Noviembre 19, 2022

¿Por qué es tan difícil ponerse de acuerdo? Por Noam Titelman

Ex-Ante
Crédito: Agencia Uno.

La posibilidad de que la negociación, tanto en pensiones como en Constitución, sea fructífera descansa en que suficientes actores políticos estén dispuestos a sobreponerse a los incentivos de corto plazo. Es decir, hace falta que suficientes fuerzas políticas se den cuenta que, en el largo plazo, si fracasan las negociaciones, el porrazo no se lo llevará solo el contrincante: se lo llevará la democracia liberal.


Las democracias liberales son el lugar de encuentro de dos visiones de mundo en permanente tensión.

Por una parte, el lado democrático puja porque se imponga la voluntad de las mayorías. En esta dimensión de la democracia liberal, intereses y preferencias se disputan el poder y resuelven sus diferencias mediante el voto. Necesariamente alguien gana y alguien pierde.

Por otra parte, el lado liberal de las democracias liberales empuja por el respeto a las minorías y, sobre todo, a la codificación de derechos y obligaciones. En esta dimensión, la voluntad mayoritaria está sujeta a los límites del Estado de derecho, de los tribunales de justicia y del respeto a minorías y derechos fundamentales, como los derechos humanos. No cualquier cosa que alcance más del 50% es legítima. En este sentido, el énfasis está en los consensos, en aquello en lo que los distintos intereses y preferencias puedan acordar, sin que ninguno pierda o gane completamente.

Hace tiempo ya, las democracias liberales del mundo están estresadas y, en algunos casos, en estado crítico por la tensión entre el lado liberal y democrático. En su ampliamente leído libro, “The People versus Democracy”, Mounk (2019) describe la crisis que están viviendo las democracias liberales asediadas por un populismo iliberal, por un lado, y un antidemocrático abandono de la disputa política, por el otro.

Más allá de la teorización política, parece que es cada vez más difícil ponerse de acuerdo sobre los límites entre los disputable y lo consensuado.

Una cara de esto es la polarización. Por ejemplo, según datos del Pew Research Center, en Estados Unidos, nunca había habido tanta diferencia ideológica entre los seguidores del Partido Republicano y los del Partido Demócrata. No solo eso, entre 2016 y 2022 el porcentaje de republicanos que afirmaba que los demócratas son deshonestos ha aumentado de 45% a 72%. Algo parecido ha ocurrido con los demócratas, que en un 64% afirman que los republicanos son deshonestos.

Inmoralidad, falta de inteligencia, flojera, etc. En todas estas características hoy republicanos y democráticos tienen una visión más negativa de sus contrincantes.

Esta polarización afectiva hace muy difícil ponerse de acuerdo, pues implica una invalidación del otro como un legítimo interlocutor. Implica la ausencia de las confianzas básicas necesarias para llegar a acuerdos.

En Chile la situación es algo diferente. Más que polarización tradicional, hay una fragmentación radical en la que ninguna fuerza política logra acumular suficiente fuerza para ser un “polo”.

Como ha plantado Meléndez (2022), en Chile el voto está cada vez más motivado por identidades negativas, lo que genera la ilusión (pasajera) de fuerza política. Sin embargo, un voto movido por rechazo visceral al contrincante no se traduce en enraizamiento social de las fuerzas políticas.

¿Cómo logran nuestros representantes llegar a acuerdos si el principal motor del voto es el rechazo a sus contrincantes? ¿Qué incentivos tiene un diputado para cruzar el Rubicón y llegar a un acuerdo si, en realidad, sus votantes no sienten particular lealtad con ese representante y se movilizan por el repudio a su contrincante?

Uno de los más nítidos ejemplos de esta dificultad es el estancamiento que hemos vivido en la discusión sobre pensiones de la última década.

Algo de esto se observa, también, en el debate constitucional actual. Una de las mayores dificultades del momento político actual es que para hacer algunas reformas al sistema político que faciliten la llegada de acuerdos y disminuyan la fragmentación radical, necesitamos un acuerdo. Necesitamos un acuerdo para llegar a acuerdos.

La posibilidad de que la negociación, tanto en pensiones como en Constitución, sea fructífera descansa en que suficientes actores políticos estén dispuestos a sobreponerse a los incentivos de corto plazo.

Es decir, hace falta que suficientes fuerzas políticas se den cuenta que, en el largo plazo, si fracasan las negociaciones, el porrazo no se lo llevará solo el contrincante, sino se lo llevará la democracia liberal misma.

 

Seguir leyendo columnas de Ex-Ante aquí.

Publicaciones relacionadas

Baltazar Silva, desde Madrid

Mayo 21, 2024

Milei como gran protagonista y Kast con un rol a la altura de Meloni y Le Pen: la trastienda de una cumbre que desató controversia

El pasado fin de semana, Madrid fue testigo de un evento que reunió a los más importantes líderes de derecha  en el Viejo Continente y el mundo a sólo semanas de las elecciones europeas. En palabras de VOX, partido organizador, se trató de “una convención de patriotas”. Pero las consecuencias de los discursos continúan resonando […]

Marcelo Soto

Mayo 21, 2024

Vivir en un “ruco”: el complejo desalojo de las carpas del Parque Forestal y Barrio Yungay

Aunque fue criticada al principio de su gestión por mano blanda contra el comercio callejero y las carpas -o “rucos”- de indigentes, Irací Hassler (PC) ha hecho varios operativos para despejar algunos sectores. Para Mario Desbordes (RN), sin embargo, Santiago vive “un ambiente de absoluta pérdida de control, de ausencia de Estado”. Los vecinos alegan […]

Alexandra Chechilnitzky

Mayo 21, 2024

Cómo Ripamonti apuesta a ganar reelección en Viña del Mar en medio de roces con el gobierno por reconstrucción

A cinco meses de las municipales, en el entorno de la alcaldesa de Viña del Mar señalan que el principal desafío es la reconstrucción de los barrios afectados por el megaincendio de febrero. Macarena Ripamonti buscará en octubre ser reelecta en su cargo y para ello pondrá el foco en las obras realizadas durante su […]

Marcelo Soto

Mayo 20, 2024

Max Colodro: “Kast está cometiendo el mismo error de Boric, que es refugiarse en los aplausos de la barra brava”

Doctor en Filosofía y académico de la UAI, Max Colodro critica las declaraciones de José Antonio Kast sobre el supuesto travestismo político del Presidente y sostiene que hay una falla general de la derecha: “Su falta de prolijidad, de generosidad, han impedido construir acuerdos en materia municipal”.  Pero -añade- el oficialismo “ha abusado de la […]

Alexandra Chechilnitzky

Mayo 20, 2024

Por qué Jorge Sharp desistió de ir a la reelección en Valparaíso y su apuesta por el Senado

Créditos: Agencia Uno.

Luego de dos periodos como alcalde de Valparaíso y tras varias semanas de conversaciones con su círculo más cercano, Jorge Sharp decidió no ir a la reelección y levantar el nombre de su asesora, Carla Meyer. Detrás de la decisión tomó en cuenta varios factores. A continuación la trama de una historia que sigue abierta.