Venezuela en la hora de la esperanza. Por Sergio Muñoz Riveros

Ex-Ante
Manifestantes opositores al gobierno venezolano en Chile. Foto: Agencia UNO.

Fue una decisión acertada de las fuerzas opositoras venezolanas el aceptar competir incluso sin contar con garantías suficientes sobre la corrección del proceso electoral. Se unieron en una plataforma común y no le dejaron el campo libre al régimen. Al movilizar a cientos de miles de personas, presentaron batalla en todo el territorio para asegurar una elección limpia. Nada incomoda más a los autoritarios que el hecho de que la gente pierda el miedo, levante la voz y se tome el escenario sin pedir permiso.


El domingo 28 de julio, los ojos del mundo entero, en primer lugar, los de América Latina, estarán pendientes de lo que suceda en Venezuela. Al cabo de 25 años de autoritarismo, y pese a todas las trampas puestas por el régimen de Maduro, existe una posibilidad real de que las fuerzas democráticas, agrupadas en torno a la candidatura presidencial de Edmundo González Urrutia, se abran paso hacia la victoria.

Se ha creado un nuevo cuadro en ese país. Y el factor determinante ha sido la irrupción de una amplia mayoría ciudadana que quiere poner fin al largo agobio provocado por un régimen corrupto e inescrupuloso, responsable del éxodo de más de 7 millones de venezolanos.

El deseo de cambio se manifiesta hoy en mil formas. Es cierto que la camarilla gobernante puede intentar nuevas maniobras para desconocer la voluntad popular, pero cualquier argucia, incluida la de suspender la elección por razones de “seguridad nacional”, solo agudizará su aislamiento y puede provocar convulsiones sociales que aceleren su crisis final.

Lo que salta a la vista es que la sociedad civil ha resurgido con enorme vigor en Venezuela. En ello ha influido, ciertamente, la experiencia democrática anterior a la llegada del chavismo, la existencia de corrientes políticas que resistieron la estafa del “socialismo del siglo XXI”, y que en la actual coyuntura han aprovechado todos los espacios de expresión ciudadana. Las encuestas coinciden en dar a González Urrutia una ventaja de, por lo menos, 20 puntos porcentuales sobre Maduro. Si el régimen robarse la elección, lo pagará muy caro.

Fue una decisión acertada de las fuerzas opositoras el aceptar competir incluso sin contar con garantías suficientes sobre la corrección del proceso electoral. Se unieron en una plataforma común y no le dejaron el campo libre al régimen. Al movilizar a cientos de miles de personas, presentaron batalla en todo el territorio para asegurar una elección limpia. Nada incomoda más a los autoritarios que el hecho de que la gente pierda el miedo, levante la voz y se tome el escenario sin pedir permiso. Y eso es, exactamente, lo que ha ocurrido en los últimos meses. La actitud alerta de la mayoría de la población puede frustrar las maniobras del régimen.

Ha crecido la esperanza en Venezuela de una manera conmovedora, y en ese proceso ha sido inmenso el aporte de María Corina Machado, quien debió ser la candidata de las fuerzas democráticas luego de ganar ampliamente una elección primaria, pero, como es sabido, el régimen recurrió a una estratagema judicial para inhabilitarla. Le sirvió de poco. Ella se ha convertido en la conductora indiscutida de un poderoso movimiento de regeneración moral y política de su país, que ha sumado a una clara mayoría al empeño por el cambio pacífico, que hoy encarna la candidatura de González Urrutia.

¿Qué harán las Fuerzas Armadas frente a un posible triunfo de la candidatura opositora? ¿Estarán dispuestas a hundirse en la ignominia por proteger a una oligarquía que carga con tantos crímenes y latrocinios, y que hasta permitió la colonización de Venezuela por parte de la dictadura cubana? ¿Van a reprimir a miles de personas por querer vivir en libertad? ¿O, favorecerán una transición que evite nuevos desgarramientos a la nación?

Nada está escrito. Lo decisivo será la disposición del pueblo venezolano de vencer las dificultades y conquistar la libertad, como en 1958, cuando una amplia coalición de fuerzas puso fin a la dictadura de Marcos Pérez Jiménez y abrió una etapa democrática de 40 años.

Ningún gobierno democrático del continente puede cruzarse de brazos frente a lo que ocurra en Venezuela. Es indispensable que los mandatarios de Brasil, Argentina, Colombia, Chile, Uruguay, en fin, todos, asuman una posición vigilante respecto del proceso electoral que está en curso, con vistas a asegurar su limpieza. Lo mismo debe hacer la OEA.

La libertad de Venezuela nos importa vitalmente a todos los latinoamericanos que queremos el fin de las dictaduras en nuestra región. A todas ellas les llegará su hora. Hoy, los demócratas venezolanos necesitan recibir todo nuestro aliento y toda nuestra solidaridad.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Julio 20, 2024

El riesgo de naufragio. Por Pepe Auth

El Presidente Boric realizando los últimos anuncios en materia de seguridad. Foto: Agencia UNO.

2Está en juego el riesgo de naufragio gubernamental, por cierto, de profundizarse la situación de descontrol de la criminalidad. Pero mucho más importante que eso, está en juego también la preservación de la identidad de Chile, para sus ciudadanos y para quienes nos ven desde afuera como un destino posible para visitar o invertir, como […]

Manuel Izquierdo P.

Julio 20, 2024

[Confidencial] Los más de 9 mil nuevos electores que se sumaron en Santiago en cinco meses (y el factor PC)

Imagen: Agencia Uno

Entre enero y mayo de 2024, 9.606 personas se cambiaron a votar en la comuna de Santiago, donde compiten en una elección cerrada la alcaldesa Irací Hassler (PC) y el ex ministro Mario Desbordes (RN). En Chile Vamos temen que esos votos, que se suman a otros 43 mil que se añadieron en los últimos […]

Escritor y columnista

Julio 20, 2024

Perfil: Eduardo Vergara, el hombre que sabía demasiado. Por Rafael Gumucio

A Eduardo Vergara no le falta conocimiento ni voluntad, pero sí la habilidad política suficiente para contarnos a tiempo dónde estamos, de dónde venimos, y a dónde vamos y no ir acumulando medidas según los eventos solo para que los matinales calmen sus ansias de vender apocalipsis a las 11 de la mañana.

Marcelo Soto

Julio 20, 2024

José Miguel Aldunate: “En Chile tenemos un problema importante de activismo a nivel de jueces y fiscales”

José Miguel Aldunate, de Observatorio Judicial, ha seguido con atención la crisis de la Corte Suprema, a propósito del nombramiento de ministros. “El problema es que tenemos un sistema que no ha cambiado desde el siglo 19”, dice.

Ex-Ante

Julio 20, 2024

Bifurcación en el camino: normalización o radicalización. Por Kenneth Bunker

El Presidente Boric encabezando el gabinete Pro Seguridad esta semana. Foto: Agencia UNO.

Si el mismo presidente Gabriel Boric y la vocera del gobierno Camila Vallejo se dan el tiempo y el lujo de condicionar la batalla contra la violencia a un misterioso pacto fiscal, es porque no están dispuestos a utilizar o redistribuir lo que tienen para hacer lo que puedan para terminar con las matanzas. Así, […]