Agosto 28, 2022

Ante la amenaza autoritaria, ¡a votar! Por Sergio Muñoz Riveros

Sergio Muñoz Riveros

La violencia en gran escala fue el acta de bautismo de la aventura constituyente. El chantaje de que podían venir nuevas violencias fue, sin duda, “el factor de éxito”. Por eso, se ilusionaron con ganar el plebiscito de salida, para así copar el poder sin contrapesos. ¡Qué revelador fue que el PC calificara el plebiscito como “la batalla de todas las batallas”!


No es propiamente una discrepancia constitucional la que nos conduce al plebiscito del próximo domingo, sino un conflicto crudamente político. Es la herencia del ataque a mansalva que sufrió nuestra convivencia en octubre de 2019 por parte de quienes se propusieron llevar a Chile hacia otra parte a cualquier precio.

La revuelta consiguió la desestabilización institucional buscada por sus promotores, en tanto que la Convención ayudó a entender “los hechos necesarios”, como calificó la violencia el redactor jefe del proyecto de Constitución. La cuestión medular es, entonces, si seremos capaces o no de sostener el régimen democrático frente a la más seria amenaza configurada desde el fin de la dictadura.

En la primera etapa de la Convención no fue sencillo que los ciudadanos percibieran el trasfondo político que había en la inmensa variedad de materias discutidas. A fin de cuentas, cómo no sentir cercanía con la protección del medio ambiente, la ampliación de los derechos sociales garantizados, el incremento de la presencia de las mujeres en los órganos de poder, el reconocimiento de los pueblos indígenas, etc. Sin embargo, todo aquello era adjetivo en el plan de los operadores del Frente Amplio y el Partido Comunista que redactaron el proyecto.

Lo determinante era crear condiciones para disputar el poder con ventaja y, en lo posible, quedarse con él por tiempo indefinido. No les interesó elaborar un proyecto que favoreciera la unidad nacional y reforzara el régimen democrático, sino armar uno que promoviera la idea de refundar Chile y aplicar, por fin, “el otro modelo” que tenían reservado para corregir lo hecho en los últimos 30 años, verdadera obsesión de la nueva y la vieja izquierda, hoy unidas.

Los redactores pusieron todos los árboles posibles para tapar el bosque. Por ejemplo, el reconocimiento de 103 derechos sociales tapa el hecho de que en el texto no hay ni una sola forma de incentivo al crecimiento de la economía y al aumento de la productividad para que tales derechos se hagan realidad. La ampliación del derecho de huelga, que parece favorecer a los trabajadores, tapa la perspectiva rupturista de paralizar las actividades de muchas empresas al mismo tiempo, y no solo por razones laborales. La expropiación de tierras reclamadas como ancestrales tapa el riesgo de que estallen innumerables enfrentamientos a lo largo del país.

Las huellas digitales están en el parlamento ideado: un Congreso de Diputadas y Diputados hecho a imagen y semejanza de la Convención, pero esta vez con facultades omnímodas, superiores a las del Presidente. Si la izquierda autoritaria controlara al mismo tiempo ese órgano y la Presidencia, se iniciaría la cuenta regresiva para la democracia. Tan seguros estaban los operadores de que así favorecían su propio plan, que pasaron por alto que esa misma estructura podría ser aprovechada por una derecha autoritaria.

Fue visible el desprecio por el Estado nación y los fundamentos de la democracia liberal. También la actitud indulgente hacia la violencia política. Y ciertamente, la hostilidad hacia la estrategia de desarrollo sustentada en la confluencia del mercado y el Estado en favor del progreso real.

Lo que propone el texto es que el país adopte otro rumbo, de contornos brumosos, pero en el que es posible reconocer la ilusión revolucionaria que tantas calamidades ha provocado en tantas partes. Seis millones de venezolanos forzados a abandonar su país, son el último testimonio de tales desastres.

El proyecto de Constitución que apoya el gobierno es la condensación de la revuelta de 2019. La violencia en gran escala, que prohijaron los partidos oficialistas, fue el acta de bautismo de la aventura constituyente. El chantaje de que podían venir nuevas violencias fue, sin duda, “el factor de éxito”. Por eso, se ilusionaron con ganar el plebiscito de salida, para así copar el poder sin contrapesos. ¡Qué revelador fue que el PC calificara el plebiscito como “la batalla de todas las batallas”!

