Mario Waissbluth: “No tengo ningún miedo a morir, pero sí al sufrimiento de los últimos días”

Marcelo Soto

Ingeniero, fundador de Educación 2020, miembro de Amarillos por Chile, Mario Waissbluth lanza un libro de memorias que prefiere no llamar memorias. Titulado “Recuerdos Descabellados”, está disponible en Almaden.cl, en librerías y en versión Kindle en Amazon. “Ojalá se aprobara en Chile una ley de eutanasia”, dice.


-Tu padre era pinochetista y tu madre sufrió de depresión. ¿De qué manera recuerdas tu infancia y cómo te marcaron tus padres?

-La verdad es que mi infancia no fue de esas historias súper felices. Sobre todo por mi madre, que desde una temprana edad sufrió una depresión crónica, en una época en que no existían los tratamientos de hoy, ni farmacológicos ni terapéuticos. Con mi padre tuve los típicos distanciamientos ideológicos de toda mi generación. Pero mis dos hermanos, mayores 10 y 13 años, son los que me ayudaron mucho en la niñez.

-Describes algunas anécdotas más o menos románticas, como la de una mujer que trató de seducirte y que tenía un alto cargo en la inteligencia mexicana. ¿No temes que estas historias generen  cierto resquemor en el ambiente feminista?

-Jaja, no son “unas” anécdotas, solo “una”, y nada de romántica, fue una especie de acoso a la inversa, de parte de una mujer muy poderosa hacia un extranjero bastante vulnerable. Ningún temor. Los invito a leer la anécdota pues es divertida, como otras que me ocurrieron en México.

-Cuando joven eras izquierdista, pero escribes: “Es tremendo como pudimos ser seducidos por una doctrina que a los pocos años quedaría para el basurero de la historia”. ¿Cómo fue ese proceso?

-Yo fui primero ultraizquierdista, después milité en el Mapu OC, en una época en que este tenía una fuerte raigambre marxista. No vacilo en calificar eso como un delirio colectivo de toda una generación, sin el menor sentido de realidad, y que costó mucho sufrimiento, y en mi caso, un exilio. Me tomó desde los 25 hasta los 40 el lento proceso de “aggiornamiento” en dirección a la socialdemocracia, como a muchos otros de mi generación, siempre en distintos grados.

-Cuentas que te hiciste amigo de Jaime Mañalich quien te advirtió que el estrés podía hacer volver el cáncer. ¿Estaba en lo correcto?

-Estaba 100% en lo correcto. Cuando me lo advirtió, el 4º cáncer ya estaba presente sin yo saberlo. No hay ambiente biológico más favorable al cáncer que el estrés crónico, como el que yo estaba viviendo en ese momento. Eso no es cuento brujo, es ciencia pura. Ojalá ese mensaje le llegue a todos los lectores.

-Aparte del cáncer, tienes una neuropatía en las piernas, que era “como hormigas caníbales devorando mi piel”. Usaste muchos opiáceos y benzodiazepinas. ¿Fuiste adicto? ¿Cómo lo superaste?

-Las hormigas siguen presentes en el momento en que respondo esta entrevista. Efectivamente, en un momento no sólo estuve adicto, sino que tenía la cabeza tan mal con las drogas que mi familia y amigos me daban por perdido. Felizmente ahora, con mejores médicos, la meditación y la practica frecuente del tenis, tengo la cabeza enrielada.

-En 1995 conociste a un funcionario del BID que había sido miembro de la CIA en 1973. ¿Qué te contó?

-Fue sorprendente y divertido a la vez. En la época del golpe ambos teníamos 25 años, y él era un funcionario menor, pero que manejaba todos los telex que iban y venían de la CIA a los militares golpistas. Lo más interesante fue que la CIA planificó y financió todo, en la certeza de que al poco tiempo habría elecciones que ganaría la DC… pero no contaban con la astucia maligna de Pinochet que a poco andar los mandó al demonio.

-Fuiste miembro del directorio de Codelco y cuentas tu oposición a Juan Hamilton. Y luego vino el davilazo. ¿Cómo fue esa experiencia?

