¿Qué se propone hacer Boric respecto de los detenidos desaparecidos? Por Sergio Muñoz Riveros

Ex-Ante

¿Qué es lo que realmente quiere hacer el Presidente? ¿Enviará una ley específica al Congreso? ¿Está considerando constituir algo parecido a la comisión Rettig, creada en 1990 por el Presidente Aylwin? El país necesita saber en qué está pensando él exactamente, porque los eventuales desatinos en un ámbito tan sensible como este pueden tener efectos lamentables, como despertar expectativas sin base entre los familiares de las víctimas, y provocar luego mucha frustración y mucho dolor.


No sabemos qué consejos ha escuchado Boric acerca de cómo actuar frente al cincuentenario del golpe de Estado, pero no parece consciente de la necesidad de efectuar una conmemoración sobria, con sentido de Estado, que recuerde a las víctimas, evite reabrir las heridas del pasado y favorezca el entendimiento nacional. Todo apunta a que lo prioritario para él y su bloque es dejar su huella política en el aniversario, para lo cual están dispuestos a poner el aparato gubernamental al servicio de un relato que les ayude en su actual travesía.

El jueves 16 de marzo, en el contexto de su gira por Tarapacá, el mandatario visitó la fosa común de Pisagua, y anunció allí su decisión de implementar “un plan nacional de búsqueda” de los detenidos desaparecidos y ejecutados políticos durante la dictadura. “Desde el gobierno nos hemos comprometido porque nos desgarra el alma, no solo la humana sino la de la Patria saber que todavía hay quienes buscan a sus seres queridos (…) Ha pasado mucho tiempo. Va a ser difícil. El éxito es improbable. Pero tenemos el deber moral de no dejar jamás de buscar a quienes faltan, a quienes fueron asesinados por sus ideas y defender la libertad del hombre y la mujer de nuestra Patria”.

¿Qué es lo que realmente quiere hacer? ¿Enviará una ley específica al Congreso? ¿Está considerando constituir algo parecido a la comisión Rettig, creada en 1990 por el Presidente Aylwin? El país necesita saber en qué está pensando él exactamente, porque los eventuales desatinos en un ámbito tan sensible como este pueden tener efectos lamentables, como despertar expectativas sin base entre los familiares de las víctimas, y provocar luego mucha frustración y mucho dolor.

El ministro de Justicia, Luis Cordero, contó a fines de enero que, en el contexto de los 50 años, el Presidente le había entregado una instrucción sobre la tarea del ministerio en relación con las violaciones de los Derechos Humanos, la cual se resumía así: “toda la verdad y toda la justicia”. Es obligatorio preguntar en qué se traducirá tal instrucción. Los equívocos pueden ser muy costosos para nuestra convivencia, y simplemente desastrosos para el gobierno.

Los detenidos desaparecidos constituyen el capítulo más dramático de una inmensa tragedia. Se trata de más de 2.000 compatriotas que fueron asesinados por los agentes de la represión de Pinochet cuando ya se encontraban en condición de prisioneros, tras lo cual el régimen procuró borrar todo vestigio del crimen. Es difícil concebir mayor inhumanidad. Ello dio lugar a la memorable lucha de los familiares de los detenidos desaparecidos en demanda de verdad y justicia, la que recibió la progresiva solidaridad de amplios sectores y contó con el resuelto apoyo de la Iglesia Católica.

El país ha recorrido un largo y penoso camino respecto de las violaciones de los DD.HH. cometidas bajo la dictadura. Muchas personas dignas hicieron una gran contribución a la tarea de reivindicación moral del país en este ámbito, entre ellas numerosos abogados. Al cabo de tantos años, corresponde constatar que, entre las naciones que pasaron por experiencias parecidas de represión, muy pocas han conseguido logros comparables con los de Chile en cuanto a establecer la verdad, juzgar a los responsables y adoptar medidas de reparación.

Recuperada la democracia, no se dictó en nuestro país una ley de punto final que impidiera investigar. Los descendientes de las víctimas han ejercido plenamente sus derechos ante los tribunales. En ese cuadro, el Presidente está obligado a ser prudente. No puede hacer abstracción del esfuerzo civilizatorio efectuado por la sociedad. Y, aunque esté bien inspirado, tiene el deber de considerar las consecuencias que podría tener la utilización sectaria de un drama por el que la sociedad ya pagó un costo demasiado alto.

