Diciembre 11, 2022

Sociedad civil, Estado y educación. Por Daniel Rodríguez

Director Ejecutivo de Acción Educar
Estudiantes entran a rendir la prueba PAES en un colegio de Valparaíso.

El rol de la sociedad civil en educación no es plegarse a llamados desesperados de una autoridad. Es protagonista principal del progreso del país, y su principal activo es su autonomía y libertad para llevar a cabo sus fines y principios de la forma que considere mejor.


El Ministerio de Educación, por una mezcla de displicencia, sobredosis de ideología, soberbia profesional (“soy profesor”) y un mal manejo comunicacional, está bajo asedio.

Después de meses de un trato preferencial inusual para un ministro de Educación por parte de la ciudadanía (Según Cadem, Ávila cuenta con cerca de 50% de apoyo), la publicación de los datos de deserción educacional (50.000 estudiantes abandonaron el sistema escolar, diez mil más que el año 2019) causaron conmoción en la opinión pública.

Desde ese punto, los cuestionamientos a su gestión comenzaron a sacar a flote las deficiencias que gran parte de la comunidad preocupada del tema ya había advertido: un plan de recuperación educacional desfinanciado e insuficiente, propuestas de “cambios de paradigma” que exudan excentricidades académicas sin viabilidad política alguna, una metodología de “robo hormiga” para desmantelar el sistema vigente (intentos fallidos por la eliminación del Simce, evaluación docente, Liceos Bicentenario, etc.), la promesa de condonación del CAE que significaría gastar prácticamente la totalidad de la (supuesta) reforma tributaria, una ineficiencia legislativa preocupante (el ministro comenzó su gestión anunciando tres proyectos de ley significativos, pero no ha presentado alguno).

Todo esto podría ser descartado como una crítica desde la oposición, y sería cierto, si no consideráramos el manifiesto descontento de las Universidades Estatales ante el comportamiento ministerial, pues la tierra prometida estatista, de la que mana leche, miel y recursos públicos basales, no aparece en el horizonte. La senadora Provoste ha hablado de “desolación”. Quizás esa última palabra basta.

Ante la crítica, el ministro ha desestimado la gravedad del asunto (según él, Uruguay está peor y ello debiera confortarnos) y emitido cuñas incorrectas (“Todos los recursos del Ministerio de Educación están enfocados en la revinculación”). Pero durante estas dos o tres semanas de cuestionamientos – la Secom debe haber tomado nota – no se ha presentado algo concreto. Con una excepción: el llamado del ministro a la sociedad civil a colaborar y “ponerse detrás” del Ministerio en la recuperación educacional.

Recurrir a la sociedad civil parece una opción desesperada ante la imposibilidad de responder a la bola de nieve que fue creciendo. No parece creíble que el mismo sector que despreció la preocupación de los colegios particulares subvencionados ante su total omisión en el borrador constitucional rechazado, que sistemáticamente ha avalado e impulsado la discriminación en favor de la educación estatal contra la particular subvencionada, que idolatra las universidades estatales y comunica a las privadas que su rol público es casi semántico, ahora pretenda abrirse a escuchar a otros. Obviamente el Ministerio cuenta con la billetera estatal y las temidas superintendencias bajo su control, así que es probable que el miedo alinee al mundo privado con apoyo estatal. Pero no hay que engañarse.

El rol de la sociedad civil en educación no es plegarse a llamados desesperados de una autoridad. Es protagonista principal del progreso del país, y su autonomía y libertad para llevar a cabo sus fines y principios de la forma que considere mejor es su principal activo. Ante el fracaso del Estado, su rol no debe ser plegarse a sus instrucciones sino seguir haciendo su trabajo y exigir al Estado que la libere de restricciones y regulaciones absurdas. Su rol debe ser exigir a la autoridad una agenda legislativa y reguladora que amplíe su rango de acción, que les permita diferenciar sus proyectos educativos, y obviamente, que les permita cumplir sus objetivos. Solo la acción libre y autónoma de la sociedad civil nos ayudará a enfrentar la crisis. Y que el Estado se ponga detrás de ella, no al revés.

Seguir leyendo columnas de Ex-Ante aquí.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Abril 21, 2024

Cadem: 68% piensa que el crimen del ex militar Ronald Ojeda fue con motivaciones políticas encargado por Venezuela (Lea aquí la encuesta)

El 80% no cree que el gobierno de Maduro colaborará en la búsqueda de los responsables del crimen de Ojeda y el mismo porcentaje dice sentir mucho o bastante temor a la presencia del Tren de Aragua en el país. En cuanto a las preferencias presidenciales espontáneas, la alcaldesa Evelyn Matthei está en el primer […]

Director de Criteria

Abril 21, 2024

Encuesta Bicentenario UC: lecciones para la derecha. Por Cristián Valdivieso

Los chilenos no están anhelando la llegada de la actual oposición al gobierno. Lo que los chilenos buscan es más autoridad, firmeza e incluso autoritarismo ante lo que se vive como una crisis de inseguridad pública y de descrédito de la política. Una suerte de Bukele criollo si se quiere, el que, dicho sea de […]

Ex-Ante

Abril 21, 2024

Las claves de la gira de Kast a Hungría con foco en inmigración y en políticas pro familia

Líderes, pensadores y personeros influyentes del conservadurismo mundial se congregarán en Budapest, siendo José Antonio Kast uno de los exponentes centrales del evento. Allí compartirá escenario con el polémico líder euroescéptico y antiinmigración de Países Bajos Geert Wilders, con el líder de Vox en España Santiago Abascal y con el senador estadounidense por Oklahoma Markwayne […]

Ex-Ante

Abril 21, 2024

Batalla por Santiago: La historia detrás de la bajada de Sichel y su último quiebre con Chile Vamos

Hasta el mediodía del viernes Sebastián Sichel tenía contemplado anunciar este fin de semana que sería candidato a alcalde por Santiago, con o sin Aldo Duque en competencia. Esa misma tarde, sin embargo, RN le notificó que su candidato era Mario Desbordes, aunque habrían estado dispuestos a buscar una alternativa para dirimir la contienda. Lo […]

Cientista Político. Libertad y Desarrollo.

Abril 21, 2024

Maduro: socio controlador de nuestra política exterior. Por Jorge Ramírez

Hace algunos días Nicolás Maduro se dio otro “gustito”: enlodar el honor del recientemente fallecido ex Presidente Sebastián Piñera, acusándolo de que él fue quien trajo delincuentes venezolanos a Chile, tras “conocerlos, contratarlos y apoyarlos en Cúcuta para supuestamente invadir Venezuela”. Una afrenta diplomática, desde todo punto de vista, a la que el Presidente Boric […]