-Son dos temas diferentes. Hamilton, ministro de Minería en esa fechas, con todo respeto por su memoria, era un verdadero ratón de campo, que vivía pidiéndole prebendas a Codelco. El davilazo fue años después, con un gran ministro, Hales, y la verdad es que en esa época el Presidente Ejecutivo (Noemi) hacía lo que quería sin consultar al directorio, ya que la ley se lo permitía. Los escabrosos detalles son largos, invito nuevamente al lector a leer ese relato, pues no cabe en estas páginas.

-En un capítulo hablas del bajón que se produjo en Educación con Eyzaguirre. ¿Eso te apartó de la Concertación?

-Cuando llegó Bachelet II, yo decía en broma que podíamos pensar en ir cerrando Educación 2020, porque ya habíamos hecho la pega. Ella nos había adoptado todo el programa que redactamos en educación, y se llevaron a una subsecretaria. Pero… no contábamos con Eyzaguirre, y los graves errores iniciales que cometió con la Ley de Inclusión. Tampoco contábamos con la gratuidad universal en educación superior, antojo de última hora de Bachelet, el peor error histórico de esa época, que Chile aun lo está pagando no solo en dinero, sino en hordas de egresados de educación superior que, literalmente, no entienden lo que leen. Esa gratuidad debería llegar a Chile en 2030 o más allá, había y hay mucho tema previo que resolver.

-Has sufrido varias veces  de cáncer, una historia que es parte de tu libro. También reflexionas sobre el dolor. ¿Tienes miedo a morir?

-No. Tengo dos tipos diferentes de cáncer, de los que siempre vuelven, pero están rigurosamente vigilados y controlados. Más en general, no tengo ningún miedo a morir, pero sí al sufrimiento de los últimos días. Ojalá se aprobara en Chile una ley de eutanasia.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Abril 13, 2024

Las dudas y tensiones que generó la inscripción de candidaturas para las primarias de Chile Vamos

Líderes de Chile Vamos la semana pasada, junto a la alcaldesa de Las Condes. Foto: Agencia UNO.

Pese a que en la oposición son optimistas respecto a una eventual mejora en los resultados de la elección municipal, en comparación con los paupérrimos resultados del sector en 2016, otras voces son críticas  en relación a la forma en que los partidos han enfrentado el desafío electoral. Entre ellos, Pablo Longueira.

Escritor y columnista

Abril 13, 2024

Perfil: Diosdado Cabello, el omnipotente. Por Rafael Gumucio

Chile y su gobierno son últimamente de los blancos favoritos del humor color hormiga de Cabello. El desprecio con que trata al Presidente de Chile, la pachorra con que se refiere a las bandas de crimen organizado que se han ido convirtiendo en la principal exportación del régimen bolivariano, son algo más que el desahogo […]

Alexandra Chechilnitzky

Abril 13, 2024

Los esfuerzos del gobierno por mantener la mesa de la Cámara de Diputados

Créditos: Agencia Uno.

Con los votos de los 73 diputados oficialistas cuadrados, además de Gaspar Rivas (PDG) y los independientes Mónica Arce y René Alinco, dicen en el oficialismo, ahora los esfuerzos del gobierno están concentrados en forzar una segunda vuelta. Para ello, tanto en el Ejecutivo como parlamentarios oficialistas conversaron con diputados que podrían ser claves en […]

Ex-Ante

Abril 13, 2024

Leonarda Villalobos cuenta por qué grabó la reunión con Sauer y Hermosilla que originó el “Caso Audios”

La abogada señala, en conversación con La Tercera, que “solo yo sabía que iba a grabar esa reunión” y que lo hizo con el objetivo de “encarar a Daniel Sauer para que me dijera por qué había usado la empresa de mi marido y mi empresa para hacer facturas”. Dice que compartió el audio con […]

Jaime Troncoso R.

Abril 13, 2024

Sebastián Edwards: “Un 2% de crecimiento anual nos devolverá a nuestra posición histórica de ‘país del montón'”

Sebastián Edwards. (Crédito: UC)

Luego de dos semanas en Chile en donde recibió el premio a la Trayectoria Ingeniería Comercial UC junto a Evelyn Matthei, y donde fue víctima de la delincuencia cuando le robaron el celular quedando “aislado por varios días” el economista, escritor  y académico de la Universidad de California (UCLA), Sebastián Edwards, reflexiona sobre lo que […]