Diciembre 19, 2021

Sergio Muñoz Riveros: “El éxito o el fracaso del nuevo gobierno dependerá de lo que haga en materia de orden público”

Ex-ante

El analista político y escritor Sergio Muñoz Riveros cree que el factor generacional jugó un importante papel en la victoria de Boric. “La ironía de la historia es que él haya levantado en segunda vuelta un discurso que parecía el de un líder de la antigua Concertación”, comenta. A la vez, piensa que el principal foco de incertidumbre será la Convención Constitucional.

¿Boric gano por sus propios méritos o también por los errores de Kast? ¿Qué factores explican su triunfo?

-En la decisión de los electores influyen muchos factores, y la dinámica de la campaña es solo una parte. Creo que a Boric lo ayudó el ser visto como un emblema de cambio, de renovación, y ciertamente se vio beneficiado por la cercanía que los electores jóvenes establecieron con él. El factor generacional jugó un importante papel. La ironía de la historia es que él haya levantado en segunda vuelta un discurso que parecía el de un líder de la antigua Concertación. Parte de esa ironía es el generoso apoyo que le dieron los exmandatarios Lagos y Bachelet.

Respecto de los méritos de Boric, hay que decir que es un capítulo que recién empieza a escribirse.

-Boric es el presidente más joven de la historia. ¿Cuáles podrían ser las principales dificultades o pruebas que deberá enfrentar en su gobierno?

-Efectivamente, es muy joven y, como todos sabemos, ese es un defecto que se corrige con el tiempo. Boric descubrirá muy pronto que otra cosa es con guitarra. Por el bien de Chile, es deseable que lo haga bien en el cargo. Y más vale que él tenga claro que Chile no está para desmesuras. Estará sometido a fuertes tensiones porque gobernar una sociedad compleja, y en estos tiempos, es una tarea muy difícil. Habrá que estar atentos a los nombramientos que hará en las próximas semanas en Hacienda, Interior, Relaciones Exteriores, Defensa, Justicia, etc. Habrá que ver también cómo maneja la relación con el PC y con sus recientes aliados. Y observar también si era genuino su discurso de moderación de la segunda vuelta.

A Boric, le conviene tener claro que el porcentaje de votación que obtuvo no es un cheque en blanco. Los ciudadanos se han vuelto muy críticos y muy exigentes. Y las mareas electorales van y vienen.

Entrar a La Moneda debe tener un sabor dulce. Pero el asunto definitivo es cómo se sale de allí.

-Esta fue la elección más polarizada desde 1970. ¿Deja un país dividido? ¿Qué gestos debe dar el presidente electo para superar esta fractura?

-No creo que el país, globalmente considerado, esté dividido, y estoy recordando 1973 por supuesto, cuando sí había duras divisiones ideológicas y políticas, odios y miedos que ni se imaginan los jóvenes de hoy. Debemos evitar que Chile se deslice hacia algo como eso. Creo que la mayoría de la población desea paz y estabilidad, y en ningún caso aventuras dudosas. Al respecto, el presidente electo tiene la enorme responsabilidad de favorecer, desde ahora mismo, un clima de diálogo y entendimiento. Debe demostrar, en las palabras y en los hechos, que va a gobernar para todos. Habrá que estar atentos a sus primeras señales sobre el rumbo que quiere dar a su gobierno.

-Ascanio Cavallo dijo que hay una deriva autoritaria en Boric y Kast. ¿Ves peligro de un giro populista en el próximo gobierno?

-A Chile solo le sirve la lealtad con la democracia, que se debilitó gravemente en los últimos dos años. El autoritarismo es una amenaza real cuando la democracia no tiene suficientes defensores. Del 18 de octubre en adelante pudimos comprobar cuán feble era el compromiso de algunos partidos con el Estado de Derecho. Por desgracia, las veleidades y oportunismos frente a todo lo ocurrido impidió que la mayoría del país tuviera cabal conciencia de que nuestra democracia tambaleó en 2019 por la acción combinada de la barbarie en las calles y la deriva demagógica del Congreso. Los dos intentos por derribar al presidente Piñera con malas artes fueron muestras de extrema inconciencia política. El nuevo gobierno solo saldrá adelante si actúa con sentido nacional y estricto apego a las normas constitucionales, las cuales no están derogadas, como parecen creer algunos convencionales.

-A propósito de esto último, la relación del nuevo presidente con la Convención será clave. Si la tensión entre ambos se exacerba, ¿puede generar ingobernabilidad?

-La Convención es el principal foco de incertidumbre en la vida del país. Está a la vista el desajuste entre la legalidad vigente y aquella que asoma como amenaza de parte de la corriente refundacional que encabezan Atria, Bassa y Loncón. Hasta los senadores recién elegidos se preguntan sobre su propio futuro. Es absurdo que hayamos llegado a este punto por los cálculos partidistas que marcaron la negociación de noviembre de 2019. Que los senadores y diputados hayan aprobado crear un segundo parlamento, con lo que asumieron la postura de Poncio Pilatos en cuanto al cambio constitucional, quedará en los anales de la estulticia política. Sí, pueden generarse problemas de gobernabilidad por efectos del aquelarre de la Convención, y esperemos que el nuevo presidente y el nuevo Congreso sepan defender su propia autoridad.

