Raphael Bergoeing: “Voté apruebo, pero lo más probable es que terminemos con una constitución peor que la de antes”

Marcelo Soto
Foto: DII (U. de Chile).

El economista y académico de la U. de Chile, Raphael Bergoeing, observa fuertes nubarrones en el horizonte. “A mediados de año muy probablemente entremos en una recesión, con un crecimiento negativo y con inflación de 10%”, dice.


-El FMI bajó aún más las proyecciones de crecimiento para Chile: este año 1,5% y el próximo un 0,5. ¿Cuán probable es que entremos en un período recesivo?

-Lo explico de otra manera: el Chile actual es mucho más frágil que el Chile de los últimos 30 años. En cierta forma, estamos viviendo el mayor desequilibrio macroeconómico desde los 80, cuando tuvimos la crisis de la deuda externa. Es una crisis más compleja que la asiática en 1999 y la subprime en 2008. Yo pienso que es como la película Terminator: “La macro is back”. Es decir, la macroeconomía está de vuelta.

-¿Por qué?

-Antes del estallido social, la inflación estaba controlada, teníamos una economía agregada aburrida, con tasas de interés que tendían a la baja. Éramos una taza de leche. Podíamos empezar a imaginarnos convertirnos en un país más parecido a Canadá  y Alemania. Pero vino de nuevo esta crisis con características bien macro. La economía se desacelera un montón, hay mucha volatilidad y la inflación se dispara.

-Hay posibilidades de crecimiento negativo.

-El Banco Central dice que se sigue acelerando la desaceleración económica. Está cayendo en una pendiente cada vez más rápida. Al punto que para 2023 podríamos tener crecimiento negativo. Además, la inflación terminó siendo el doble de lo que esperábamos. Y ojo que el mercado cree que el Central  está siendo optimista.  Las tasas de interés pueden seguir subiendo y por un rato largo.

-La pregunta que muchos hacen es: ¿Qué porcentaje de las causas son internas o externas?

-El mismo Banco Central ha dicho que en torno al 75% del desajuste inflacionario es local. El otro 25% sería externo. Eso era en diciembre.  Con la guerra en Ucrania la cosa externa ha subido, pero no más de la mitad. La guerra exacerbó el problema.

Esto tiene que ver con tres cosas: un desajuste resultado de una cantidad de recursos que nunca había entrado en la economía chilena, en un período muy breve de tiempo. A fines de 2021, gracias a los retiros más el IFE, el nivel de ingresos disponible había crecido un 30 %.

Eso alimentó una demanda que el país no estaba en condiciones de satisfacer. Por eso había autos que se demoraban 12 o 15 meses en estar disponibles. Hubo gente que lo pasó muy mal, evidentemente, pero se generó un exceso de demanda brutal.

-¿Y a la vez aumentó la incertidumbre?

-Claro, debido a la propia fragilidad de la economía. Además, se inició un proceso constituyente, y los inversionistas decidieron esperar. Muchos se refugiaron en el dólar, que pasó de los 700 a los 870  pesos y se estabilizó en 810.  En consecuencia, a la incertidumbre local se sumó al exceso de demanda. Desde la perspectiva macro, a mediados de año muy probablemente entremos en una recesión, con un crecimiento negativo y con inflación de 10%.

-A propósito de retiros, ¿cómo viste la actuación de Mario Marcel en el debate y votación del quinto retiro?

-A mí no me gustaba la propuesta del gobierno, porque iba a permitir que mucha gente pagara deudas y se endeudara de nuevo. Pero también permitía salir del pantano. Mario Marcel buscó una fórmula para parar esto, porque todos los que han tratado de hacerlo han fracasado.  Su estrategia, más focalizada, me parecía que era el único camino que se le podía ocurrir. Como brocha gorda, diría que fue una salida inteligente. Hubo algo de fortuna. Pero Marcel hizo lo que se podía hacer.

No fue un gran resultado, no fue producto de un gran acuerdo. Esto no quedó resuelto y pasado mañana puede prender de nuevo.

-¿Tú hiciste algún retiro?

-No, ninguno y la razón fue porque yo soy director de una AFP. Aunque no estoy de acuerdo con los retiros, no tengo derecho a pedirle a alguien que se inmole. Lo inmoral fue que el mundo político haya estado dispuesto a pasar una ley que permitía sacar la plata sin pagar impuesto al 20% más rico.