La verdadera definición es la lealtad con la democracia. Esto no es claro para quienes creen en la acción directa como vía de compensación de todas las frustraciones, o para los que solo ven su propia bandera identitaria, o para quienes imaginan una sociedad feliz que surgiría de las cenizas de la actual. Muchos jóvenes deberían saber que es perfectamente posible que surja una dictadura que se declare ecologista, o que tenga paridad de género, o que dé un trato preferente a los indígenas, ¡y no dejaría de ser una dictadura! La causa que necesitan defender es la libertad. Otros jóvenes, que no lo entendieron hace 50 años, perdieron la libertad y en muchos casos la vida.

De poco le servirá a nuestro país tener una nueva Constitución si sigue habiendo partidos que toman la parte de ella que les conviene y le dan la espalda al resto. Sabemos, además, que hay grupos a los que no les interesa ninguna Constitución. ¿Qué Constitución podría satisfacer a la Coordinadora Arauco Malleco y las otras agrupaciones dedicadas al latrocinio revolucionario en el sur? ¿Qué Constitución llenaría el gusto de los “overoles blancos” y demás grupos comprometidos en el vandalismo? ¿O de las bandas criminales?

Para que Chile supere las complejas pruebas que hoy enfrenta, lo decisivo es sostener el orden democrático sin vacilaciones. Hay que mejorarlo, por cierto, pero lo primero es oponerse a pie firme a los intentos de debilitar sus cimientos. Afortunadamente, ha crecido la comprensión de este asunto vital. Corren vientos esperanzadores. ¡A votar!

Publicaciones relacionadas

Abogado, ex presidente de la Cámara de Diputados

Abril 12, 2024

La dictadura chavista tiene santos en la corte en Chile. Por Jorge Schaulsohn

Imagen: Agencia Uno.

Frente a un hecho gravísimo que comprometió la seguridad nacional, el gobierno chileno no dijo absolutamente nada, trató el crimen como un delito común. Ignoró completamente a la viuda negándose a recibirla. Solo lo hizo ahora ante este nuevo impasse, un gesto que estas alturas aparece como oportunista y cruel. El propio Presidente salió en […]

Ex-Ante

Abril 12, 2024

Cuatro capítulos de la vida de Sergio Melnick (1951-2024)

Imagen: Agencia Uno.

Sergio Melnick Israel, fallecido de cáncer a los 72 años este miércoles, fue ministro de Odeplan durante el régimen de Pinochet. Economista de la Universidad de Chile y PhD en UCLA, integró el directorio de varias empresas y conocido por su rol de analista político en programas de televisión como Tolerancia Cero. En sus últimos […]

Ex-Ante

Abril 12, 2024

Maduro versus Maduro: Ahora Venezuela dice que el Tren de Aragua fue “desmantelado”

En la imagen de archivo, el Fiscal General de Venezuela Tarek William. Crédito: MSN.

El Fiscal General de Venezuela Tarek William se refirió este viernes a una supuesta colaboración con la justicia chilena por el caso del secuestro y asesinato del ex teniente Ronald Ojeda, pero a la vez sostuvo que el Tren de Aragua fue completamente desmantelado de su país el año pasado. Sus dichos contrastan con los […]

Por Ana Josefa Silva, crítica de cine

Abril 12, 2024

Las 7 series que hay que ver: humor, thriller, ciencia-ficción, “true-crime”. Por Ana Josefa Silva

Imagen de Eiza González en "El problema de los tres cuerpos", disponible en Netflix.

La mayoría son de este año. Y sí, la mayoría son thriller o de acción, pero muy distintos: algunas son comedias; otras, de humor muy pero muy negro; una es una radiografía a la corrupción; otra, un “true-crime” y también incluí la serie ciencia-ficción que está arrasando en estos días. Además, una serie que había […]

Alexandra Chechilnitzky

Abril 12, 2024

Ex teniente Ojeda: La Moneda inicia escalada diplomática con Maduro y se agrava crisis por expulsiones a Venezuela

Créditos: Agencia Uno.

“Este es un delito transnacional que se organizó en Venezuela”, dijo el fiscal Héctor Barros durante la mañana de este viernes respecto del secuestro y posterior homicidio del ex teniente Ronald Ojeda. En La Moneda tenían conocimiento hace días de cómo iba avanzando la investigación y que el Ministerio Público ya había descartado la hipótesis […]