Noviembre 27, 2021

Carrera presidencial: No seguir errando el diagnóstico. Por Ricardo Brodsky

Ex-ante
Crédito: Agencia Uno.

La izquierda frenteamplista y el PC se creyeron en 2019 al borde de una revolución y tras el resultado de la elección de los convencionales, pensaron que la derecha era una cuestión del pasado, que las puertas del camino hacia la utopía (las anchas alamedas) estaban abiertas de par en par. Es ese diagnóstico el que está detrás de las conductas desaprensivas de los convencionales y de las propuestas extraviadas de algunos, como si el país estuviera esperando ser reinventado. Es de esperar que el resultado electoral del domingo los llame a concentrarse en el encargo que el pueblo les dio.

Ha sido un error común y reiterado por parte de las fuerzas políticas sobreinterpretar sus triunfos y fracasos.

La presidenta Bachelet, tras su arrollador éxito electoral para su segundo período (62%), pudo haberse sentido avalada para dar curso a unos cambios profundos que en su primer gobierno le quedaron atascados, pero al implementarlos, la adhesión le fue esquiva.

El presidente Piñera, después de su triunfo frente a Alejandro Guillier (54%), creyó que el país estaba reclamando retrotraer las reformas de Bachelet (especialmente las tributaria y educacional) y apurar, junto a un equipo sin filtros, un retorno al modelo ortodoxo, hasta que se topó con el 18 y 25 de octubre de 2019 y perdió el control de la agenda.

Ambos pasaron por alto que en segunda vuelta, en 2013 participó solo el 41.8%  y en 2017, el 48.9% del electorado.

La izquierda frenteamplista y PC, se creyeron en 2019 al borde de una revolución y tras el resultado de la elección de los convencionales, pensaron que la derecha era una cuestión del pasado, que las puertas del camino hacia la utopía (las anchas alamedas) estaban abiertas de par en par. Es ese diagnóstico el que está detrás de las conductas desaprensivas de los convencionales y de las propuestas extraviadas de algunos, como si el país estuviera esperando ser reinventado. Es de esperar que el resultado electoral del domingo pasado los llame a concentrarse en el encargo que el pueblo chileno les dio.

Tanto los equipos de Boric como de Kast deberían aprender de estas experiencias y no volver a errar el diagnóstico sobre el significado de su eventual triunfo o fracaso. La adhesión de ambos apenas alcanzó al cuarto del electorado para cada uno, lo que significa que la mitad de los electores no votaron por ellos, y, peor aún, hay otra mitad de ciudadanos que no votaron por ningún candidato. El que gane el balotaje le deberá su triunfo a quienes no los prefirieron como primera opción. Un verdadero reto a la soberbia y una invitación a la humildad.

Esto es lo que explica el esfuerzo de ambos candidatos por moderar o francamente cambiar su discurso, lenguaje y propuestas.

José Antonio Kast ha debido desprenderse de la incómoda presencia del misógino diputado electo de su partido Johannes Kaiser, desautorizar sus dichos inaceptables y retroceder respecto de algunas de sus aspiraciones más radicales como sacar al país de la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas o cerrar el ministerio de la mujer. Obligado a modificar su programa, pensado originalmente como expresión de la identidad conservadora, pero que evidentemente no sirve como plan de gobierno, menos aún con un parlamento empatado, buscará convencer a los chilenos que su idea de orden no es una amenaza frente al progreso cultural del Chile actual.

Gabriel Boric, demostrando ser un político pragmático y sensible a los cambios de las corrientes de opinión, ha debido romper bruscamente su tono generacional y agradecer el apoyo de partidos y personas a quienes -por decirlo suavemente- no ha querido mucho y asumir las demandas de seguridad y rechazo a la violencia que ciertamente no formaban parte de su discurso original. También su lenguaje ha sufrido cambios muy oportunos, saliendo de la burbuja frenteamplista para hacerse entender por los chilenos y chilenas que habitan barrios y no territorios, que disfrutan con tradiciones rurales, que no entienden cuando les hablan de niñes y amigues. Boric tendrá que convencer que los cambios que propone pueden ser mejores para todos y realizarse sin que los chilenos pierdan lo ganado en 30 años.

Son bienvenidos esos cambios discursivos porque acercan al futuro presidente al país real y permiten a los chilenos y chilenas mirar con menos ansiedad esta elección. Pero ciertamente, hasta ahora parecen más cosméticos que reales, más oportunos que convincentes, más de imagen que de contenido. Se echa de menos un reconocimiento de la nueva situación que dejaron las elecciones con un electorado  fraccionado y un Congreso Nacional empatado: no es posible ni una restauración conservadora ni una revolución de los indignados. No errar el diagnóstico debiera ser la invitación a ambas candidaturas.


Publicaciones relacionadas

Ex-ante

Julio 3, 2022

Cadem: Desaprobación a Boric crece 15 puntos en un mes y temor y preocupación ante propuesta de Convención marca récord (Lea encuesta completa)

Crédito: Agencia Uno.

Horas antes de la ceremonia de entrega del texto constitucional, este lunes, la Convención marca sus peores índices de confianza y el Rechazo obtiene una ventaja de 17 puntos sobre el Apruebo. Boric, que esta semana intentó separar aguas entre su gobierno y el resultado del plebiscito, sigue cayendo. El 33% aprueba su gestión y […]

Ex-ante

Julio 3, 2022

Avanzar en digitalización del Estado puede mejorarles la vida a las personas. Por Noam Titelman

La agenda de digitalización es una gran oportunidad para el actual gobierno y para el país. Quizás no sea un aspecto que cope la atención del debate público, pero puede tener un tremendo impacto en la vida de las personas. Ojalá el actual gobierno, con apoyo transversal, avance decididamente en esa dirección.

Marcelo Soto

Julio 3, 2022

Carlos Ominami: “El 5 de septiembre se inicia un segundo momento constitucional que debe liderar el Presidente Boric”

El ex ministro y ex parlamentario, Carlos Ominami, sostiene que la noche del plebiscito habrá un país polarizado. “Nadie esa noche debiera estar contento. Porque habremos constatado que no se tuvo éxito en el proceso de reunificar al país, de generar un gran pacto social”.

Director de Criteria

Julio 3, 2022

El Apruebo y la dificultad de separar el mensaje del mensajero. Por Cristián Valdivieso

El sector que aboga por la victoria del Apruebo apuesta a que, con el cierre de la Convención, las huellas que dejaron las polémicas no serán determinantes, y que la campaña logrará transcender la amargura ciudadana para así centrarse en el contenido de una propuesta constitucional que, en su visión, sí estaría en sintonía con […]

Ex-ante

Julio 3, 2022

La Convención chocó con un país que no se dejará refundar. Por Sergio Muñoz Riveros

En muchas partes, el afán voluntarista de imponer un determinado rumbo a la sociedad ha terminado provocando efectos contrarios a los buscados. Es parte de la traumática historia de la izquierda en todo el mundo, y la Convención lo ha vuelto a confirmar.