Pablo Dittborn: “Estamos muy cerca de que una cantidad mayor de gente se decepcione del proceso constituyente”

Marcelo Soto

Ex director de Random House y ex gerente de The Clinic, Pablo Dittborn vive en Valparaíso, donde es miembro del directorio de Puerto de Ideas y del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes. Ex Mapu, votó Apruebo en el plebiscito, pero se ha decepcionado de la Convención.


-Escribiste una carta el domingo en El Mercurio: “Tengo la impresión de que estamos a nada de perderlo todo”. ¿Qué quisiste decir?

-Mi impresión es que estamos muy cerca de que una cantidad mayor de gente, mucho más amplia de la que hoy día las encuestas refieren, se decepcione del proceso constituyente. Las mediciones  demuestran una insatisfacción o una decepción por parte de un sector creciente de la población. Si  uno toma esos datos y además lo conversa en su círculo de referencia, ves que hay una tendencia que antes no sucedía. Vale decir, que estamos muy lejos del 78% que obtuvimos en el Apruebo. Muy lejos. Y yendo hacia abajo.

-¿Por qué crees que el apoyo está bajando?

-Cito un par de ejemplos: ¿Por qué los constituyentes metieron el tema del aborto en la constitución? Solo con eso te echaste encima a un montón de gente que había votado Apruebo, pero que jamás votará, por sus convicciones religiosas, por una constitución que garantice al aborto.

Se te fue un montón de gente ahí. Y te diría que se fue el 90% de los evangélicos, que no son pocos. Eso es un error, porque si hubieran mantenido el aborto dentro del ámbito de las leyes y no de la constitución, se habría evitado esta fuga.

¿Cuál es el propósito de querer meter todo en la constitución? Y hay otras medidas que están alejando a la gente, que dice: Es una locura.

-Noam Titelman (RD) decía que la izquierda no debe ignorar a los sectores conservadores, patrióticos, porque podría pasar lo que pasó en el Brexit. ¿Eso está pasando?

-Claro. El tema que no se haya podido tocar el himno nacional, el día de la inauguración, que no se pueda poner la bandera nacional, que al final la pusieron en un pedestal más bajo. Si luego miras los 18 y 19 de septiembre, cómo se vuelca la gente a  ver los desfiles militares, que son símbolos patrios. Son muchedumbres. Bueno, para qué te enemistas con esa gente.

Sucedió una cosa curiosa: en lugar de haber pretendido pasar del 78% al 84% de apruebo, vino una soberbia inusitada. A mí me recordó a los montoneros con el triunfo de Héctor José Cámpora en 1973, vino la locura y se transformaron en la soberbia armada. Entonces, no cometamos errores históricos.

-En las últimas dos encuestas que salieron gana el Rechazo, en Cadem, con 45 % y Pulso Ciudadano, con 36%. ¿Crees que esto es carrera perdida o puede recuperarse?

-Alguna de las medidas que se han tomado, como la del aborto que te mencionaba, ya quedaron el en borrador. Por lo tanto no sé qué tendría que pasar para cambiar el voto de un evangélico. No vas a modificar su voto porque cambió el tema medioambiental o sistema político, el tipo va a decir: Para mí el aborto es fundamental. Ese señor ya lo perdimos, y a un sector católico también, ya lo perdimos. Porque esa cuestión es central para ellos.

-¿Votarías rechazo si no cambia en el panorama?

-Yo me pregunté cuántos artículos que me resultaran muy difíciles serían necesarios para que yo votara rechazo. Cuando esté todo listo voy a ir artículo por artículo tratando de entender qué significa cada una de las cosas. Para mí lo del Senado en primer lugar no me parece bien. El tema medioambiental me preocupa, porque tal como está planteado tendrían que dejar de producir las minas estatales como Andina o Tomic.

Es cierto que hay que cuidar la naturaleza, pero quisiera una definición menos fundamentalista, menos chiita. Nadie se atreve a decir: “no nos pasemos para la punta”. Porque te van a acusar de depredador. Hay un ambiente en que yo creo que con dos o tres medidas más de estilo chiita, ese 46% se puede ir al 54% de Rechazo.

-Jaime Bassa, ex vicepresidente de la Convención, dijo que si ganaba el Rechazo habría una crisis social.

-Pero tampoco podemos aprobar una constitución para evitar una crisis social. Entonces, preséntenos un texto y esa es su obligación, que gane el Apruebo. Pero no me presente cualquier cosa y luego diga: Si no me la aprueba queda la escoba.  Eso es lo menos democrático que hay. O sea, ¿tener que votar con miedo? ¿Otra vez? ¿Como pasó en la constitución del 80? No. Eso es inaceptable. Hay que decirle al señor Bassa, ojo con lo que dice, porque está prácticamente haciendo una amenaza encubierta.

Si yo le dijera al señor Bassa: Mire, voy a hacer un proyecto de ley, que si gana el Rechazo los convencionales devuelvan su sueldo por el trabajo que no hicieron. Si un carpintero me construye una pared que se cayó, no me pidan que se la pague.

