Noviembre 14, 2021

¿Tenemos un líder populista? Por Ricardo Brodsky

Ex-ante
Crédito: Agencia Uno.

Pudiera ser que el populismo se haya infiltrado en los poros de nuestra sociedad y en el corazón de no pocos chilenos que, como en la obra de Pirandello, andan buscando un autor.

El populismo se caracteriza por varios elementos básicos: es portador de un relato o mito, como lo llama la politóloga argentina María Esperanza Casullo, en donde un líder se proclama como representante o vocero del pueblo humillado o abandonado a su suerte por una elite corrupta y endogámica, que solo piensa en explotarlo o aprovecharse de su situación privilegiada; o bien, ese líder defiende al pueblo contra lo que amenaza su forma de vida tradicional: los migrantes, la globalización, el feminismo, la ideología de género, los animalistas, los mapuches, etcétera. Es decir, el líder encabeza una lucha y el enfado del pueblo contra los que están arriba en un caso, y contra lo que viene de abajo, en el segundo caso. O contra ambos, si se pudiera ser un perfecto populista.

El populista puede ser de derecha o de izquierda, o bien todo lo contrario, poco importa, lo que es indiscutible es que siendo un hijo bastardo de la democracia es actualmente su principal enemigo: están a la vista los casos de Trump y Bolsonaro, de Chávez-Maduro y Ortega.

Otra característica es que el líder debe ser irremplazable, debe poder prescindir de partidos (o tenerlos de manera instrumental para sus propósitos personales) y cualquier otra forma institucional de relacionarse con su pueblo, al que apela en forma directa, sin intermediarios, a través de la palabra, la que es expuesta en largas, eternas y rutinarias alocuciones, verdaderos monólogos difundidos por radios y televisión. Su omnipresencia es absoluta y prefiere la democracia directa, las asambleas, los plebiscitos, antes que la democracia representativa ya que, finalmente, es él el único verdadero representante. La Constitución, siempre cabrá en su bolsillo como tan gráficamente lo muestran sus exponentes tropicales.

El populista, siempre, necesita de un enemigo. Su propósito real es la conquista y mantención del poder y su estrategia se basa en la confrontación y la conflictividad, en empujar la radicalización de sus partidarios, de modo que los suyos sean cada día más, y más leales. Conceptos como Acuerdos, Diálogo, Consensos, Interés General, están excluidas de su léxico, son sinónimos de traición o cobardía. La intolerancia hacia el que discrepa puede llegar a ser violenta puesto que para el populista el disidente no es más que un enemigo disfrazado, algo como lo que dijo el diputado Silber sobre Carolina Goic, “un Pepe Auth en nuestras filas”.

La emotividad a flor de piel, que incluso puede llegar a las lágrimas, es otro rasgo característico del populista que se dice enamorado de su pueblo. Los argumentos racionales, las estadísticas, los efectos indeseados, los daños colaterales, los costos, son desechados, no merecen mayor consideración, ya que a su entender siempre los tecnócratas estarán, cifras en mano, pidiendo sacrificios al pueblo. Lo importante es lo que vemos en la calle, lo que se dijo en la feria. Lo trascendente es el ahora, aquí y ahora. Las soluciones deben ser inmediatas: más bonos, mano dura, más retiros, estado de sitio, eliminar deudas, pena de muerte. Menos discusión, más plebiscitos. Soluciones simples a los problemas complejos.

Siendo las cosas así, lo más preocupante en nuestro caso es la credibilidad que -a pesar de las bufonadas evidentes que se han protagonizado en esta campaña- puede obtener el líder populista en parte de los votantes; pudiera ser que el populismo se haya infiltrado en los poros de nuestra sociedad y en el corazón de no pocos chilenos que, como en la obra de Pirandello, andan buscando un autor.


Publicaciones relacionadas

Ex-ante

Mayo 21, 2022

La inflación y sus derivadas políticas. Por Cristián Valdivieso, director de Criteria

El fenómeno inflacionario no sólo reúne componentes técnicos para su explicación, sino que también, relatos políticos y sociales en pugna por adjudicarse la interpretación de un problema social, pero eminentemente técnico. El riesgo es que en medio de este tira y afloja entre los políticos aparezca un nuevo estallido de ira entre la población que, […]

Ex-ante

Mayo 21, 2022

Una lección para el proceso constitucional. Por Kenneth Bunker

Antes del inicio de las campañas oficiales del Apruebo y el Rechazo, falta el resultado de las comisiones de armonización, normas transitorias y preámbulo. Para el Apruebo es un problema. Teóricamente, el balance y la estabilidad no se podrán resolver allí, según el reglamento. Pero, por si alguna razón se logra hacer, sería un proceso […]

David Lefin

Mayo 21, 2022

Cómo el Banco Central fue víctima de supuesto fraude cibernético y transfirió un pago a cuenta de suplantador

El ministro de Hacienda, Mario Marcel, y la presidenta del Banco Central, Rosanna Costa. (crédito Agencia Uno).

El ente emisor habría sido defraudado en su calidad de agente fiscal, es decir, de administrador de los fondos soberanos del Fisco. Hacienda descartó pérdida de estos recursos y se hará parte de la denuncia que el Banco interpuso en el Ministerio Público.

Ex-ante

Mayo 21, 2022

Perfil: Jorge Baradit, el convencional imaginario. Por Rafael Gumucio

Pasó de escribir historias, a escribir sobre historia, a escribir la historia, y en el intertanto ha cometido el pecado mayor que puede cometer un escritor de ciencia ficción o de aventura, ser eternamente predecible y completamente monótono. Eso y tomarse en serio, que es la mejor manera de convertirte en una broma.

Convención: El trasfondo de la aparición de la bandera chilena y del himno nacional en el pleno de Mejillones

Los convencionales posando en la Plaza de la Cultura de Mejillones este viernes 20. Foto: Agencia Uno.

En el pleno de este viernes en Mejillones, donde la Convención concluyó sus actividades en la Región de Antofagasta, flameó una bandera chilena y se cantó el himno nacional, a diferencia de lo ocurrido el lunes en las ruinas de Huanchaca. El gobernador se responsabilizó de la omisión inicial, que fue criticada desde Chile Vamos. […]