Un misterio dentro de un enigma. Por David Gallagher

Ex-Ante

Ojalá mis años dedicados a su cultura y a su idioma me ayudaran a entender lo que pasa en Rusia. Nunca ha sido fácil. Por algo Churchill sentenció que Rusia era “un acertijo envuelto en un misterio dentro de un enigma”. Y nunca ha sido más difícil que ahora. 


Importante, para entender algo, es la larga batalla intelectual que ha habido en Rusia entre “occidentalistas” y “eslavófilos” o “rusófilos”. Parte en el siglo diecisiete, si no antes. Eran más o menos occidentalistas Pedro el Grande (1672-1725) y Catalina la Grande (1729-1796). En épocas más recientes, lo fue Gorbachov: Margaret Thatcher decía que su caída se debió a que no era suficientemente ruso. Pero Yeltsin era más ruso que nadie y también era occidentalista. Y lo era Putin: hacia 2000 quería que Rusia estuviera en la OTAN.

A Putin no lo tomaron en serio y, despechado, a la vez que alarmado por la expansión de la OTAN, y las revoluciones en Ucrania en 2004-5 y 2014, se volvió violentamente rusófilo y nacionalista, insertándose en la vertiente anti-occidental que siempre ha habido en su país.

Aparte de pensar que Rusia es especial, distinta, única, ¿qué es lo que buscan estos nacionalistas anti-occidentales? Desde ya, creen—siempre lo han creído– que Ucrania no existe porque es parte de Rusia. Lo explica Putin en un largo ensayo “Sobre la histórica unidad de rusos y ucranianos”, que publicó en julio de 2021. Putin, mal informado, no se daba cuenta de lo contenta que está una mayoría de ucranianos con la independencia ganada en 1991.  Pero más impactante aun es el odio contra todo Occidente que hoy albergan Putin y los nacionalistas. Es un odio que tiene autores intelectuales curiosos pero influyentes. Por ejemplo los filósofos Ilya Ilyin (1883-1954) y Aleksandr Dugin (1962-   ).

Según Ilyin, muy citado por Putin, Dios cometió un craso error al crear al individuo, porque en ese acto fragmentó su propia unidad. Solo Rusia, país inocente, puro, bañado en la santa religiosidad ortodoxa, y capaz—el único país que lo es—de una “política total”, puede corregir el error, unir los fragmentos y así redimir el mundo.

De acuerdo con Dugin, de ideas muy parecidas, el mal de Occidente se debe a que siempre ha endiosado a la razón, al individuo, y a reglas que frustran la voluntad.  Por ejemplo, reglas como las del estado de derecho. Con los escolásticos hasta la fe fue sometida a la razón, y con William of Ockham (c.1287-1347), Occidente sucumbe a un nominalismo fatalmente atomizador. Se disgregan las categorías. Al individuo lo arrancan de todas sus pertenencias: de su tribu, su comunidad, su religión, su familia y su nación. Absurdamente, para proteger a ese exiguo individuo, limitan el poder del Estado y del gobierno, e invocan derechos humanos individuales, cuando los únicos legítimos son los colectivos. Se plantea además que hay una verdad objetiva a la que se pueda aspirar. Dugin es un abierto apólogo de la noticia falsa. Según él, la propaganda bélica rusa no tiene por qué ceñirse a una verdad que no existe y que occidente tampoco respeta. En cuanto a la libertad, para él no es nunca individual si no colectiva. Así la entiende el ruso, dice él, gracias a su noble vocación colectivista. El ruso entiende que somos libres solo cuando aceptamos el lugar que nos toca en el colectivo que por definición nos trasciende. 

Muchas de estas ideas constituyen un rechazo a la modernidad entera.   Recuerdan las de nuestros decoloniales. También en su feroz anti-liberalismo se nota la influencia de ese Carl Schmitt tan querido por algunos de nuestros intelectuales anti-liberales de izquierda o derecha. 

¿Cómo se sale de este lúgubre neofascismo teocrático? ¿Cómo desciende Putin de este tétrico Olimpo y su culto a la muerte? El gran desafío de Occidente y de Ucrania es el de encontrarle una escalera para que se baje antes de destruirse y destruirnos. 

Para eso hay una clave en la misma obra de Dugin. Según él, es tiempo que el mundo se vuelva multipolar; que Occidente—sobre todo el de habla inglesa—abandone su afán unipolar. No sé si ese afán existe, pero si los rusos lo creen, habría que asegurarles que su anhelada multipolaridad es razonable, concediéndole a Rusia, o a lo que ellos llaman Eurasia, el estatus de polo potente que añoran. Todo sin arriesgar que el sufrimiento de los ucranianos haya sido en vano.

Vaya el desafío.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Mayo 19, 2024

Cadem: Boric se acerca a 30% de aprobación y ministros registran alzas (Lea aquí la encuesta)

A dos semanas de la cuenta pública, el mandatario logra un alza de cuatro puntos en 14 días, desde que en la primera semana de mayo su aprobación llegara a 24%, el punto más bajo de su gobierno. Casi todos los ministros de su gabinete tienen aumentos en su aprobación en relación a la medición […]

Ex-Ante

Mayo 19, 2024

Perfil: Quién es Ebrahim Raisi, el clérigo ultraconservador que preside Irán y que está desaparecido tras accidente

Raisi es considerado como un protegido del ayatolá Alí Jamenei y su posible sucesor. Acusado de participar en violaciones a los Derechos Humanos en 1988, su gobierno ha estado marcado por el caso del crimen de la joven Mahsa Amini y por su enfrentamiento con Israel.

Cientista Político. Libertad y Desarrollo.

Mayo 19, 2024

¿Por qué los inmigrantes aman a Kast? Por Jorge Ramírez

Muchos se preguntarán ¿cómo es posible que inmigrantes apoyen las posiciones de un candidato como Kast que ha declarado ser abiertamente restrictivo y drástico en materia de inmigración? Es preciso tener claridad en que la actual población inmigrante en Chile es mayoritariamente venezolana, quienes representan un 33% del total de extranjeros viviendo en territorio nacional. […]

Ex-Ante

Mayo 19, 2024

Por qué Kast apuesta a conectar con el mundo femenino en medio del estancamiento de su candidatura

En la interna del Partido Republicano son conscientes de que existe una barrera que les está impidiendo penetrar con más fuerza en el electorado femenino y joven. De ahí que estén buscando perfilar a dos jóvenes profesionales que cumplirán un rol central en la tercera campaña presidencial de Kast. Hoy, el candidato republicano abrió una […]

Director de Criteria

Mayo 19, 2024

Cuenta presidencial y el otro yo del presidente. Por Cristián Valdivieso

Crédito: Agencia Uno.

En un camino sin retorno, desvestido de su otro yo, el presidente se apronta a su tercera cuenta pública. Un camino tan doloroso como necesario para Boric, el político de los próximos 30 años. Doloroso porque tendrá que traicionar a su propia historia e irritar a su barra brava. Necesario porque sin esa metamorfosis, sin […]