Diciembre 26, 2022

Reducción de la jornada de trabajo: ¿Es el momento? Por Rubén Soto

Socio AEM Abogados

La reducción de la jornada de trabajo en un contexto de crisis económica global, con alta inflación y con un desempleo que no cede, donde además se plantea una reforma tributaria y previsional, puede en el corto y mediano plazo implicar serias desventajas para el mercado laboral.


El Gobierno del Presidente Gabriel Boric ha impulsado concretar durante el primer semestre de 2023 el proyecto de ley -actualmente en el Senado- que reduce la jornada laboral a 40 horas semanales, transformándose en una prioridad de su agenda legislativa, introduciendo modificaciones respecto al texto aprobado por la Cámara de Diputados y Diputadas en 2019. Pata este efecto, se han recogido parte de las recomendaciones de la Mesa Técnica convocada por el Ministerio del Trabajo donde participaron más de 200 organizaciones, tanto sindicales como empresariales.

Esta reforma al Código del Trabajo, que se tramita desde el 2017, ha generado expectativas entre los trabajadores, así como justas dudas y resquemores en los empleadores.

Reducir la jornada de trabajo sin duda puede tener grandes beneficios para ambas partes. Ayuda a trabajadores a compatibilizar mejor su vida laboral y personal, lo que puede optimizar su bienestar en el trabajo, reducir el ausentismo y licencias médicas por estrés laboral, así como evitar una excesiva rotación de su personal, todo lo cual  incide en la eficiencia y rentabilidad a largo plazo de las empresas.

Por eso algunas empresas ya comenzaron voluntariamente a flexibilizar y reducir las horas de trabajo, de forma paulatina. Se han adelantado a la futura legislación -obteniendo interesantes resultados- adhiriéndose al sello “40 Horas” propiciado por el Ministerio del Trabajo.

Pero no todas las empresas ni mercados son iguales. Y el escenario de 2019, previo al estallido y la pandemia, dista del que enfrentamos en 2022. La reducción de la jornada de trabajo en un contexto de crisis económica global, con alta inflación y con un desempleo que no cede, donde además se plantea una reforma tributaria y previsional, puede en el corto y mediano plazo implicar serias desventajas para el mercado laboral al aumentar el costo del trabajo y la competitividad de las empresas.

Es una buena noticia para todos que el Gobierno y el Congreso se abran a una discusión intersectorial, dependiendo del tipo de industria y no sólo respecto al tamaño de las empresas para implementa esta reforma en forma gradual. Como también para el mercado laboral, el terminar con la rigidez absoluta del Código Laboral y comenzar a contemplar diversas fórmulas, dependiendo de las distintas realidades de los sectores, asegurando así la competitividad.

Una discusión necesaria es la competitividad de nuestras empresas. Precisamente, durante su paso por el Senado se ha contemplado una medida, aunque limitada a PYMES, que va en el sentido correcto. Mediante el SENCE se generarán programas con el objetivo de favorecer el proceso de implementación de la reducción de jornada, se dispondrá de capacitaciones relativas a la gestión eficiente del tiempo y sobre avances tecnológicos.

Por otro lado, sería deseable también que se implemente un modelo de fomento y facilitación al teletrabajo que -a propósito de la pandemia- ha permitido mayor conciliación de la vida laboral y familiar, reducción de costes personales y empresariales e, incluso, aumento de la productividad, pero con una sobre regulación que impiden practicas modelos utilizadas ampliamente en el mundo, como es “BYOD”, esto es Bring Your Own Device, lo que es una tendencia cada vez más generalizada en la que las empresas permiten a los trabajadores llevar y usar sus dispositivos portátiles personales para desarrollar a cabo tareas del trabajo y conectarse a la red y recursos corporativos.

No se debe obviar por nuestros legisladores que la disminución o estancamiento de la productividad tiene repercusiones directas en la calidad de vida de las personas. Esto se demuestra al ver que aquellos países con altos niveles productivos poseen un mejor acceso a bienes y servicios, los que se traduce en mayores salarios y empleos de calidad.

En un informe solicitado por el Gobierno del ex Presidente Sebastián Piñera relativo a las posibles consecuencias de reducir legalmente la jornada de trabajo de 45 a 40 horas semanales, la Comisión Nacional de Productividad señaló en 2020 que sin planes para mantener o mejorar la productividad, un cambio de este tipo implicaría una caída en los salarios y reducción en el crecimiento del PIB. Sería interesante actualizar dichos estudios y no pecar de voluntarismo y creer que una ley de esta envergadura tendrá cero implicancias en el mercado laboral y la competitividad de nuestras empresas.

En el último Estudio Económico de Chile de la OCDE, junto con valorar el avance de importantes reformas que se están llevando a cabo desde principios de 2022, también deben priorizarse las medidas dirigidas a aumentar la productividad, mejorar la competitividad y conseguir que un mayor número de chilenos accedan a puestos de trabajo de calidad.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Mayo 29, 2024

Los movimientos previos al acuerdo entre Codelco y SQM (Y la insistencia de Tianqi)

A cuatro días de que culmine el plazo autoimpuesto por Codelco y SQM para concretar en un contrato definitivo el Memorándum de Entendimiento, la china Tianqi Lithium -dueña del 22% de SQM- aún busca citar a una junta extraordinaria de accionistas sobre el acuerdo entre la minera privada y la estatal. El pasado 21 de […]

Con Catalina Edwards

Mayo 29, 2024

Hermann González: “El golpe a la confianza empresarial no va a ser fácil de revertir”

Ex-Ante.

En una nueva edición de After Office Investing, Catalina Edwards conversa con el coordinador macroeconómico de Clapes-UC y socio de Valtin Consulting, Hermann González, para abordar las expectativas tanto del empresariado como de los consumidores, además del discurso que ha tomado el actual gobierno respecto del sector privado.

Director del Centro de Gobiernos Corporativos de la Universidad Católica, asesor y director de Empresas

Mayo 29, 2024

¿Qué distingue a los buenos presidentes de los directorios? Por Luis Hernán Paúl

Para visualizar la importancia de los presidentes es conveniente tener en cuenta que los directorios operan como grupos colegiados y los grupos requieren ser coordinados para operar eficazmente y proveer dicha coordinación es justamente la principal función de los presidentes. Por lo tanto, la simple existencia de un presidente no es suficiente.

Jaime Troncoso R.

Mayo 28, 2024

Presidente del Consejo Fiscal Autónomo: “Estrés fiscal se prolongará, al menos, hasta 2028”

Miembros del Consejo Fiscal Autónomo a mayo 2024.

A cuatro días de la cuenta pública del Presidente Gabriel Boric, el presidente del Consejo Fiscal Autónomo (CFA), Jorge Rodríguez, advirtió que las finanzas públicas están “en una situación de estrés fiscal como resultado de una tendencia de aumento de la deuda pública iniciada luego de la crisis financiera global de 2008 y acentuada durante […]

Economista y académico de la Escuela de Negocios UAI

Mayo 28, 2024

Las otras oportunidades que abre la Ley Fintec. Por Kevin Cowan

La Ley Fintec abre el espacio para dos canales de innovación financiera relevantes. El próximo paso será la dictación de la norma por parte de la CMF. Es de esperar que estos espacios se puedan aprovechar por parte del sector financiero para seguir profundizando nuestro mercado de capitales, y en especial para seguir ampliando el […]