Bernardo Fontaine: “La constituyente debe volverse humilde”

Sofía Gómez
Twitter Bernardo Fontaine

Esta entrevista tenía inicialmente el objetivo de abordar el debate en torno al aumento presupuestario que pidió la mesa de la Convención Constituyente a La Moneda, a fines de la semana pasada. Bernardo Fontaine, constituyente, economista e independiente cercano a RN, tiene una visión muy crítica al respecto. Piensa que, en los hechos, acá no se había hecho un traspaso de recursos, sino que una inyección de nuevos fondos. Pero el escenario del fin de semana fue remecido tras conocerse que Rodrigo Rojas Vade, ícono de la asamblea, se había visto forzado a admitir en entrevista con La Tercera que había mentido al decir que tenía cáncer, uno de los temas por los cuales se hizo popular en las protestas del 18-O. Aquí parte de sus reflexiones de su segundo mes en la asamblea.

¿Qué representa para usted el caso de Rodrigo Rojas Vade?

Esto es todo un montaje político porque esto no fue un montaje personal solamente. Consiste también en haber jugado a desprestigiar la medicina pública cuando él nunca ha sido tratado por la medicina pública. Él se ha tratado en las mejores clínicas de Chile y el exterior.

Entonces aquí también hubo un montaje político. Porque siempre él dijo que la medicina pública no lo había tratado, que lo habían obligado a pagar una fortuna, para después saber que todo eso era falso.

¿Cuánto daña a la Convención?

Yo creo que esto tiene que ser un antes y un después. El antes es una Convención que dedicó sus esfuerzos a buscar declaraciones ideológicas como la de los delincuentes del estallidos social, o a defender ideas ideológicas, o de negacionismo, una percepción de los pueblos originarios totalmente parcial. El después tiene que ser una constituyente que se vuelva humilde, que se siente a trabajar al servicio de las personas.

Al abordar el caso, la presidenta Elisa Loncón indicó que “nosotros como seres humanos tampoco somos dioses para no fallar”. ¿Con qué está usted de acuerdo y con qué no?

Obviamente todos somos humanos y todos podemos fallar, pero tenemos que asumir las responsabilidades de los errores y en este caso de una vil mentira. No se necesita ser dioses para comprender la gravedad que tiene esto para la democracia, para la República, para la Constitución y su futuro e incluso para las propias ideas de ultra izquierda.

Presupuesto de la Convención: Aumentó en 2 mil millones y así hay que explicarlo

Elisa Loncón envió el 20 de agosto un oficio al Segpres con el objetivo de solicitar $1.777.968.604 millones para “cubrir asignaciones del artículo 134 de la Constitución política”. A fines de la semana pasada la mesa de la Convención se refirió al tema, indicando que el oficio apuntaba a traspasar los gastos de bienes y servicios a asignaciones. Y que, según explicó el vicepresidente Jaime Bassa, esto permitía reducir costos.

Fontaine forma parte de la Comisión de Presupuestos y Administración de la Convención y afirma que la solicitud no es una reasignación del presupuesto si no que derechamente un aumento de este. El error, para él, fue que la mesa directiva “debió haber dicho que esto era un aumento de presupuesto y que era necesario para financiar el aumento de asignaciones”.

¿Por qué algunos convencionales indican que la solicitud del nuevo presupuesto al gobierno no significa un aumento y otros que sí?

Aquí efectivamente no hay ninguna duda de que hay un aumento de presupuesto de 2.000 millones. Si no, no se habría pedido el aumento. Y, además, no cuadran las platas. No es posible pagar las asignaciones comprometidas aprobadas con el presupuesto anterior.

¿Qué hay que decir entonces?

Al final lo que había que decir es que efectivamente la Convención necesita más plata. Y necesita más plata para las asignaciones porque es necesario pagar los viajes de los constituyentes, es necesario pagar los hoteles y pagar asesores. Eso se justifica. Pero tratar de disfrazar esto en una falsa reasignación de gastos como si fuera la misma plata, no es la misma plata.

¿La Comisión de Presupuesto y Administración fue informada de que se solicitaría más presupuesto al Segpres?

Este aumento no se informó para nada a la Comisión de Presupuesto y de Administración. Deberían haber comunicado esto a la Comisión y al pleno en su oportunidad porque aquí no hay nada que esconder.

