Enero 23, 2023

Nostalgia del binominal. Por Ricardo Brodsky

Ex-Ante

El socialismo subsumido en la penosa confusión política y programática de Apruebo Dignidad no aportaría nada para ensanchar las bases sociales y electorales del gobierno. Por ello, resulta incomprensible la inclinación por una lista única oficialista para la elección de consejeros constituyentes. Es volver a errar, una vez más.


La “alianza” de gobierno, como se buscó denominar a la convergencia de dos coaliciones (Apruebo Dignidad y Socialismo Democrático) en el último cónclave oficialista en el Palacio viñamarino de Cerro Castillo, atraviesa días decisivos de cara a la elección de los miembros del nuevo órgano constitucional.

Ambas coaliciones llevan ya un tiempo convergiendo en el esfuerzo de sacar adelante el gobierno de Gabriel Boric y, con distintos grados de entusiasmo, sostuvieron ambas el rechazado proyecto refundacional de la Convención Constitucional. En tal sentido, se puede afirmar que comparten los privilegios del poder y las responsabilidades por el fracaso político de la Convención.

La apuesta del Socialismo Democrático parece ser que Boric supere su etapa de “infantilismo revolucionario” y termine inclinándose por un realismo reformista, inaugurando una nueva era de gobiernos socialdemócratas, sustentados esta vez por una participación más contundente del socialismo pero conservando en lo posible su coalición más amplia hacia la izquierda. El llamado de la ministra Tohá a “un nuevo comienzo” tras el desastre de los indultos, tiene justamente como propósito avanzar en esa línea.

Apruebo Dignidad, en cambio, vive con desazón la evolución de la opinión pública y del gobierno que, les guste o no, descansa su improbable éxito en las capacidades políticas y técnicas de los cuadros del socialismo democrático, tanto en la dirección política como económica del gobierno. Lo que hace un año se veía como una clara hegemonía de la “nueva izquierda”, ya presenta clarísimos síntomas de agotamiento. Incluso se podría afirmar que su supervivencia depende de la generosidad del socialismo democrático.

La idea de atrincherarse en una minoría electoral oficialista es contradictoria con la aspiración a proyectar un proyecto reformista en el largo plazo que supone reconstruir mayorías sustantivas. Por ello, resulta incomprensible la inclinación por una lista única oficialista para la elección de consejeros constituyentes. Es volver a errar, una vez más.

El gobierno está enfrentado a un reciente fracaso político electoral de magnitudes sísmicas del 4-S y las encuestas muestran una pobre adhesión ciudadana que no va más allá del 25% que obtuvo Boric en la primera vuelta de la elección presidencial.

En ese cuadro es obvio que la posibilidad de fortalecer al gobierno y ampliar su base de sustentación pasa por proyectar la autonomía política del socialismo democrático, cuyos ministros y subsecretarios capturan la mejor evaluación ciudadana. El socialismo subsumido en la penosa confusión de Apruebo Dignidad no aportaría nada para ensanchar las bases sociales y electorales del gobierno.

Es cierto que dos listas oficialistas encierran el peligro de una confrontación dura, como la que hemos visto a propósito de las declaraciones encontradas entre Girardi y Teiller (la lista del indulto versus la lista de SQM), pero no necesariamente tienen que ser esas las caricaturas que predominen entre aliados interesados en el éxito de un proyecto común.

Lo que sí es indesmentible, es que la inmersión del socialismo democrático en la confusión política y programática de Apruebo Dignidad es garantía de fracaso. El tiempo del binominal se acabó.

Seguir leyendo columnas de Ex-Ante aquí.

Publicaciones relacionadas

Director de Criteria

Abril 21, 2024

Encuesta Bicentenario UC: lecciones para la derecha. Por Cristián Valdivieso

Los chilenos no están anhelando la llegada de la actual oposición al gobierno. Lo que los chilenos buscan es más autoridad, firmeza e incluso autoritarismo ante lo que se vive como una crisis de inseguridad pública y de descrédito de la política. Una suerte de Bukele criollo si se quiere, el que, dicho sea de […]

Cientista Político. Libertad y Desarrollo.

Abril 21, 2024

Maduro: socio controlador de nuestra política exterior. Por Jorge Ramírez

Hace algunos días Nicolás Maduro se dio otro “gustito”: enlodar el honor del recientemente fallecido ex Presidente Sebastián Piñera, acusándolo de que él fue quien trajo delincuentes venezolanos a Chile, tras “conocerlos, contratarlos y apoyarlos en Cúcuta para supuestamente invadir Venezuela”. Una afrenta diplomática, desde todo punto de vista, a la que el Presidente Boric […]

La calidad de la política y la selección del personal. Por Sergio Muñoz Riveros

La selección de los postulantes a los cargos de representación tiene muchos vicios. Sería injusto no reconocer que hay senadores y diputados que cumplen su tarea en un buen nivel, pero hay muchos otros que no merecen estar donde están y que, pese a eso, se las arreglan para ser reelegidos.

Ex-Ante

Abril 20, 2024

La banalización de la política exterior: entre Hezbollah y el Tren de Aragua. Por Kenneth Bunker

Imágenes de un acto de Hezbollah (izquierda) y de integrantes del Tren de Aragua (derecha).

Si el gobierno de Boric admite que el Tren de Aragua está presente en el país, y que además es muy probablemente la banda de crimen organizado más peligrosa del momento, ¿entonces acaso no debiese haber tomado precedencia ante lo que considera que no es una amenaza real? Si Hezbollah no existe, entonces no es […]

Académica del Departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad Andrés Bello y vocera de la Sociedad de Microbiología de Chile.

Abril 20, 2024

¿Cómo afrontar el dengue? Por Claudia Saavedra

Dado el escenario latinoamericano, que ha visto un aumento significativo de casos, sumado al cambio climático en la región, lo más probable es que tengamos dengue y que no solo llegue a Chile desde los países vecinos. Por lo tanto, esto debe ser visto como una oportunidad para anticiparnos y fortalecer la vigilancia epidemiológica y […]