducirlo”.


-¿Qué significa este triunfo por paliza de Republicanos? ¿De qué manera reconfigura el escenario de la derecha?

-En concreto significa que la derecha más dura queda con el sartén por el mango respecto del proceso constituyente. Republicanos fue capaz de encarnar el antagonismo más nítido a un gobierno impopular y presionó especialmente en temas de orden público, que tienen poco que ver con contenidos constitucionales pero que son el talón de Aquiles del presidente Boric.

Probablemente también capitaliza o vehiculiza el hastío en torno a un proceso que se percibe ajeno y extemporáneo, un ánimo anti establishment que campea en los sectores menos politizados que esta vez fueron obligados a votar, y que después de tanta incertidumbre por el estallido, la pandemia y la voracidad refundacional anda buscando certidumbres. Pero tampoco hay que sobre interpretar: la contingencia favorece a Republicanos pero Chile no se convirtió en la fiducia de la noche a la mañana.

-El Consejo Constitucional estará dominado por Republicanos, que prácticamente podría hacer la Constitución a su manera. ¿Crees que estén dispuestos a negociar con parte del oficialismo?

-Creo que Republicanos tiene un ADN rechacista, por así decirlo, porque no cree que necesitemos una nueva constitución y ha sido consistente en esa posición desde el inicio. Ese era el papel que le convenía desempeñar en este proceso para no perder la identidad. Pero ahora curiosamente se encuentra con la posibilidad, y quizás la obligación política, de conducirlo. Como saben los fanáticos de Stan Lee, un gran poder conlleva una gran responsabilidad. O en términos bíblicos como quizás prefiere Republicanos, al final del día les preguntarán qué hicieron con los talentos que se les confiaron, en este caso con la cantidad de consejeros que obtuvieron.

Si hacen la “gran Stingo” y excluyen a la izquierda condenan el nuevo proceso. Me imagino que están evaluando una actitud más constructiva, porque ya no les sirve jugar de amurrados: tal como lo ha sufrido el Frente Amplio, tienen que demostrar que no sólo sirven para alegar sino también para construir confianzas, tender puentes, generar puntos de acuerdo, y en definitiva gobernar.

-Si se alían con Chile Vamos, podrán rechazar normas de la Comisión Experta. ¿Visualizas un panorama áspero, crispado?

-Me da la impresión de que no habrá mucha resistencia al anteproyecto de los expertos. A Republicanos no le conviene estresar mucho la discusión. La Convención pasada fue una moledora de carne reputacional y Kast tiene que cuidar sus pretensiones. Ya en el discurso del triunfo le bajó el perfil a la tarea constitucional.

No conozco a todos los consejeros electos de Republicanos, de seguro habrá uno que otro personaje polémico que quiera dejar el tejo pasado, pero en general no les conviene que la población perciba mucho conflicto, mucha performance, o mucha innovación respecto de lo que ya tenemos.

-¿Cuál es el control de daños de Chile Vamos? ¿La derecha tradicional pierde mucho poder?

-Bastante por ahora. La estrategia del cerco sanitario, valiente en principio, no funcionó. La tentación será salir a copiarle la dureza a Republicanos, pero ahí solo gana Republicanos. Un viraje al centro parece contraintuitivo pero puede ayudar a reconstruir identidad, sin embargo ahí también hay pérdida y un destino incierto. Por de pronto, Kast tiene la pole position presidencial. En todo caso, en Chile nadie paga costos. Antes que ganara Piñera en 2010, la derecha había perdido un plebiscito, 4 presidenciales, 6 parlamentarias y 5 municipales, y su primera línea nunca dio un paso al costado. País generoso.

-Salvo el PS, la centro izquierda prácticamente queda fuera del Consejo. ¿Desaparece el centro en el proceso?

-La tesis que circuló después del 4S, esa que los chilenos se volcaban al centro, moderado y amarillo, este domingo se fue por el wáter. No hay centro, es un descampado, peor que el proceso anterior donde por último andaba Harboe, Chain, Squella. En eso hay una similitud entre ambos procesos: aunque cambió el equilibrio de fuerzas, seguimos polarizados, y aún más polarizados, entendiendo por polarización el alejamiento del centro político.

-Viera Gallo en La Segunda dijo que las fuerzas del Socialismo Democrático deberían reagruparse, y el Frente Amplio convertirse en un solo partido. ¿Es una buena estrategia?

-Podría ser. Lo del socialismo democrático en un solo partido es el viejo sueño de Lagos, ¿no? Pero no veo al PS renunciando a su identidad histórica, a sus símbolos. Más probable que se trague al PPD y al PR. Mal que mal no es una fusión entre iguales. Lo del Frente Amplio tiene sentido también: todavía no hay tanta cultura identitaria construida, están a tiempo, además la gente no distingue entre el eje doctrinario o el ethos de RD, Convergencia y Comunes. Además, con las eventuales nuevas reglas constitucionales destinadas a frenar la fragmentación, es una fórmula pragmática para sobrevivir. Pero bueno, el chauvinismo…

-¿Qué papel puede jugar Boric, quien sufre una derrota ideológica profunda y será difícil que pueda influir en la agenda constitucional? ¿Deberá ceder en las reformas de pensiones y tributaria?