-Ni la izquierda ni la derecha tienen mayoría en el Congreso. ¿El nuevo mandatario deberá postergar o moderar sus reformas y cambiar los focos de su agenda?

-El nuevo mandatario deberá propiciar amplios acuerdos en todas las áreas en que se definirán las posibilidades de progreso, por ejemplo, el mejoramiento de las pensiones, ámbito en el cual el actual gobierno puede dejar encaminada la iniciativa de la Pensión Garantizada Universal. Hay necesidades sociales que deben atenderse con urgencia, como la de las familias que sobreviven en pequeñas carpas en muchos lugares. Será indispensable establecer una relación constructiva entre el Ejecutivo y el Congreso.

-La economía será quizá el gran desafío de la futura administración. ¿Se necesitarán señales tranquilizadoras para el mercado, por ejemplo, nombrar un ministro de Hacienda que concite apoyos transversales?

-El mayor problema en la economía es la incertidumbre política. El 70% de las empresas consultadas por el Banco Central en la última encuesta de percepción de negocios indicaron que no creen que harán inversiones este año. Bien sabemos que la salida de capitales empezó hace rato. La inflación reapareció como amenaza. En consecuencia, es imperioso que el nuevo gobierno entregue señales de estabilidad. El futuro ministro de Hacienda debe ser, naturalmente, una persona que inspire confianza. Hay que dar certezas, alentar las inversiones y despejar cualquier duda sobre el derecho de propiedad y el cumplimiento de los contratos. Por supuesto que Chile debe suscribir prontamente el tratado de integración con el Asia Pacífico (TPP11).

-¿Crees que la “calle” va a ser un problema en los 4 años que vienen? ¿Cómo debe enfrentarse?

-Erradicar la violencia es una exigencia absoluta de nuestra convivencia. El éxito o el fracaso del nuevo gobierno dependerá en buena medida de lo que haga en materia de orden público. En los actos de vandalismo han confluido grupos anarquistas, soldados del narcotráfico, activistas de ultraizquierda, en fin, una corriente antisocial muy oscura, frente a la cual se necesitará una política muy firme. Es de esperar que Carabineros haya sacado enseñanzas operativas de estos años, y que esté en condiciones de dar una respuesta más eficaz. Ahora bien, lo que más ha ayudado a los violentos ha sido la indulgencia y hasta la simpatía que les han manifestado ciertos sectores del mundo político que han buscado cosechar a río revuelto. El deber del Estado es proteger a la comunidad. El nuevo gobierno no puede vacilar al respecto.

 

 

 

 


Publicaciones relacionadas

Ex-ante

Enero 16, 2022

Convención Constitucional: Claves para entender la discusión del régimen político. Por Tomás Jordán

El mapa de posiciones de los grupos nos muestra un consenso inicial por mantener el presidencialismo, de la necesidad de modificarlo, de generar mayor coordinación entre el Ejecutivo y Legislativo, en la duración y reelección por una vez; pero, es aún muy temprano para visualizar cómo se dispondrá la relación minoría/mayoría entre el Presidente y […]

Marcelo Soto

Enero 16, 2022

Juan Luis Ossa, historiador: “Me temo que de tanto prometer lo irrealizable, la Constitución termine siendo un cúmulo de buenas (e ingenuas) intenciones”

Doctor en Historia Moderna por St Antony’s College, Universidad de Oxford, profesor de la UAI e investigador del CEP, Juan Luis Ossa dice que a la derecha le ha faltado una reflexión profunda. “No basta con oponerse a Boric por oponérsele. Más bien, hay que presentar a la ciudadanía una propuesta concreta para salir del […]

Ex-ante

Enero 16, 2022

¿Podrá Boric navegar entre dos águas? Por Sergio Muñoz Riveros

Es posible que Boric quiera sinceramente dar a su gestión un sello como el descrito ante los empresarios, pero eso implica seguir un curso de acción que no le gustará al PC ni a un sector del FA, además de la izquierda anarco/octubrista, que ya lo está amenazando con “no soltar las calles” si no […]

Ex-ante

Enero 16, 2022

Mensajes de orden y moderación, y la centroizquierda de Boric. Por Kenneth Bunker

Boric no hubiese ganado con un discurso de izquierda puro y duro ni tampoco si hubiese apelado netamente a la retórica del descontento social. Sabiendo eso, solo ha profundizado en la fórmula ganadora, reiterando su intención de conformar un cogobierno con miembros de los partidos que ha criticado por años, y de gobernar pensando en […]

Ex-ante

Enero 16, 2022

Selección Dominical: 10 temas de la semana

Porque informarse de manera estratégica sí importa, en Ex-Ante invitamos a releer y profundizar distintas noticias, columnas y entrevistas clave que dieron de qué hablar. Fernando Atria: “Estamos impulsando un régimen en que el Presidente nombra un jefe de gobierno que depende de él, pero que busca la ratificación del Congreso” Seguir leyendo  Trasfondo: Cómo […]