-Hablabas de la incertidumbre, ¿cuál es tu opinión del trabajo de la Convención en general?

-No tengo una buena opinión. Yo voté apruebo convencido. Hay tres temas que son relevantes para la economía: los derechos de propiedad, el Banco Central autónomo y la exclusividad del gasto fiscal que le de sustentabilidad. La estabilidad es condición necesaria para la inversión de largo plazo.

Un segundo tema es el sistema político: que no quede atado el Estado al gobierno. En los países parlamentarios cambias al primer ministro y el país no se va al despeñadero. A Chile le está costando cada vez más adaptarse y salir de las crisis. Para eso necesitamos un sistema más flexible y que fomente los acuerdos.

Por último, un texto que se haga cargo de que para ser desarrollados en 20 años, no podemos depender de las mismas 4 empresas en dos sectores, que permitieron que Chile progresara en los 90, pero que generaron altos niveles de concentración y que no han logrado que el país se descentralice.

-¿Tenías mayores expectativas?

-Este era una oportunidad para sacar una mejor Constitución. Dicho todo lo anterior, mi visión, tomando en cuentas desde el día que voté a favor hasta ahora, es súper negativa. Ha habido un proceso dominado por grupos súper identitarios, particulares, que han planteado los cambios para acabar con el texto anterior, no para mejorarlo. Ha sido una pésima experiencia, no ha contribuido a que tengamos un país con más confianza.

-¿Te hace pensar en la posibilidad de votar rechazo?

-Absolutamente. Tengo todo el derecho a hacerlo en democracia y no me avergüenza decirlo. Pero por muy mal que haya evolucionado el proceso, hay que esperar a que termine. La probabilidad de que salga una buena constitución hoy es mucho más baja que cinco meses atrás. Me he ido formando esta opinión: no vamos a terminar con una constitución que sea irracionalmente mala. Pero lo más probable es que terminemos con una constitución peor que la de antes. Esa es mi lectura.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Julio 13, 2024

Negligencia: El certificado que desmiente la versión de Migraciones de que no otorgó permiso de trabajo a sospechoso del asesinato de Ojeda tras el crimen

A través de una declaración pública, el Servicio Nacional de Migraciones negó este sábado que Maickel Villegas -sospechoso del crimen del ex teniente Ronald Ojeda- haya obtenido un permiso que habilitara para trabajar en Chile después del homicidio, como señaló y reitera Ex-Ante sobre la base de documentación oficial. El texto del SNM dice que […]

Ex-Ante

Julio 13, 2024

Lo que se sabe de la captura de Maickel Villegas: un bus de migrantes a las 11 am, una biometría y la alerta roja

Venía a bordo de un bus, cuando la policía de migración de Costa Rica le pidió la identificación y le realizó una biometría. Eran las 11 am del viernes y Maickel Villegas, un venezolano de 27 años, integrante del temible Tren de Aragua, encendió la alarma roja de Interpol. Fue detenido y Chile hace gestiones […]

Director ejecutivo del Centro Democracia y Comunidad (CDC)

Julio 13, 2024

La grandeza política. Por Joaquín Orellana

No basta con llamados a la unidad frente a un adversario común. Urge un trabajo oportuno en el posicionamiento de liderazgos, en la construcción de relatos que hagan sentido a las mayorías y también en el desarrollo de programas para dar soluciones eficaces en materia de política pública a problemas que son críticos.

Escritor y columnista

Julio 13, 2024

Gonzalo Winter: Orgía de lombrices. Por Rafael Gumucio

Winter quiso convertir el debate sobre la ley electoral en uno sobre el capitalismo y su concentración de la riqueza. Gran tema, demasiado grande para no enredarse en su excesiva tela. Elevar el debate en el Congreso es siempre peligroso, pero elevarlo sin tener una buena cuerda con que guiarlo desde tierra, es simplemente suicida.

Manuel Izquierdo P.

Julio 13, 2024

Ex subsecretaria Carolina Valdivia: “A Petro no le importa mucho la institucionalidad internacional”

Imagen: Agencia Uno

Para la investigadora del CEP y ex subsecretaria de Relaciones Exteriores, la defensa que hace el Presidente colombiano de Daniel Jadue “es inaceptable porque es una injerencia en asuntos internos. Es desconocer cómo funciona la democracia, que requiere y exige la separación de poderes”. Por otro lado, con respecto a las señales de Caracas frente […]