Junio 8, 2023

¿Qué partidos necesita Chile? Por Juan Pablo Orrego

Estudiante de Doctorado en Política, Universidad de Edimburgo y militante de Comunes
Crédito: Agencia Uno.

El establecimiento de un umbral mínimo, y en buena medida racional, del 5% del voto para acceder a representación parlamentaria genera un desincentivo claro a la formación de partidos que operan como vehículos electorales de aventuras individuales y no como espacios de representación de intereses colectivos. De igual forma, dicho umbral permite enfrentar la aguda fragmentación que se observa dentro del Congreso.


El funcionamiento de los partidos políticos en Chile se encuentra con justa razón en el centro de las críticas hacia nuestro sistema político. La alta fragmentación y las consecuentes dificultades para construir acuerdos legislativos constituyen las principales razones que motivaron al actual proceso constitucional a tomar cartas en el asunto y establecer, entre otras medidas, un umbral del 5% del voto nacional para acceder a representación parlamentaria.

A pesar de que todavía son muchas las reformas a introducirse, los cambios aprobados por la Comisión experta ya han encendido las alarmas entre varios partidos que ven con preocupación como el establecimiento de dicho umbral los dejaría sin representación parlamentaria y sin un futuro claro. No obstante, y a pesar de la alta incertidumbre que generan las reformas introducidas por la Comisión experta, son valorables los esfuerzos por mejorar el funcionamiento del sistema de partidos y todavía existe un amplio camino de mejoras a discutirse en el Consejo Constitucional y el Congreso.

Los partidos en Chile se han caracterizado en los últimos años por una creciente debilidad institucional, la cual se traduce entre otras cosas en una inserción territorial deficiente y en general en organizaciones débiles y rara vez activas fuera de los periodos electorales. Las múltiples falencias que arrastran los partidos chilenos se evidencian además en organizaciones que difícilmente logran ordenar a sus autoridades electas y que cuentan con nulas herramientas para integrar dentro del sistema político a las demandas provenientes de la ciudadanía. En otras palabras, nuestro sistema de partidos combina lo peor de dos mundos, ya que ofrece un despliegue a nivel institucional deficiente junto a una débil inserción social.

El establecimiento de un umbral mínimo, y en buena medida racional, del 5% del voto para acceder a representación parlamentaria genera un desincentivo claro a la formación de partidos que operan como vehículos electorales de aventuras individuales y no como espacios de representación de intereses colectivos. De igual forma, dicho umbral permite enfrentar la aguda fragmentación que se observa dentro del Congreso y avanzar hacia partidos con mayor inserción territorial. Sumado a las medidas introducidas para enfrentar el discolaje dentro del Congreso, se han dado pasos favorables hacia la constitución de un sistema de partidos fortalecido. 

No obstante, de igual forma todavía falta un largo camino por recorrer en miras a construir partidos fuertes y que efectivamente puedan integrar las demandas ciudadanas en el sistema político. Buena parte de la discusión dada en la Comisión experta se ha centrado en cómo mejorar el funcionamiento de los partidos a nivel institucional, principalmente en el Congreso y en su relación con el ejecutivo. Sin embargo, todavía existe una deuda pendiente en lo que respecta a cómo mejorar la relación de los partidos con la sociedad civil y particularmente con la sociedad civil organizada.

Por otro lado, en la medida que la legislación chilena continúe permitiendo la formación de nuevos partidos con un bajo número de adherentes, lo más probable es que continuemos observando el surgimiento de organizaciones que operan como meras plataformas electorales de ambiciones personales. 

Finalmente, ninguna reforma introducida en la eventual nueva Constitución derivará en partidos más fuertes si no vienen de la mano de un compromiso por parte de los propios partidos para enfrentar la crisis que los aqueja. La crónica disociación de los partidos con respecto a la sociedad civil organizada, los bajísimos niveles de confianza que se evidencian en la totalidad de encuestas de opinión pública y el pobre desempeño demostrado en general en la tramitación de reformas largamente esperadas constituyen un llamado de atención suficiente para quienes hoy dirigen a los partidos de Chile.

Como país necesitamos partidos fuertes, con mayor inserción territorial y que sirvan como canales útiles de representación para toda la ciudadanía, No hay espacio para la defensa de interés corporativos cuando la discusión versa sobre cómo fortalecer nuestra democracia.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Marcelo Soto

Mayo 26, 2024

Alfredo Jocelyn-Holt: “La reflexión que viene haciendo Lucy Oporto es valiosa”

El historiador Alfredo Jocelyn-Holt se refiere a la polémica Joignant/Oporto y analiza el momento de las universidades chilenas, varias de ellas movilizadas por la causa palestina. “Es una excusa para movilizar al PC en un contexto de fracaso de la FECH”, dice.

Cientista Político. Libertad y Desarrollo.

Mayo 26, 2024

Cinco razones por las que Chile Vamos debiera respaldar a Poduje como alcalde de Viña. Por Jorge Ramírez

La derecha -especialmente hoy- ha planteado que aspira a abrirse al centro, pero cuando tiene la oportunidad real de respaldar a alguien que precisamente viene de ese mundo, titubea. Recordemos que Poduje estuvo con Ricardo Lagos cuando prácticamente nadie lo apoyó. Aún hay tiempo para enmendar el rumbo y reconocer que lo que Viña necesita […]

Director de Criteria

Mayo 26, 2024

Kast y la paradoja del travestismo. Por Cristián Valdivieso

José Antonio Kast durante su discurso de la semana pasada en Madrid.

El odio funciona como acicate, pero tiene límites cuando se encuentra con la falta de resultados y la ausencia de novedad. Esa es la trampa en la que está Kast y de la cual difícilmente saldrá elevando más el tono y frunciendo el ceño. Por eso, cuando lo escuché apuntar al presidente Boric como un […]

Ex-Ante

Mayo 26, 2024

Cómo Boric prepara su tercera cuenta pública y las similitudes con Piñera en el proceso

El Presidente Boric durante la cuenta pública de 2023. Foto: Agencia UNO.

Dentro de los ministros del Comité Político, la vocera Camila Vallejo y la Ministra del Interior Carolina Tohá, junto a otros ministros en quienes Boric ha depositado un alto nivel de confianza política, como el titular de Justicia Luis Cordero, tienen acceso a las versiones preliminares de la intervención para sugerir ideas. Además, al igual […]

Al gobierno se le viene su propio octubre. Por Sergio Muñoz Riveros

Después de las elecciones de octubre, la pista se pondrá más pesada para el gobierno. La condición de minoría de los partidos que lo sostienen se hará más evidente. Y partirá la campaña presidencial con velas desplegadas. Confiemos en que Boric termine su gestión lo mejor que pueda.