“Falta un esfuerzo importante de tolerancia”

Ya van dos meses desde el inicio de la Convención, ¿Cómo evalúa su funcionamiento?

Falta un esfuerzo importante por la tolerancia. Hay que considerar que todos los constituyentes tienen la misma legitimidad y ahí entra la necesidad de corregir los excesos de la Comisión de Ética, que mal pareció creer que su función era crear una policía política, que restringiera la discusión y acallar a cualquier voz disidente e incluso con sanciones que llegan hasta prohibirle el derecho a voz a los constituyentes.

¿Y las fortalezas?

La Convención ha ido mejorando su institucionalización, o sea la existencia de reglas, porque esto partió como un consejo de curso escolar. Y eso es bueno, aunque falta todavía. Y obviamente se ha trabajado intensamente en los reglamentos que deberían obviamente ayudar a eso.

¿Cuáles son hoy, a su juicio, los principales desafíos del proceso constituyente?

Hay que concentrar el trabajo de la Convención en las necesidades de los chilenos. Esta es una Convención que se mira el ombligo. Y que está constantemente discutiendo problemas ideológicos, necesidades políticas exteriores a la Convención, y no está todavía concentrada en redactar una Constitución.

¿Y su análisis del rol que ha cumplido la derecha en la Convención? Para muchos, está cruzada por dos almas, una más liberal y otra, conservadora.

Yo veo que la derecha es la minoría más grande. Y está abocada a lograr la mejor Constitución posible. Para eso, tiene que tener, obviamente puentes con el resto de los grupos porque toda minoría tiene que hacer eso.

¿Han sido marginados de la Convención, como han planteado algunos constituyentes de su sector?

Tenemos un problema derivado de que, por parte, esencialmente, de la presidenta Loncón y la extrema izquierda hay un esfuerzo por aislarnos y considerarnos constituyentes que no tienen la misma legitimidad que el resto.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Noviembre 27, 2022

Cadem: 72% cree que Chile va por “mal camino”, el registro más alto dentro del gobierno de Boric (Lea aquí la encuesta completa)

Un 71% de los encuestados cree que es poco o nada probable que el Congreso llegue a un acuerdo constitucional antes del 31 de diciembre. Un 62% cree que en caso de tener una nueva Convención, su trabajo para alcanzar una nueva propuesta constitucional no debería durar más de 6 meses.

Ex-Ante

Noviembre 27, 2022

Gobierno alcanza acuerdo con parte de los camioneros

Después de un fin de semana de negociaciones trabadas por el precio de los combustibles, transportistas de Fedequinta y la CNTC depusieron las movilizaciones.

Gerente de Asuntos Públicos de Imaginacción

Noviembre 27, 2022

Todos deben habitar el cargo. De una vez por todas. Por Ignacio Imas

El Presidente Gabriel Boric durante su reciente visita a México.

Habitar el cargo, entendiendo que se ejerce un rol de Estado, no es algo privativo para Gabriel Boric Font sino que para cualquier persona que es tomadora de decisiones públicas. Este último tiempo hemos visto -de forma penosa- como nuestra clase política se aleja de normas mínimas de convivencia, y que esperaríamos incluso de un […]

Ex-Ante

Noviembre 27, 2022

Monsalve a camioneros: “Chile no está en condiciones de ocupar recursos públicos para resolver un tema de privados”

Movilización de camioneros en la región de Valparaíso.

 “No ocupen a Chile para resolver sus problemas internos”, agregó el subsecretario del Interior, quien descartó la rebaja de combustible que piden los camioneros. Las movilizaciones ya cumplen una semana. Los camioneros de la Región de Valparaíso levantaron el paro.

Director de Criteria

Noviembre 27, 2022

La ciudadanía frente al nombramiento del Fiscal Nacional. Por Cristián Valdivieso

José Morales fue propuesto como próximo Fiscal Nacional por el Presidente Boric.

La idea teóricamente virtuosa de una participación autónoma de los tres poderes del Estado en la designación de quien dirige la Fiscalía Nacional, se esfuma ante  los ojos de una ciudadanía testigo de negociaciones y acomodos frente a los conflictos de interés que afectan al mundo político.