-Boric no perdió este domingo. Perdió en septiembre del año pasado. Ahí naufragó el proyecto original de Apruebo Dignidad y el plan frenteamplista para Chile. Ese fue el verdadero terremoto, lo de este domingo fue la réplica. La señal de moderación ya fue entregada. Pidieron perdón por pasarse de rosca con las críticas al manejo de la pandemia, pidieron perdón por apoyar los retiros, pidieron perdón por maltratar a Carabineros, Boric incluso reconoció que la Convención fracasó por excluir a la derecha, superando la tesis dura de las fake news y la inmadurez del pueblo.

Tiene a la hija política de Lagos en Interior, al presidente del PS en Segpres, una prenda de garantía en Hacienda, sumergió a Jackson, y hasta en Cancillería instaló a un diplomático concertacionista de la vieja escuela. Ahora le pasó la pelota del proceso a Republicanos y esa es la estrategia correcta. Hay que hacerse la idea: no habrá grandes transformaciones, pero cada día tiene su afán y en una democracia liberal el objetivo es pasarle la banda al que sigue sin haber erosionado las instituciones, lo que ya es bastante en Latinoamérica.

-José Antonio Kast es el gran ganador. Igual que Boric, ¿tiene dos facetas que aparecen en las distintas campañas, una dura y otra más conciliadora? ¿Cuál crees que predominará?

-El riesgo de Kast es que le fue demasiado bien y ahora los focos están en sus consejeros. Digamos que funciona como un ensayo general de su eventual gobierno. Si se portan igual que Gonzalo de la Carrera, la posibilidad de conducción es escasa y el ensayo sale mal. Si fuera por Kast, que nadie prenda la tele, para que podamos seguir hablando de lo mal que lo hace el gobierno. Es un dilema: le va bien siendo duro y adversarial, pero para llevar este barco a buen puerto hay que sentarlos a todos a la mesa.

Para seguir leyendo entrevistas de Ex-Ante, clic aquí.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ex-Ante (@exantecl)

Publicaciones relacionadas

Marcelo Soto

Abril 10, 2024

Eduardo Vergara (Prevención del Delito): “La curva al alza de homicidios desde 2016 la estamos quebrando”

El subsecretario de Prevención del Delito, Eduardo Vergara, desde su oficina. Cedida.

El subsecretario de Prevención del Delito, Eduardo Vergara, tiene un amplio mapa de Santiago en su oficina, en el quinto piso de una torre de Teatinos frente a La Moneda. En el mapa están registrados con lápiz rojo los puntos más críticos en delitos violentos de la ciudad. Acaba de promulgarse la Ley de Seguridad […]

Jaime Troncoso R.

Abril 10, 2024

Ángel Cabrera: “El problema de la caída del crecimiento no es sólo la menor inversión, es una sistemática caída en la productividad”

Ángel Cabrera. socio de Forecast Consultores.

El economista de Forecast, Ángel Cabrera, se muestra preocupado por el crecimiento futuro de la economía chilena. Asegura que la caída en el potencial de la economía, que el Banco Central estima en torno al 2%, ha sido consecuencia no sólo de la poca inversión sino de la productividad, la que comenzó a disminuir desde […]

Marcelo Soto

Abril 9, 2024

Parisi y presidencia de la Cámara: “La diputada Joanna Pérez es una buena carta, pero no el PC ni el FA”

El ex candidato Franco Parisi relata que habló con Piñera sobre la necesidad de que la oposición no compita entre ella en las municipales para evitar triunfos del oficialismo. “Estaba muy preocupado del avance del FA y el PC”. Respecto de una posible candidatura presidencial afirma: “Me seduce la idea”.

Marcelo Soto

Abril 8, 2024

Roberto Izikson, de Cadem: “El gobierno va a tener que cuestionarse si es necesario hacer un cambio de gabinete”

El socio y gerente de Cadem, Roberto Izikson, dice que el liderazgo de Matthei, pese a tener excelentes números en la reciente encuesta Plaza Pública, debe afrontar un desafío no menor: pasar del discurso local, propio de una alcaldesa, al discurso nacional de una candidata presidencial. “No es fácil el tránsito”, dice.

Marcelo Soto

Abril 7, 2024

Alfredo Riquelme, historiador: “Lo que puede golpear duramente al PC es seguir uniendo su suerte a la de Daniel Jadue”

Estudioso del comunismo y académico de la UC, el destacado historiador Alfredo Riquelme piensa que las declaraciones del senador Daniel Núñez (PC) llamando a “convocar a la presión de la ciudadanía” generan “una expresión más de la desmesura retórica que se ha instalado transversalmente en la política chilena desde el estallido social de 2019”.