Octubre 31, 2022

Los “Latorres” del gobierno. Por Cristián Valdivieso

Director de Criteria
El senador Juan Ignacio Latorre (RD). Crédito: Agencia Uno.

El maridaje generacional que desde la superioridad moral no parecía ser tema para los recién llegados a palacio, hoy, desde las condiciones que impone la realidad, pasa a ser de suma urgencia. Es que para los “latorres” del gobierno, no asumir la humilde condición de aprendices conlleva el riesgo de acabar siendo, ahora ellos, la verdadera generación políticamente perdida.


Desde hacía años, incluso antes de la revuelta social de 2019, que la sociedad le estaba “haciendo la desconocida” a quienes habían gobernado la transición. El relato impugnador a los sostenedores de los 30 años tomó un impulso ensordecedor luego del 18-O, criticándolos por la mantención de las políticas neoliberales instaladas en dictadura y las promesas de reformas concertacionistas que nunca llegaron.

Tras el estallido, el manto de duda cubrió todos los años de la transición, abarcando tanto a las políticas públicas (signadas como neoliberales), a los partidos y a la generación que ostentó el poder: corrupción, financiamiento irregular, y, particularmente, la exacerbación de la desigualdad. Tanto así que en una suerte de “que se vayan todos”, los partidos y las generaciones de este periodo quedaron prácticamente excluidos del proceso constituyente y tampoco pasaron a segunda vuelta en la elección presidencial de 2021.

Así fue como la ciudadanía vio en las nuevas generaciones y su oferta de una inédita caja de herramientas, la posibilidad de subsanar lo que otros no habían hecho en mucho tiempo. Nuevas generaciones que se ofrecían desprovistas de las malas prácticas anteriores y dotadas de una moral superior, como nítidamente lo expresó Giorgio Jackson ya siendo ministro.

Dentro de este panorama, las expectativas en lo que se esperaba fuera la antítesis de lo conocido, decantaron en un recambio etario: una Convención Constitucional donde el 41% de sus integrantes electos tenía menos de 39 años, y un par de meses después, en la elección del presidente más joven del mundo y, por cierto, de nuestra historia.

Pero a corto andar del nuevo gobierno, se vio que la caja de herramientas no era virtuosa per se y que la superioridad moral tenía límites cuando de contratar amigos y cercanos se trataba. Unos meses iniciales pródigos en errores no forzados y falta de experiencia, revelaron un gobierno improvisador, cargado al verso, a la impugnación y al diagnóstico, pero sin una idea clara de cómo se tocaba la guitarra. Todo ello condimentado con una moralina y soberbia que defraudaron vertiginosamente a una ciudadanía que en poco tiempo rompió el hechizo del recambio generacional.

Pero la bofetada social al encantamiento se explicitó cuando un 62% del país le dijo NO a la propuesta emanada de la novel Convención y abrazada con adolescente entusiasmo por el gobierno. El mensaje canalizado a través del plebiscito no puede dejar de leerse también en un sentido crítico a las nuevas generaciones, a su falta de experiencia política y a esa impostura moral que los llevó a pensar que eran unos adelantados para su tiempo.

Una derrota que empujó al presidente a exorcizar la soberbia moral y la impugnación de los 30 años como forma de habitar el gobierno de varios de sus inquilinos y a imponer una actitud más humilde, porosa al aprendizaje y a la experiencia de quienes los precedieron. Qué otra cosa sino ello ha sido el cambio de gabinete con su decidido foco en materia de seguridad reclamado por la ciudadanía y la revalorización explícita del presidente hacia los 30 años: “sería irresponsable afirmar que los últimos 30 años fueron negativos para nuestro país” y ” tenemos que buscar el ancho camino del medio, que nos permita reconocer nuestros desafíos pendientes y trabajar en conjunto para superarlos”.

Un giro presidencial necesario, que sin embargo rendirá poco si Boric no es capaz de alinear a esa parte de su generación que sigue cegada ante la evidencia de su primera derrota, resistiéndose a renunciar a su proyecto original y a aceptar que resignarse es también una forma de madurar.

Es sobre la aceptación de las condiciones objetivas que impone la realidad donde el presidente debe poner todo su liderazgo para ordenar y conducir a su generación. De lo contrario seguiremos viendo salidas de madre como las del senador Latorre contra los partidos del Socialismo Democrático acusándolos por “falta de lealtad política con sus liderazgos” y exigiéndoles que “no vengan a decir cómo gestionar una coalición”.

Visto así, el maridaje generacional que desde la superioridad moral no parecía ser tema para los recién llegados a palacio, hoy, desde las condiciones que impone la realidad, pasa a ser de suma urgencia. Es que para los “latorres” del gobierno, no asumir la humilde condición de aprendices conlleva el riesgo de acabar siendo, ahora ellos, la verdadera generación políticamente perdida.

Publicaciones relacionadas

Director de Criteria

Mayo 26, 2024

Kast y la paradoja del travestismo. Por Cristián Valdivieso

José Antonio Kast durante su discurso de la semana pasada en Madrid.

El odio funciona como acicate, pero tiene límites cuando se encuentra con la falta de resultados y la ausencia de novedad. Esa es la trampa en la que está Kast y de la cual difícilmente saldrá elevando más el tono y frunciendo el ceño. Por eso, cuando lo escuché apuntar al presidente Boric como un […]

Ex-Ante

Mayo 26, 2024

Cómo Boric prepara su tercera cuenta pública y las similitudes con Piñera en el proceso

El Presidente Boric durante la cuenta pública de 2023. Foto: Agencia UNO.

Dentro de los ministros del Comité Político, la vocera Camila Vallejo y la Ministra del Interior Carolina Tohá, junto a otros ministros en quienes Boric ha depositado un alto nivel de confianza política, como el titular de Justicia Luis Cordero, tienen acceso a las versiones preliminares de la intervención para sugerir ideas. Además, al igual […]

Al gobierno se le viene su propio octubre. Por Sergio Muñoz Riveros

Después de las elecciones de octubre, la pista se pondrá más pesada para el gobierno. La condición de minoría de los partidos que lo sostienen se hará más evidente. Y partirá la campaña presidencial con velas desplegadas. Confiemos en que Boric termine su gestión lo mejor que pueda.

Ex-Ante

Mayo 26, 2024

Kast responde a polémica por sus dichos en España y lanza nuevos dardos contra el gobierno

José Antonio Kast durante su discurso la semana pasada en Madrid.

“Las críticas políticas las hago en Chile y en el exterior, porque es decir una verdad (…) antipatriota es alguien como Camila Vallejo, que trató de derrocar al Presidente Piñera democráticamente electo y lo acusó constitucionalmente dos veces, se querelló contra él, validó la violencia en las calles”, señaló el líder republicano en entrevista con […]

Ex-Ante

Mayo 25, 2024

Todas las cartas sobre la mesa, cerrar los ojos y esperar el impacto. Por Kenneth Bunker

Gabriel Boric durante la cuenta pública de 2023. Foto: Agencia UNO.

Si Gabriel Boric se contiene y ofrece un discurso realista, su flanco izquierdo lo desacreditará por insuficiencia servil. Si extrema su posición y ofrece un discurso expansivo, será deslegitimado por los moderados que entienden bien que nada bueno puede nacer de promesas imposibles. Esta es la última vez que la gente estará dispuesta a escuchar […]