-Fuiste del Mapu, también tuviste la experiencia de ser joven en posiciones de influencia. ¿Cómo observas la nueva generación en tareas de gobierno?

-Lo que he visto es una división muy agresiva de la sociedad entre jóvenes y viejos. De cuarenta para arriba vales nada. No hay espacio para el diálogo porque tú eres ex Concertación.

-¿Dónde se expresa eso?

-Basta ver los nombramientos. En conversaciones con políticos jóvenes me dicen: “No tienes idea, ustedes ya fueron. Ahora es nuestro turno”. Y luego haber sido  de la Concertación es peor que haber sido pinochetista. Es un horror. Carlos Montes representa para mi generación la cuota de viejo en el gabinete. Es nuestro único cupo. Hay gente que tiene 50 o 60 años, de larga experiencia y que ni siquiera fue consultada. Todo es nuevo y la experiencia anterior vale nada. El timbre de ex Concertación es una cosa que restringe mucho hoy día.

-¿Y el Frente Amplio no es parecido al MAPU?

-Hay una diferencia fundamental. El MAPU venía esencialmente de la DC y por lo tanto tenía experiencia de gobierno con Frei Montalva. Y luego, no hizo ningún corte generacional. Cuando se sale el MAPU de la DC son aproximadamente 16 parlamentarios, dos o tres senadores, había gente tan joven como Jaime Gazmuri, Oscar Guillermo Garretón, Enrique Correa, pero también había gente mayor con experiencia de administración del aparato público, como Jacques Chonchol.

No es lo mismo. ¿Sabes quiénes plantearon la división de la sociedad entre viejos y jóvenes? Eran los de Silo, que hablaban de poder joven y que hacían el corte en los 35 años. Los militares los molieron a palos y los metieron presos.

Hay similitudes entre el FA y MAPU: las líneas dirigentes eran básicamente mediana burguesía, universitarios, egresados, no eran obreros ni campesino.

-El presidente Boric también ha caído en las encuestas. ¿Lo afecta la Convención?

-Le está afectando el vínculo con los constituyentes. Más allá de algunos pasos en falso, lo veo más claro, más abierto al diálogo, a la conversación, a la corrección de aquellas cosas que no han estado bien. Ha habido dos o tres metidas de pata en su gabinete. Pero Boric no es el personaje tan beligerante que se puede ver en algunos convencionales. Todavía le tengo fe y espero que pueda enmendar el rumbo. Pero lo han metido en un zapato chino con el quinto retiro. Le están pegando un misil en la línea de flotación que se llama Mario Marcel y la economía.

 

 

Publicaciones relacionadas

Marcelo Soto

Mayo 26, 2024

Alfredo Jocelyn-Holt: “La reflexión que viene haciendo Lucy Oporto es valiosa”

El historiador Alfredo Jocelyn-Holt se refiere a la polémica Joignant/Oporto y analiza el momento de las universidades chilenas, varias de ellas movilizadas por la causa palestina. “Es una excusa para movilizar al PC en un contexto de fracaso de la FECH”, dice.

Ex-Ante

Mayo 26, 2024

Cadem: Boric vuelve al 30% de aprobación, a una semana de la cuenta pública (Lea aquí la encuesta)

De esta forma, el mandatario sube su aprobación 6 puntos en 21 días, tras llegar a 24% a principios de mayo, el nivel más bajo en lo que va de su gobierno. Los atributos más valorados del Presidente son la promoción de la igualdad de género (80%), el cuidado del medioambiente (60%) y su carisma […]

Al gobierno se le viene su propio octubre. Por Sergio Muñoz Riveros

Después de las elecciones de octubre, la pista se pondrá más pesada para el gobierno. La condición de minoría de los partidos que lo sostienen se hará más evidente. Y partirá la campaña presidencial con velas desplegadas. Confiemos en que Boric termine su gestión lo mejor que pueda.

Ex-Ante

Mayo 26, 2024

Cómo Boric prepara su tercera cuenta pública y las similitudes con Piñera en el proceso

El Presidente Boric durante la cuenta pública de 2023. Foto: Agencia UNO.

Dentro de los ministros del Comité Político, la vocera Camila Vallejo y la Ministra del Interior Carolina Tohá, junto a otros ministros en quienes Boric ha depositado un alto nivel de confianza política, como el titular de Justicia Luis Cordero, tienen acceso a las versiones preliminares de la intervención para sugerir ideas. Además, al igual […]

Cientista Político. Libertad y Desarrollo.

Mayo 26, 2024

Cinco razones por las que Chile Vamos debiera respaldar a Poduje como alcalde de Viña. Por Jorge Ramírez

La derecha -especialmente hoy- ha planteado que aspira a abrirse al centro, pero cuando tiene la oportunidad real de respaldar a alguien que precisamente viene de ese mundo, titubea. Recordemos que Poduje estuvo con Ricardo Lagos cuando prácticamente nadie lo apoyó. Aún hay tiempo para enmendar el rumbo y reconocer que lo que Viña necesita […]