Septiembre 2, 2022

Boric, el gran derrotado si triunfa el Rechazo. Por Jorge Schaulsohn

Ex-Ante
Crédito: Agencia Uno.

Al Presidente le faltó estatura de estadista para entender hasta qué punto el destino de su gobierno y liderazgo personal está en juego en este plebiscito. Adoptó una actitud acrítica y prescindente durante los debates, observó impertérrito como se eliminaba el Senado, conociendo la molestia del Partido Socialista y expresó en múltiples oportunidades su respaldo a lo resuelto en las distintas comisiones y en el pleno.


A horas del plebiscito todas las encuestas desde el mes de abril hasta la fecha, sin excepción, dan por ganador al rechazo por diez puntos, lo que no necesariamente significa que eso vaya a suceder. Hay “modelos matemáticos” que indicarían lo contrario. También existe incertidumbre sobre el efecto de los nuevos votantes y hay quienes dicen que predecir un plebiscito es más difícil que una elección unipersonal, citando a lo sucedido con el Brexit.

El punto es que el Gobierno pudo haber evitado llegar a este momento en condiciones tan precarias, encontrándose al borde del precipicio.

Si gana el rechazo el gran derrotado será el Gobierno y particularmente el Presidente Boric, por no haber intervenido políticamente durante el desarrollo de la Convención teniendo los medios para hacerlo y lograr un texto capaz de concitar el apoyo de la mayoría; o por lo muy menos de toda la centroizquierda lo que habría sido suficiente para cambiar drásticamente la correlación de fuerzas.

El Presidente debió haber utilizado su liderazgo e influencia para “enderezar el clavo” en la Convención, convocando a los líderes de los partidos del Gobierno y poniendo sobre la mesa su autoridad. Había suficientes convencionales socialistas, comunistas y del Frente Amplio sin cuyo apoyo no se habrían logrado los dos tercios para aprobar algunas de las normas que hoy están más cuestionadas.

Al Presidente le faltó estatura de estadista para entender hasta que punto el destino de su gobierno y liderazgo personal está en juego en este plebiscito. Se compró la tesis de la prescindencia y “autonomía” levantada por los convencionales frente a un gobierno que consideraban hostil como el de Piñera, pero no al suyo.

Adoptó una actitud acrítica y prescindente durante los debates, observó impertérrito como se eliminaba el Senado, conociendo la molestia del Partido Socialista y expresó en múltiples oportunidades su respaldo a lo resuelto en las distintas comisiones y en el pleno.

Tuvo un comportamiento errático. Ante las primeras evidencias de que había un clima adverso, quiso tomar distancia del borrador llegando a pedir en el acto de clausura de la Convención que a la hora de votar no se confundiera al Gobierno con ella.

Al final, quedó atrapado en la defensa del trabajo de la Convención y cuando vio el peligro de un triunfo del Rechazo decidió meterse de lleno en la campaña, lo que a esas alturas era el único camino razonable que le quedaba.

En una extensa entrevista en la revista Time (cuya lectura recomiendo) el Presidente Gabriel Boric se esfuerza por relativizar los efectos que un eventual triunfo del Rechazo tendría sobre su gobierno y liderazgo, rechazando la afirmación del periodista que le dice de que ello “sería un desastre para su agenda”.

Boric se defiende señalando estar “convencido de que llegará a “buen término independientemente del resultado del 4 de septiembre y que igual tiene el deber de gobernar “independientemente de lo que pase”.

Pero su “negacionismo”, como es obvio, no cambia la realidad.

El triunfo del Rechazo sería un golpe demasiado duro a la línea de flotación de la coalición gobernante. Desde un punto de vista de la izquierda oficialista y especialmente de Apruebo Dignidad sería políticamente equivalente a que en las elecciones de 1970 hubiese sido derrotada la Unidad Popular.

