Agosto 27, 2022

¿Por qué votamos como votamos? Por Noam Titelman

Ex-Ante
Crédito: Agencia Uno.

Es posible que para muchas personas sus identidades partidistas, de clase, de religión, de edad, de etnia o de lugar de residencia ‘tironeen’ en direcciones opuestas para este plebiscito. Esto empuja a las posiciones intermedias del debate. Por eso el rechazo insiste tanto en la “transversalidad” y el apruebo en la “unidad de los distintos”.


En cualquier competencia electoral las probabilidades de que un voto sea decisivo se aproximan a cero (aunque, por cierto, nunca llegan a cero). Entonces, ¿Qué nos lleva a pasar un buen domingo poniendo rayas en un pedazo de papel? ¿Por qué votamos como votamos?

Desde la perspectiva utilitarista, Anthony Downs formuló en los años 50 su famosa teoría del votante maximizador de utilidad. En esta se imaginaba a dos partidos disputando un electorado que se distribuía en el eje izquierda-derecha. Los votantes buscaban votar por el parido más cercano a ellos, los partidos ganar elecciones.

Hace poco en una columna de Eduardo Engel se planteaba que posiblemente estábamos ante un escenario similar. En esta columna Engel sugiere como explicación del masivo apoyo que tienen las opciones “aprobar para reformar” y “rechazar para reformar” el que la constitución del 80 estaría a la derecha del votante mediano, mientras la propuesta de nuevo texto estaría a la izquierda de este. Por otro lado, como explica Engel, este modelo es la versión más simplificada de las perspectivas instrumentales del voto.

En realidad, las disputas electorales se dan en varios ejes simultanéanos. Es perfectamente posible que un mismo votante tenga posiciones más a la izquierda en un eje (por ejemplo, derechos sociales) y más a la derecha en otro (por ejemplo, carga impositiva). En este sentido, es posible que lo que reflejen las encuestas es que en algunas temáticas las personas están a la izquierda y en otras a la derecha de cada texto.

Por otro lado, la perspectiva instrumental no es la única para explicar el voto. Buena parte de la disputa electoral se da en el ámbito identitario. Los individuos de una sociedad otorgan valor a ciertas características que los definen, como religión, etnia y clase social. Las votaciones no son como las decisiones de compra en un supermercado. En política hay algo más que el frío cálculo costo-beneficio. Hay sentido de identidad, de arraigo y de dignidad que son esenciales (y siempre lo han sido) a la política.

Al momento de definir su voto, cada ciudadano observa el comportamiento de las organizaciones e instituciones que lo rodean y genera un juicio sobre quiénes son los que están “de su lado”, defendiendo a los que pertenecen a su grupo social. Por cierto, el ejemplo más notorio de esta identificación mediada es el de los partidos (el partido de los trabajadores, el partido de los evangélicos, etc.), pero es posible imaginarse relaciones similares con otras organizaciones (el equipo de futbol de la gente de este barrio, esta es la iglesia de los pobres, etc.)

En el caso del plebiscito, la pregunta por cuáles son estas identidades no es fácil de responder. Sin duda existen personas que aún se identifican con partidos, pero son un grupo cada vez más reducido. Por otro lado, habría que considerar la posibilidad de identidades negativas en las que la pregunta ya no es quién “está de mi lado”, sino quién está “en contra de los del otro lado”.

Desde esta óptica, quizás lo que refleja la fortaleza de las posiciones no polares (“aprobar para reformar” y “rechazar para reformar”) es que muchos ciudadanos tienen identidades sociales complejas que no mapean nítidamente en la actual disputa política. Como explica Lilliana Mason, cuando los adherentes de una posición política están nítidamente caracterizados por la homogeneidad social hay una tendencia a la polarización afectiva. Por el contrario, la existencia de identidades complejas fomenta la despolarización.

En otras palabras, es posible que para muchas personas sus identidades partidistas, de clase, de religión, de edad, de etnia o de lugar de residencia ‘tironeen’ en direcciones opuestas para este plebiscito. Esto empuja a las posiciones intermedias del debate. Por eso el rechazo insiste tanto en la “transversalidad” y el apruebo en la “unidad de los distintos”.

Casi siempre los votos se tratan de mucho más de lo que está en la papeleta. Entender por qué votamos como votamos será crucial para tomarse en serio los resultados del plebiscito y determinar el siguiente paso del proceso constituyente que, a todas luces, no terminará el 4 de septiembre.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Julio 13, 2024

Negligencia: El certificado que desmiente la versión de Migraciones de que no otorgó permiso de trabajo a sospechoso del asesinato de Ojeda tras el crimen

A través de una declaración pública, el Servicio Nacional de Migraciones negó este sábado que Maickel Villegas -sospechoso del crimen del ex teniente Ronald Ojeda- haya obtenido un permiso que habilitara para trabajar en Chile después del homicidio, como señaló y reitera Ex-Ante sobre la base de documentación oficial. El texto del SNM dice que […]

Ex-Ante

Julio 13, 2024

Lo que se sabe de la captura de Maickel Villegas: un bus de migrantes a las 11 am, una biometría y la alerta roja

Venía a bordo de un bus, cuando la policía de migración de Costa Rica le pidió la identificación y le realizó una biometría. Eran las 11 am del viernes y Maickel Villegas, un venezolano de 27 años, integrante del temible Tren de Aragua, encendió la alarma roja de Interpol. Fue detenido y Chile hace gestiones […]

Director ejecutivo del Centro Democracia y Comunidad (CDC)

Julio 13, 2024

La grandeza política. Por Joaquín Orellana

No basta con llamados a la unidad frente a un adversario común. Urge un trabajo oportuno en el posicionamiento de liderazgos, en la construcción de relatos que hagan sentido a las mayorías y también en el desarrollo de programas para dar soluciones eficaces en materia de política pública a problemas que son críticos.

Escritor y columnista

Julio 13, 2024

Gonzalo Winter: Orgía de lombrices. Por Rafael Gumucio

Winter quiso convertir el debate sobre la ley electoral en uno sobre el capitalismo y su concentración de la riqueza. Gran tema, demasiado grande para no enredarse en su excesiva tela. Elevar el debate en el Congreso es siempre peligroso, pero elevarlo sin tener una buena cuerda con que guiarlo desde tierra, es simplemente suicida.

Manuel Izquierdo P.

Julio 13, 2024

Ex subsecretaria Carolina Valdivia: “A Petro no le importa mucho la institucionalidad internacional”

Imagen: Agencia Uno

Para la investigadora del CEP y ex subsecretaria de Relaciones Exteriores, la defensa que hace el Presidente colombiano de Daniel Jadue “es inaceptable porque es una injerencia en asuntos internos. Es desconocer cómo funciona la democracia, que requiere y exige la separación de poderes”. Por otro lado, con respecto a las señales de Caracas frente […]