Agosto 27, 2022

¿Por qué votamos como votamos? Por Noam Titelman

Ex-Ante
Crédito: Agencia Uno.

Es posible que para muchas personas sus identidades partidistas, de clase, de religión, de edad, de etnia o de lugar de residencia ‘tironeen’ en direcciones opuestas para este plebiscito. Esto empuja a las posiciones intermedias del debate. Por eso el rechazo insiste tanto en la “transversalidad” y el apruebo en la “unidad de los distintos”.


En cualquier competencia electoral las probabilidades de que un voto sea decisivo se aproximan a cero (aunque, por cierto, nunca llegan a cero). Entonces, ¿Qué nos lleva a pasar un buen domingo poniendo rayas en un pedazo de papel? ¿Por qué votamos como votamos?

Desde la perspectiva utilitarista, Anthony Downs formuló en los años 50 su famosa teoría del votante maximizador de utilidad. En esta se imaginaba a dos partidos disputando un electorado que se distribuía en el eje izquierda-derecha. Los votantes buscaban votar por el parido más cercano a ellos, los partidos ganar elecciones.

Hace poco en una columna de Eduardo Engel se planteaba que posiblemente estábamos ante un escenario similar. En esta columna Engel sugiere como explicación del masivo apoyo que tienen las opciones “aprobar para reformar” y “rechazar para reformar” el que la constitución del 80 estaría a la derecha del votante mediano, mientras la propuesta de nuevo texto estaría a la izquierda de este. Por otro lado, como explica Engel, este modelo es la versión más simplificada de las perspectivas instrumentales del voto.

En realidad, las disputas electorales se dan en varios ejes simultanéanos. Es perfectamente posible que un mismo votante tenga posiciones más a la izquierda en un eje (por ejemplo, derechos sociales) y más a la derecha en otro (por ejemplo, carga impositiva). En este sentido, es posible que lo que reflejen las encuestas es que en algunas temáticas las personas están a la izquierda y en otras a la derecha de cada texto.

Por otro lado, la perspectiva instrumental no es la única para explicar el voto. Buena parte de la disputa electoral se da en el ámbito identitario. Los individuos de una sociedad otorgan valor a ciertas características que los definen, como religión, etnia y clase social. Las votaciones no son como las decisiones de compra en un supermercado. En política hay algo más que el frío cálculo costo-beneficio. Hay sentido de identidad, de arraigo y de dignidad que son esenciales (y siempre lo han sido) a la política.

Al momento de definir su voto, cada ciudadano observa el comportamiento de las organizaciones e instituciones que lo rodean y genera un juicio sobre quiénes son los que están “de su lado”, defendiendo a los que pertenecen a su grupo social. Por cierto, el ejemplo más notorio de esta identificación mediada es el de los partidos (el partido de los trabajadores, el partido de los evangélicos, etc.), pero es posible imaginarse relaciones similares con otras organizaciones (el equipo de futbol de la gente de este barrio, esta es la iglesia de los pobres, etc.)

En el caso del plebiscito, la pregunta por cuáles son estas identidades no es fácil de responder. Sin duda existen personas que aún se identifican con partidos, pero son un grupo cada vez más reducido. Por otro lado, habría que considerar la posibilidad de identidades negativas en las que la pregunta ya no es quién “está de mi lado”, sino quién está “en contra de los del otro lado”.

Desde esta óptica, quizás lo que refleja la fortaleza de las posiciones no polares (“aprobar para reformar” y “rechazar para reformar”) es que muchos ciudadanos tienen identidades sociales complejas que no mapean nítidamente en la actual disputa política. Como explica Lilliana Mason, cuando los adherentes de una posición política están nítidamente caracterizados por la homogeneidad social hay una tendencia a la polarización afectiva. Por el contrario, la existencia de identidades complejas fomenta la despolarización.

En otras palabras, es posible que para muchas personas sus identidades partidistas, de clase, de religión, de edad, de etnia o de lugar de residencia ‘tironeen’ en direcciones opuestas para este plebiscito. Esto empuja a las posiciones intermedias del debate. Por eso el rechazo insiste tanto en la “transversalidad” y el apruebo en la “unidad de los distintos”.

Casi siempre los votos se tratan de mucho más de lo que está en la papeleta. Entender por qué votamos como votamos será crucial para tomarse en serio los resultados del plebiscito y determinar el siguiente paso del proceso constituyente que, a todas luces, no terminará el 4 de septiembre.

Publicaciones relacionadas

Marcelo Soto

Abril 15, 2024

Pablo Ortúzar: “Es necesario resolver el problema del sistema político, de lo contrario, vamos directo al colapso”

El antropólogo social e investigador de IES acaba de publicar un libro sobre el fin del sueño universitario: endeudados, muchos sin titularse, la promesa del título no se cumplió. “No han habido reformas más ideológicas que el fin a la selección y la gratuidad universitaria”, sostiene.

Ex-Ante

Abril 15, 2024

El debate en el Senado de EE. UU. sobre operativos de Hezbollah en Chile

Marco Rubio, senador Partido Republicano, abordó la situación de Hezbollah en Chile.

“Estamos muy preocupados por la operación de Hezbollah en toda la región, así como en Chile”, señaló el jueves Mark Wells, el subsecretario para América Latina del Departamento de Estado de EE.UU, en una sesión del Senado donde el Republicano Marco Rubio le consultó sobre supuestos operativos de la organización terrorista de origen libanés en […]

Alexandra Chechilnitzky

Abril 15, 2024

Contraloría denuncia irregularidades en el SII: Gastos por más de $620 millones en horas extras no están acreditados

Créditos: Agencia Uno.

La Contraloría realizó 7 auditorías entre 2018 y 2023: Seis de ellas al SII y una a la Comisión del Mercado Financiero. En el caso del SII, el ente contralor detectó que no se acreditó el pago de horas extras por $620.323.696. En 7 sumarios del servicio se determinó responsabilidad administrativa por “no girar oportunamente […]

Choque civilizacional. Por Mario Waissbluth

La república teocrática de Irán es la que está financiando con dinero y armas a Hezbollah en el Líbano, a Hamás en Gaza y a los Houthis en Yemen, que tienen virtualmente suspendido el tráfico por el canal de Suez. Además, Irán está a menos de dos años de poder enviar misiles con carga nuclear […]

Ex-Ante

Abril 14, 2024

Cadem: Fuerte caída en aprobación a Marcel y Grau durante el último mes (Lea aquí la encuesta)

La aprobación del ministro de Hacienda, Mario Marcel, bajó 8 puntos con respecto a marzo (de 55% a 47%) y la del ministro de Economía, Nicolás Grau, 9 puntos (de 42% a 33%), su nivel más bajo desde que asumió el cargo. El ministro del Deporte, Jaime Pizarro, con 78% y la ministra de Salud, […]