Se viene abajo todo un proyecto político que empezó con el estallido social y que solo ha conocido la victoria y que habría estado a punto de trasformar su programa político nada menos que en la Constitución de la República

En la entrevista de Time Boric minimiza los efectos que sobre su gobierno tendría el triunfo del rechazo, señalando que si gana “nos demoraremos un poco más, pero vamos a llegar igual”.

Sería lamentable que el presidente realmente pensara que la derrota en el plebiscito solo significa un pequeño bache en el camino y que va a poder continuar “igual” con su proyecto.

Su gobierno quedaría como un barco encallado que hay que reflotar con cambios estructurales en su diseño y objetivos; y que solo un presidente que tenga conciencia plena del momento que se vive puede materializar.

En todo caso, este gobierno ha demostrado una notable capacidad de adaptación y cinismo que les permite cambiar de opinión y discurso sin anestesia en cualquier momento.

El periodista de la revista Time se lo hace ver al Presidente aludiendo a “varios giros de 180 grados desde que asumió el cargo”. Tal vez esta habilidad de “cambiarse de caballo” le podría resultar de mucha utilidad a la hora de pararse frente al nuevo escenario político que requerirá de contorciones políticas y sobre todo retóricas.

Finalmente, hay que constatar que como la historia la escriben los vencedores, si pierde el Rechazo, Boric será un héroe, gracias a cuya sabiduría y oportuna intervención en la campaña, pese a los reparos injustificados de la Contraloría y las “fake news” de la derecha, fue capaz de arrancar una victoria desde las fauces de la derrota.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Enero 29, 2023

Entre la duda y la soberbia. Por David Gallagher

Antes de aceptar un cargo -para qué hablar de si es un cargo público- hay que hacerse la pregunta: ¿me la voy a poder o no? ¡Cuántas veces en la vida nos decimos más bien que no! Es algo que a muchos personeros del gobierno parece que no se les ocurrió. Por soberbia. O porque […]

Ex-Ante

Enero 29, 2023

Un gobierno que se volvió peligroso. Por Sergio Muñoz Riveros

El Presidente Boric y la canciller Urrejola durante la cumbre de la APEC en Tailandia, en noviembre. Crédito: AGENCIA UNO.

Es difícil concebir una expresión de mayor descriterio que la injerencia en los asuntos internos de Perú en un momento de máxima tensión en ese país. Boric no se detuvo a pensar en las repercusiones que iba a tener un pronunciamiento suyo en el que culpaba de la violencia al gobierno de Dina Boluarte.

La derecha pone en riesgo el proceso constituyente. Por Cristóbal Bellolio

Nada contra las personas de carne y hueso propuestas para el Comité de Expertos. Grandes personas, y probablemente un aporte a la discusión. Pero la mayoría tiene perfil político más que técnico. El caso de Katherine Martorell es el más polémico, pero no es el único. Varios de ellos pudieron perfectamente competir por un asiento […]

David Tralma

Enero 28, 2023

Paulina Vodanovic (PS): “El apoyo y la lealtad al gobierno no está en discusión ni tiene que ver con las listas”

Tras ratificar el llamado a la lista única “desde la DC al PC”, la timonel del PS, Paulina Vodanovic, conversa con Ex-Ante sobre las opciones electorales que se discuten en la Alianza de Gobierno. “Coincido con el Presidente Lagos en que no hay que dramatizar el hecho de las listas, si es una o dos”, […]

Gerente de Asuntos Públicos de Imaginacción

Enero 28, 2023

En todos lados se cuecen habas. Por Ignacio Imas

Vista de la Cámara de Diputados durante la acusación constitucional contra la ex ministra Ríos.

No hay mucho de qué alegrarnos del año legislativo que concluyó. Más bien lo que observamos son sólo signos de los cuales preocuparnos ¡y con razón!. Nuestra clase política y sus praxis se han ido degradando de manera sistemática, con una proyección a mediano plazo sin visos de cambiar.