Desde que llegó a la Presidencia, el mandatario ha intentado dar un sentido épico a su gestión. No pocos de sus errores han respondido a la ansiedad por validarse en el cargo y protagonizar un cambio de rumbo de la nación. Ha sido notorio su afán por probar que él y sus cercanos van a enderezar lo que, a su juicio, estaba torcido desde hace 30 años, e incluso a limpiar los pecados de la historia de Chile.

El mesianismo ha sido el rasgo distintivo de la generación que llegó al poder sin estar preparada para ello. Es posible incluso que, al instalarse en el cargo, Boric se haya visto a sí mismo como un redentor que debía cumplir un mandato de trascendencia histórica. Su irreflexiva adhesión a la Constitución refundacional hace pensar que concebía dicho texto como el instrumento óptimo para materializar tal mandato.

Puede entenderse que el mandatario quiera sentirse parte de la batalla por los DD.HH. en los años duros, en la que no pudo participar por razones cronológicas. Tenía solo 5 años cuando, en 1991, el abogado Raúl Rettig le entregó al Presidente Aylwin el informe de la acuciosa investigación realizada respecto de las víctimas de la represión. Pero, cualquier actitud equívoca de su parte, que busque desvalorizar lo hecho por el país en este ámbito o reproducir los antagonismos del pasado, solo causará perjuicios.

La conmemoración de los 50 años no puede ser usada para revivir las viejas divisiones y fomentar un clima de odiosidad que dañe más nuestra convivencia, lo que podría estimular nuevos actos de violencia. Lo esencial es reafirmar la adhesión a la cultura de los Derechos Humanos y renovar la lealtad con los valores de la democracia para que Chile no vuelva a vivir una tragedia como la 1973.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Abril 21, 2024

Cadem: 68% piensa que el crimen del ex militar Ronald Ojeda fue con motivaciones políticas encargado por Venezuela (Lea aquí la encuesta)

El 80% no cree que el gobierno de Maduro colaborará en la búsqueda de los responsables del crimen de Ojeda y el mismo porcentaje dice sentir mucho o bastante temor a la presencia del Tren de Aragua en el país. En cuanto a las preferencias presidenciales espontáneas, la alcaldesa Evelyn Matthei está en el primer […]

Director de Criteria

Abril 21, 2024

Encuesta Bicentenario UC: lecciones para la derecha. Por Cristián Valdivieso

Los chilenos no están anhelando la llegada de la actual oposición al gobierno. Lo que los chilenos buscan es más autoridad, firmeza e incluso autoritarismo ante lo que se vive como una crisis de inseguridad pública y de descrédito de la política. Una suerte de Bukele criollo si se quiere, el que, dicho sea de […]

Ex-Ante

Abril 21, 2024

Las claves de la gira de Kast a Hungría con foco en inmigración y en políticas pro familia

Líderes, pensadores y personeros influyentes del conservadurismo mundial se congregarán en Budapest, siendo José Antonio Kast uno de los exponentes centrales del evento. Allí compartirá escenario con el polémico líder euroescéptico y antiinmigración de Países Bajos Geert Wilders, con el líder de Vox en España Santiago Abascal y con el senador estadounidense por Oklahoma Markwayne […]

Ex-Ante

Abril 21, 2024

Batalla por Santiago: La historia detrás de la bajada de Sichel y su último quiebre con Chile Vamos

Hasta el mediodía del viernes Sebastián Sichel tenía contemplado anunciar este fin de semana que sería candidato a alcalde por Santiago, con o sin Aldo Duque en competencia. Esa misma tarde, sin embargo, RN le notificó que su candidato era Mario Desbordes, aunque habrían estado dispuestos a buscar una alternativa para dirimir la contienda. Lo […]

Cientista Político. Libertad y Desarrollo.

Abril 21, 2024

Maduro: socio controlador de nuestra política exterior. Por Jorge Ramírez

Hace algunos días Nicolás Maduro se dio otro “gustito”: enlodar el honor del recientemente fallecido ex Presidente Sebastián Piñera, acusándolo de que él fue quien trajo delincuentes venezolanos a Chile, tras “conocerlos, contratarlos y apoyarlos en Cúcuta para supuestamente invadir Venezuela”. Una afrenta diplomática, desde todo punto de vista, a la que el Presidente Boric […]