Mi experiencia francesa y lo que puede suceder en Chile. Por Pepe Auth

Ex-Ante

Viví cuatro años en Francia en los años 80 y seguí luego su evolución política. Ello me permitió asistir al vaciamiento progresivo del electorado de izquierda -particularmente el comunista- hacia la extrema derecha, movido por el ofuscamiento producido por el avance descontrolado de la población migrante en sus barrios. Eso no es excepcional. También es una advertencia para Chile.


Las recientes elecciones europeas mostraron un retroceso de las fuerzas políticas que sustentan la democracia liberal y un avance de los partidos políticos que la cuestionan.

Actores políticos iliberales, para quienes la democracia no es un principio que los defina, lideran o participan de los gobiernos en Hungría, Italia, Suecia, Finlandia, Eslovaquia y Países Bajos. Tienen grandes opciones de gobernar próximamente en Bélgica, Austria y Francia, pero en casi todos los países de Europa se han convertido en fuerzas relevantes donde hasta hace poco eran completamente marginales.

Son actores diversos, unos más nostálgicos del pasado y restauradores de las tradiciones, otros más definidos por su carácter nacionalista antieuropeo, pero tienen en común su discurso contra la política y las instituciones representativas que no logran acuerdos para encarar las reformas sociales indispensables, su búsqueda de capitalizar el descontento y la rabia que producen los procesos de modernización en diversos sectores sociales y regionales, y sobre todo el rechazo a los fenómenos de migración desbordada que han experimentado los principales países europeos en las últimas décadas.

En Francia, el presidente Macron se vio forzado a disolver el Congreso y anticipar las elecciones legislativas para fines de junio -la otra opción era dimitir- que seguramente lo obligarán a cohabitar con Marine Le Pen de Primera Ministra, perdiendo buena parte de la conducción del país, como ocurrió con Mitterrand y Chirac en 1986. Lo anterior, a sólo dos años de haber sido reelecto justamente ganándole en segunda vuelta a Le Pen, y restándole tres años de gobierno.

Es una apuesta de alto riesgo, buscar movilizar a los electores contra el avance de la extrema derecha -en las elecciones europeas participó sólo 51,5%-, poner a los partidos tradicionales de derecha ante la decisión compleja que los divide de apoyar o no al partido de Le Pen en la segunda vuelta legislativa. Y si lo anterior es insuficiente para evitar un triunfo casi inexorable de la extrema derecha francesa, Macron está seguramente apostando a que gobernar será un desafío complejo para una fuerza política habituada a protestar y no a tomar decisiones considerando las limitaciones financieras, las consecuencias sociales, la correlación de fuerzas interna ni las limitaciones del corsé de la Unión Europea.

Así, llegaría a 2027 (la próxima presidencial) habiendo perdido la ventaja de ser sólo una esperanza, sino con la usura que produce el ejercicio del poder y habiendo contradicho algunos de los elementos constitutivos de su discurso (cualquier semejanza es pura coincidencia…).

La extrema derecha creció en Francia y en el resto de Europa por dos razones principales, a mi juicio. La primera fue la ausencia de una política migratoria que adecuara la llegada de población migrante a la capacidad de acogida del sistema de protección social y controlara estrictamente la migración ilegal. La segunda fue la fragmentación creciente de un sistema político que pudiera generar gobernabilidad para encarar las reformas que el proceso de modernización y globalización exigía.

Viví cuatro años en Francia en los años ochenta y seguí luego su evolución política. Ello me permitió asistir al vaciamiento progresivo del electorado de izquierda -particularmente el comunista- hacia la extrema derecha, movido por el ofuscamiento producido por el avance descontrolado de la población migrante en sus barrios, con el consiguiente desborde de la protección social y el sentimiento de acorralamiento experimentado por el pueblo francés en algunas comunas frente a una población de religión y cultura diferentes.

Lo que ocurre en Europa no es excepcional. Sucede en todas partes. También en Chile. Si las fuerzas políticas de izquierda, centro y derecha que creen de verdad en la democracia liberal no encaran a tiempo y con convicción la necesidad de contener y regular el fenómeno migratorio y no se disponen a poner por delante de sus identidades particulares los intereses del país, de manera que la democracia pueda entregar soluciones a los problemas de la gente, Chile vivirá el mismo proceso.

Si la democracia no es capaz de concordar políticas y programas para que los ciudadanos vivan mejor y el país continué su camino al desarrollo, las personas buscarán otros derroteros. Y seguro habrá personalidades políticas disponibles para ofrecerlo.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ex-Ante (@exantecl)

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Julio 14, 2024

Fijar multas por no votar es un mandato constitucional. Por Pepe Auth

Las expresiones de este debate me avergüenzan. Unos rasgan vestiduras por aquello a lo que se resistieron durante décadas y otros reemplazan sus convicciones por sofismas argumentales, ambos transparentando con obscenidad sus intereses electorales de corto plazo. Tengo la esperanza de que la política recupere su dignidad y el gobierno juegue su rol para que […]

La onda expansiva de Villa Francia. Por Sergio Muñoz Riveros

Imagen de la formalización de los detenidos tras los allanamientos en Villa Francia. Imagen: Agencia UNO.

Mantener un pie dentro de las instituciones y el otro en la calle no es un problema si se entiende como diversidad en las formas de hacer política en una sociedad abierta. Pero, hay un límite: la democracia es la competencia pacífica por el poder, y ello implica rechazar absolutamente la violencia política.

Director de Criteria

Julio 14, 2024

Bachelet 2025: la única verdad es la realidad. Por Cristián Valdivieso

Bachelet logra poner al actual oficialismo en carrera, hacerlo competitivo frente a una oposición que hasta hace poco aspiraba hacer capitular a la izquierda y llegar con dos de los suyos a la segunda vuelta. ¿Un fracaso para la renovación de los liderazgos en la izquierda? Sin duda, pero la única verdad es la realidad […]

Manuel Izquierdo P.

Julio 14, 2024

Fernando Atria: “El surgimiento del Frente Amplio dejó muchas heridas”

Imagen: Agencia Uno

Desde Londres, el académico de la Universidad de Chile y exconvencional constituyente asegura que el Frente Amplio debe ser un partido “definido por un proyecto político que le hable al país completo” y que incluya “las reivindicaciones de grupos que han sido discriminados”. El abogado, que compite por un cupo en el comité central, reconoce […]

Ex-Ante

Julio 13, 2024

Negligencia: El certificado que desmiente la versión de Migraciones de que no otorgó permiso de trabajo a sospechoso del asesinato de Ojeda tras el crimen

A través de una declaración pública, el Servicio Nacional de Migraciones negó este sábado que Maickel Villegas -sospechoso del crimen del ex teniente Ronald Ojeda- haya obtenido un permiso que habilitara para trabajar en Chile después del homicidio, como señaló y reitera Ex-Ante sobre la base de documentación oficial. El texto del SNM dice que […]